Archivo de la categoría: ANTARTICA FUTURA

Descubren especies que viven en las condiciones más extremas de la Antártica

Un grupo de científicos de la Universidad del Norte de Illinois, descubrieron un nuevo ecosistema que habita en extremas condiciones en un recóndito lugar de la Antártica.

Se trata peces y otros seres acuáticos que son capaces de sobrevivir en la la más absoluta oscuridad y el frío, a 10 metros de profundidad, bajo un techo de hielo de 740 centímetros de espesor.

Según consigna el medio Scientificamerican.com, el descubrimiento fue posible luego que los investigadores enviaran un robot especialmente diseñado para indagar en un trozo de hielo glaciar “del tamaño de Francia”, que cuelga frente a la costa de la Antártica.

Para Ross Powell, co-director de la investigación, se trata de un hecho “increíble”, debido a la manera en que se ha desarrollado un ecosistema en un ambiente hostil, lejos de la luz solar, necesaria para la existencia de la vida en la Tierra.

Aunque los resultados son preliminares, el grupo de científicos cree que los peces hallados podrían pertenecer a la familia “Nototheniidae”, que dominaron la Antártica hace 35 millones de años, y que fueron capaces de evolucionar a nivel proteico cuando los océanos comenzaron a enfriarse precipitadamente.fish_pilot_2015_01_16_-_16_59_08-795_utc-jpg

Eso explicaría su capacidad de sobrevivir en las duras condiciones en que deben hacerlo bajo los hielos, alimentándose básicamente de crustáceos, los que a su vez se alimentarían de organismos microscópicos como las protistas y bacterias.

El siguiente paso en la investigación intentará resolver,a bases de muestras de agua, la duda de si el ecosistema encontrado es capaz de sostenerse en base a alguna forma de energía química, como el metano o el amonio. (Fuente: @prensaantartica)

video: http://bcove.me/hjcxdwti

Anuncio publicitario

La mayor expedición científica polar en la Historia antártica de Chile se inicia en Magallanes

Hace 51 años que el Instituto Antártico Chileno (INACH) organiza expediciones científicas con el objetivo de cumplir con los desafíos y deberes que el país asumió al firmar el Tratado Antártico el 1 de diciembre de 1959, en Washington. La punta de lanza han sido un puñado de chilenos comprometidos con el gran desafío de desarrollar investigación científica significativa para los intereses nacionales, regionales y del planeta.

En ese sentido, este año 2014 será especial, pues durante la temporada se superarán varios récores en el número de investigaciones, en la cobertura geográfica de las exploraciones y en la puesta en marcha de nuevas instalaciones para la ciencia polar nacional.

Según cuenta el director nacional del INACH, Dr. José Retamales, en esta Expedición Científica Antártica 2014-2015, se contempla la participación de un total de 171 investigadores, es decir, un 50 % más que hace 10 años. Agrega que serán 81 los proyectos que tendrá el país trabajando en torno a la Antártica (en la temporada 2006-2007 eran 24). “Esto ha sido gracias al crecimiento económico del país y a que el 2008 se incorporaron agencias como Conicyt e Innova-Corfo, diversificando y aumentando las fuentes de financiamiento”, comenta Retamales.

Todo indica que se va por buen camino. Para el Dr. Marcelo Leppe, jefe del Departamento Científico del INACH, actualmente en Chile empezamos a “mostrar al mundo que podemos realizar ciencia de calidad para contestar las grandes preguntas sobre el futuro de la humanidad”.

Entre los resultados que destaca Leppe están los interesantes hallazgos de la línea de biorrecursos antárticos del programa nacional: “investigamos compuestos anticancerígenos y anti UV que han comenzado a ser decodificados a partir de pequeñas muestras de organismos antárticos, siendo de gran interés para la industria farmacéutica”.

Añade que se han emprendido estudios de microorganismos antárticos capaces de detoxificar el ambiente, de proteger a los alimentos de otros organismos patógenos, estudiar su resistencia a los antibióticos e incluso generar celdas solares.

