Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

Cuando Chile se declaró independiente como Estado en 1818, heredó numerosas desigualdades y asimetrías.

La desigualdad social en una nación que fue forjándose bajo el dominio de una oligarquía terrateniente y comerciante durante el siglo XIX, la desigualdad política en que solo una minoría contaba con derechos cívicos reconocidos.   Una de las mayores herencias del período colonial español fue el centralismo ideológico, cultural, mental, jurídico, político y económico.

Chile nace desigual, pero la mayor de las desigualdades que estructura al Estado y la nación chilena en sus doscientos años de vida republicana es la desigualdad territorial, es decir, la asimetría estructural entre un centro político y decisorio que acumula recursos, facultades y población y un conjunto de territorios más o menos dependientes, más o menos alejados del centro, un conjunto de periferias todas las cuales forjaron una nación territorialmente inequitativa y políticamente centralizada y dieron forma a territorios imbuidos de sus propios regionalismos e identidades locales.

Visto desde una perspectiva geopolítica, la construcción del espacio territorial es el resultado de la voluntad colectiva de los grupos y las comunidades, de la labor pionera de los individuos y las familias y del propósito -más o menos deliberado- del Estado (como agente institucional y expresión política de la nación) por ejercer presencia y soberanía en condiciones de igualdad y de equilibrio.

Cada Estado concibe su relación con el territorio conforme a su historia.  Y el centralismo del Estado chileno (o argentino) se traduce y se refleja en el territorio, en la construcción desigual de espacios locales y regionales dependientes y subordinados.   En este contexto, la proximidad favorece y produce el desarrollo y la equidad, y la lejanía favorece la desigualdad y produce y reproduce el subdesarrollo.

Existe entonces un desarrollo territorial desigual basado en el centralismo y en una visión de los territorios regionales entendidos como reservorios de materias primas y de recursos para el centro.

La historia geográfica de Chile así lo demuestra.

EL ESTADO DE CHILE EN EL SIGLO XIX SE EXPANDE HACIA EL SUR Y HACIA EL NORTE

Durante el siglo XIX dos amplios territorios se sumaron al ekúmene central (el valle norte y central-sur desde La Serena hasta Llanquihue): en la década de 1840 se incorporaron los territorios patagónicos magallánicos, en la década de 1860-1870 se produjo la conquista final de la Araucanía y se inició la ocupación del Aysén, y en la década de 1880 se sumaron los territorios del norte salitrero al término de la guerra del Pacífico.

La historia geográfica de Chile durante el siglo XIX fue la historia de la conquista militar de los territorios hacia el norte y hacia el sur desde el centro geopolitico: quedó como tarea para el siglo XX hacer de esos territorios, espacios de desarrollo y de crecimiento.

No puede olvidarse que la expansión territorial del Estado de Chile durante el siglo XIX hacia el norte, hacia la Araucanía y hacia Magallanes fue una decisión política de los gobiernos mediante la presencia militar: Cornelio Saavedra y José de los Santos Mardones eran militares.

En el caso de Magallanes, la forma cómo se concibió la ocupación territorial y el desarrollo de estas regiones australes (desde mediados del siglo XIX y siguiendo la visión centralista de O’Higgins), refleja la visión también centralista de un Estado unitario, que concibe a los territorios periféricos como espacio de soberanía, pero sobre la base de su uso  para la explotación más o menos intensiva de los recursos naturales de que disponen.

¿Podríamos hablar de una soberanía explotadora y depredadora?

TERRITORIOS DESIGUALES

Si el Estado de Chile conquista los territorios del norte y del sur como expresión de una voluntad de expansión, incluso conforme a un destino manifiesto que encontraría sus orígenes en la jurisdicción española durante la época colonial, el problema que surge con los nuevos territorios es geopolítico: ¿cómo lograr poblar Magallanes y el Aysén para explotar los vastos recursos naturales allí existentes?

