El desarrollo energético futuro de la región de Magallanes: algunas consideraciones políticas

Desde hace más de 5 años, la cuestión del gas natural, de los recursos energéticos y de la matriz energética de la región de Magallanes se ha convertido en uno de los nudos focales del interés público, de los actores sociales, económicos y políticos de la zona.

El análisis del tema corre el riesgo de caer, o en tecnicismos que ocultan determinados sesgos ideológicos, o de aplastar el sentido común bajo el peso de la aritmética de los ingenieros: la problemática energética ocupa el centro de las decisiones de inversión, es clave para proyectar el progreso futuro de la región y sus comunas y determina la trayectoria y la sustentabilidad del crecimiento y del desarrolllo regional.

En términos de principios de política pública, sustentamos aquí tres conceptos esenciales: el principio de la soberanía energética, como base de la definición de las modalidades de explotación de los recursos; el principio de la eficiencia energética y el principio de la sustentabilidad energética para el desarrollo.

A riesgo de simplificar el problema, puede afirmarse que la región de Magallanes dispone de la mayor cantidad y variedad de reservas de recursos energéticos de todo el territorio nacional, pero que las opciones neoliberales han tendido a reducirlo todo solo a petróleo, gas y carbón.  Durante más de cien años, el desarrollo económico de Magallanes ha dependido de una matriz energética monopolizada por un solo recurso natural, el cual es explotado y sobreexplotado hasta el punto de la saturación y del agotamiento.

El problema del gas en Magallanes se ha vuelto un tema político y de alta sensibilidad social.

EL PROBLEMA ENERGÉTICO ES POLÍTICO, TÉCNICO Y SOCIAL.

Hoy la región de Magallanes parece encontrarse en un umbral energético, lo que equivale a decir que debajo de la superficie de la crisis, bullen las oportunidades: se abre delante de nosotros un escenario donde el uso del gas natural como combustible, aparece tensionado entre el consumo altamente lucrativo de una empresa transnacional y el consumo prioritario de la población, y donde los precios internacionales o de mercado, se enfrentan a la necesidad de disponer del recurso a precios justos, como lo demanda la ciudadanía de Magallanes.

Cómo pasamos desde una matriz energética dominada por una sola fuente a una matriz diversificada con energías cada vez menos contaminantes?

El Estado de Chile no puede resultar ajeno, subsidiario ni prescindente en un contexto energético complejo, donde estamos amenazados constantemente por los riesgos de la falta de combustible para la población, mientras la transnacional canadiense Methanex consume más del 70% de nuestra producción regional, a precios desconocidos y secretos para la ciudadanía, pero seguramente más bajos que los que cancelan cada mes los magallánicos.

Alguien debería explicarnos, incluyendo los cuantiosos subsidios estatales, porqué el gas natural que consumen los argentinos en la Patagonia austral, lo pagan a precios mensuales que no alcanzan a la mitad de las tarifas pagadas en Magallanes.

GAS NATURAL Y SENTIDO COMÚN.

Necesitamos producir más gas natural, pero el sentido común y el desarrollo sustentable futuro de nuestra región nos obliga a abrir la matriz energética hacia las nuevas energías limpias.

La ecuación energética regional no es simple y requiere de soluciones de corto y mediano plazo (precios justos, reserva de gas para el consumo de la población, mayor inversión pública en exploración y explotación, distribución y comercialización del gas por ENAP) y de esfuerzos de largo plazo (fortalecimiento institucional y financiero de ENAP, proyectos de inversión en energía eólica y otras ERNC).

Una de las lecciones principales del paro del gas de enero de 2011, liderado por la Asamblea Ciudadana de Magallanes, es que la futura política energética en este territorio, debe ser elaborada con todos los requerimientos técnicos necesarios, pero con una activa participación ciudadana  que garantice la calidad político-técnica de la política pública regional y sobre todo, asegure el compromiso de los habitantes de la región en las tareas de la soberanía energética, el ahorro energético y el desarrollo sustentable futuro.

Manuel Luis Rodríguez U.

cropped-patagonia32.jpg

3 pensamientos en “El desarrollo energético futuro de la región de Magallanes: algunas consideraciones políticas”

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s