Este escenario auspicioso, ha hecho que el país incremente el número de publicaciones antárticas de corriente principal (ISI). Actualmente Chile genera 4,4 publicaciones ISI por millón de habitantes, contra 0,7 del 2000. “En los últimos tres años, hemos superado con creces la media latinoamericana”, contextualiza el Dr. Marcelo Leppe.

Rumbo al polo sur en la Estación Polar Unión.antartica1 (EliasBarticevic)

Otro de los hitos ha sido que el país ha reactivado su presencia más al sur del círculo polar antártico con la Estación Polar Conjunta “Glaciar Unión”. A su vez, se están potenciando fuertemente las instalaciones científicas en el sector de la península Antártica, por ejemplo, con la rehabilitación de la base “Yelcho” y la pronta operación de una nave de 25 metros de eslora, equipada con laboratorios.

De hecho esta semana, en un avión Hércules de la Fuerza Aérea de Chile, luego de seis horas de vuelo, regresaron a Punta Arenas los seis primeros científicos que tuvieron el privilegio de trabajar quince días en el glaciar Unión.

En total, quince investigadores ejecutarán trece proyectos en la zona enfocados en el estado de los glaciares, los efectos del cambio climático, las propiedades ópticas de la criósfera y la búsqueda de bacterias y organismos fotosintéticos con el fin de conocer sus adaptaciones y rol ecológico.

El grupo de relevo partió el pasado lunes y estará hasta el 20 de este mes. “Esta es la mayor expedición científica nacional en el glaciar Unión. Cabe recordar que la estación es una de las tres más cercanas al polo sur junto a la base americana Amundsen-Scott y la base china de Kunlun”, explica Retamales.

De esta forma, la ciencia chilena -como nunca antes- está trabajando desde la costa noreste de la isla Rey Jorge (islas Shetland del Sur), pasando por la bahía Margarita (en los alrededores de la base Carvajal, de Chile), hasta el sector del glaciar Unión en el continente, a solo 1080 km de distancia del polo sur.

Reapertura de la base “Yelcho”.

La reapertura de base “Yelcho” también es un hecho que hace especial esta temporada polar. Las instalaciones se están remodelando y ampliando en las áreas de laboratorios científicos y habitabilidad. En total, se invertirán 200 millones de pesos para ampliar la base en 120 mt2. Esto permitirá atender cómodamente a 13 personas.

La base está ubicada en la isla Doumer, a la entrada suroriental de Bahía del Sur, en la península Antártica. Está muy cerca de la base “Palmer”, del programa polar de los Estados Unidos y la base “Gabriel González Videla”, de la Fuerza Aérea de Chile.

En 1998, fue la última temporada que se ocupó esa estación con fines científicos. “Yelcho” fue inaugurada por la Armada de Chile el 18 de febrero de 1962, siendo cedida al INACH en la década de los ochenta.
Para el investigador del INACH, Dr. Javier Arata, con la reapertura de “Yelcho” el país está potenciando el desarrollo de investigaciones marinas y oceanográficas y, al mismo tiempo, ampliando las posibilidades de cobertura geográfica del programa científico nacional, especialmente en lo que se denomina la “Antártica marítima”.

“Este es un lugar privilegiado para hacer investigaciones marinas y oceanográficas, porque es una bahía protegida, rodeada de glaciares, que permite comparar las comunidades bentónicas (que habitan el fondo marino) del sector con aquellas ubicadas más al norte, como, por ejemplo, bahía Fildes, en las islas Shetland del Sur”, dice Arata.

Actualmente, está trabajando en la zona un equipo logístico compuesto por seis personas del INACH, con el fin de tenerla operativa la primera semana de febrero de 2015.

Según los científicos, esta instalación se sumará a las bases del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea de Chile, que han habilitado en los últimos años laboratorios científicos dentro de sus recintos, lo que robustece todavía más las capacidades nacionales en la Antártica.