A lo largo del siglo XX Magallanes sigue siendo concebido por los poderes centrales de Chile como una zona de interés asociado a los recursos naturales y energéticos que posee: sucesivamente carbón, lanas y carnes ovinas, petróleo, gas natural.   Pero al inducir el poblamiento de los territorios australes en Magallanes lo que sucedió fue que se trasladaron a la Patagonia las desigualdades sociales, económicas y culturales pre-existentes en otras regiones de Chile.

Existe entonces una desigualdad territorial básica (diríamos estructural) que afecta a los territorios australes de Chile: la desigualdad originada en la lejanía y aislamiento de los centros de poder, en el poder centralista y centralizador del Estado y de las corporaciones privadas, en la visión uniforme de la distribución de los beneficios, normas y recursos del Estado, como si todas las regiones fueran iguales.

Durante dos siglos de desarrollo, nos hemos preocupado de las desigualdades sociales y de las desigualdades étnicas y el Estado ha tratado de incidir en disminuir esas brechas de clase que forman parte de la estructura social chilena.  Subyace sin embargo, una desigualdad a la que se ha prestado poca atención y cuyo enfoque requiere de un tratamiento multidisciplinario y geopolítico: nos referimos a la desigualdad territorial, basada en la idea de que los habitantes de los territorios situados en la periferia del centro del país, perciben vivir en una situación de desventaja por su lugar de residencia, desventaja que se origina en la propia visión desigual del territorio que tiene el Estado desde su centro político y económico.

Las regiones de Chile y en particular las regiones patagónicas (Aysén y Magallanes), están reclamando contra el centralismo y en favor del reconocimiento de la diversidad, de la particularidad, de la regionalidad de estos territorios y sus habitantes.  Asumimos también que no hay un solo centralismo que afecta a estos territorios: al centralismo del Estdo y de la administración, se suma el centralismo corporativo de las empresas y los capitales.

Los poderosos movimientos regionalistas que han estallado en 2011 y 2012 en estas regiones patagónicas de Chile reflejan no solo la indignación por medidas gubernamentales específicas, sino ponen de manifiesto el malestar profundo que se ha acumulado por decenios contra el centralismo y en favor de una efectiva descentralización y hasta por una visión autónoma de gobiernos regionales.

Manuel Luis Rodríguez U.

REFERENCIAS

Valérie Angeon, Patrick Caron et Sylvie Lardon: Des liens sociaux à la construction d’un développement territorial durable : quel rôle de la proximité dans ce processus ? », Développement durable et territoires [En ligne], Dossier 7 | 2006, mis en ligne le 17 juillet 2006, consulté le 07 mars 2013. URL : http://developpementdurable.revues.org/2851 ; DOI : 10.4000/developpementdurable.2851

_____________________________

Lea, infórmese, fórmese su propia opinión. Descargue aquí la versión integral en pdf de este ensayo:

ESTADO DESARROLLO Y DESIGUALDAD LA CONSTRUCCION DESIGUAL DEL TERRITORIO EN CHILE

patagonia3

3 pensamientos en “Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile”

  1. Bueno el analisis, quizas muy resumido y por esta razon no toca fondo en los problemas que se desvelan pero no se tratan: La etnicidad y el desarrollo, concretamente. Y en relacion a los anteriores, el descuido, la no accion y el continuismo colonial pero bajo la forma de “independencia”. La pregunta crucial es: ¿200 años no han sido suficientes para reconvertir un estado colonial en un estado que asuma sus responsabilidades democraticas, etnicas y de desarrollo autonomo? . Segun se desprende del articulo, todo esta en la epoca de la independencia y no durante los 200 años de “apropiarse del destino” del pais. En este analisis no se refleja la culpa real de lo que es hoy Chile, pues no radica en lo que sucedio hace 200 años, sino en lo que se ha hecho durante estos años.

    Me gusta

    1. exactamente, ese razonamiento es el que falta en mi ensayo. Solo quize analizar el proceso inicial de la independencia y lsas sucesivas conquistas territoriales. Gracias

      Me gusta

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s