Primera nave científica polar chilena.

Otra novedad será la inauguración de la primera lancha científica polar chilena denominada RS “Karpuj”. Tendrá su centro de operaciones en la bahía Fildes, donde se ubica la base “Profesor Julio Escudero”, del INACH. Desde allí apoyarán actividades logísticas y trabajos oceanográficos en el sector de las islas Shetland del Sur (hacia el estrecho de Bransfield) y el sector noroccidental de la península Antártica, hasta la base “Yelcho” y el sector de las islas Petermann.

La RS “Karpuj” permitirá el desarrollo de estudios de oceanografía física y biológica, cubriendo bahías, fiordos y mar circundante, así como investigaciones a lo ancho de los estrechos de Bransfield y Gerlache.
“Fortalecer las capacidades regionales que permitan aprovechar de mejor forma la posición estratégica de Chile, para crear polos de desarrollo en temas de innovación, ciencia y logística antártica, es el siguiente paso. En ese sentido, el liderazgo del intendente Jorge Flies ha sido clave al incorporar el Centro Antártico Internacional como parte del Plan de desarrollo de Zonas Extremas”, finaliza el director nacional del INACH.

Estado, Nación y megaproyectos en la Patagonia

¿Porqué resulta cada vez más evidente que mientras más avanza una nación hacia el «desarrollo», los megaproyectos se convierten en el principal factor de perjuicio del medio ambiente y los recursos naturales?

En el caso de Chile, una nación «en vías de subdesarrollo», el salto hacia el desarrollo desde una lógica neoliberal, es apreciado y valorado como un impulso basado en la instalación de megaproyectos empresariales que imponen una lógica mercantil y depredatoria, gracias a un Estado subsidiario (es decir, privado de recursos, voluntad política y facultades efectivas de fiscalización) y a una legislación laxa y permisiva.

Los megaproyectos en las regiones y territorios multiplican exponencialmente el lucro a gran escala.

LOS MEGAPROYECTOS EN LA EPOCA PIONERA DE LA PATAGONIA.

Cuando se revisa la historia económica y social de la Patagonia chileno-argentina, aparece claramente que este esquema de desarrollo basado en grandes corporaciones empresariales que deprendan y sobreexplotan los recursos naturales, las materias primas y las fuentes energéticas, viene desde los inicios del desarrollo de esta región austral.

En efecto, en las dos últimas décadas del siglo XIX y principios del siglo XX se puso en marcha un modelo de desarrollo que hemos denominado de una «economía ganadera de exportación», articulada sobre la base de la explotación intensiva de la ganadería ovina, alrededor de una mega-empresa, la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego (SETF), un consorcio de capitales británicos y chilenos que llegó a poseer propiedades con un total de 1 millón de hectáreas en la Patagonia chilena y argentina.

Esta «economía ganadera de exportación» se basaba en la explotación masiva de la ganadería ovina y de la mano de obra traída desde el extranjero y desde las provincias del sur de Chile, en grandes estancias ganaderas que agotaron una y otra vez los pastizales de las pampas australes y que forjaron gigantescas fortunas con la exportación de lanas y carnes a los mercados ingleses y europeos.  Alrededor de la explotación ganadera se articuló la banca regional, el crédito, la industria marítima y naval, la circulación de mano de obra en la Patagonia y el comercio de importación, al tiempo que se concentró la propiedad de la tierra.carte_20ancienne_201

La Explotadora en aquel entonces era propietaria de muelles, barcos, estancias, frigoríficos, bancos, comercios, talleres, maquinarias, ganado ovino y bovino, astilleros, aserraderos y compañías de seguros, de manera que puede afirmarse que eran dueños de las vidas de decenas de miles de trabajadores y sus familias en la Patagonia austral.

La ¨acumulación originaria del capital¨ en estas tierras australes del fin del mundo, se hizo sobre la base de la eliminación física y cultural de los pueblos aborígenes originarios de las pampas patagónicas y la concentración del capital en pocas manos, a partir de una gigantesca plusvalía forjada por el trabajo asalariado. El modo de apropiación de las tierras australes, sancionado por los gobiernos liberales y conservadores de la segunda mitad del siglo XIX, se asemeja a la apropiación en la misma época, de Alaska y los territorios del Yukon, como lo evidencia John J. Underwood en su libro ¨Alaska, an empire in the making¨, London, 1925.

Los accionistas y administradores de aquel megaproyecto ganadero acumulaban en libras esterlinas las utilidades, y pagaban en pesos chilenos o argentinos los salarios a los obreros… y al que se quejaba demasiado, le corrían bala…

Este esquema económico social funcionó porque el Estado argentino y el Estado chileno permitieron que estos grandes megaproyectos operen bajo una lógica depredatoria (como en Alaska o en el oeste californiano), con leyes insuficientes, con pocos funcionarios con escasas atribuciones, con un fuerte poder e influencia política local y con el contrapeso -no siempre eficaz- de organizaciones sindicales, que terminaron siendo barridas de esos territorios por policías y militares comprados y funcionales al poder económico dominante.   Aquella economía ganadera de exportación terminó de colapsar a mediados del siglo XX, no por factores internos, sino por el impacto de la apertura del canal de Panamá en 1917 sobre la navegación marítima hacia el cono sur y por la acumulación de las sucesivas crisis de 1929 y la II guerra mundial.

LOS MEGAPROYECTOS EN LA PATAGONIA AUSTRAL DE HOY.

Cabría preguntarse ¿en qué ha cambiado ésta lógica irracional de los megaproyectos en los territorios patagónicos actuales?

Cuando se intenta instalar un megaproyecto como HidroAysén en la región patagónica para beneficio energético de las mineras del norte de Chile, cuando Mina Invierno en Isla Riesco contribuye decididamente a carbonizar la matriz energética nacional mediante la más grande explotación carbonífera a cielo abierto de Chile, es posible perfectamente comparar el actual modelo de desarrollo neoliberal en Chile, asociado a un Estado subsidiario y a una legislación precaria (a pesar de su frondosidad jurídica), a aquel modelo depredatorio de fines del siglo XIX.

El ingrediente «moderno» de estos megaproyectos se resume en la introducción del discurso de la llamada RSE (responsabilidad social empresarial), un eficiente mecanismo de marketing social que compra recursos de relaciones públicas y adorna la buena conciencia de los accionistas con algún voluminoso cheque entregado a ese lucrativo ¨meganegocio de la compasión¨ que llaman Teletón.

Con frecuencia uno descubre que estos megaproyectos -cuando se basan en capitales extranjeros- hacen en Chile (en términos de relaciones laborales o de perjuicio al medio ambiente), lo que en sus propios países de origen serían prohibidos de hacer.

Y como Chile es todavía un país subdesarrollado y dependiente, que basa su desarrollo principalmente en la explotación intensiva de los recursos naturales y con un bajo componente de valor agregado, el país y el territorio operan como una gran bodega de suministro de materias primas para las economías desarrolladas e industrializadas.  Esquema donde el perjuicio al patrimonio ecológico territorial  de una región o del país, queda como una costosa secuela ambiental, humana y social de largo plazo, a cambio de voluminosas rentabilidades a corto plazo, las que obviamente no se reinvierten en las regiones donde están implantados.

Con los megaproyectos, las cosas han cambiado radicalmente en la Patagonia: antes explotaban mano de obra y ganado y dejaban las pampas empobrecidas; ahora sacan carbón y van dejando un enorme orificio vacío.  Antes, cuando los gremios obreros denunciaban, eran sometidos al rigor represivo de los militares, ahora cuando Alerta Isla Riesco reclama y denuncia, son sometidos a la ley del silenciamiento en los medios de comunicación.

Todavía exportamos materias primas y compramos productos manufacturados.

Tal como ocurría con las lanas que se exportaban en bruto desde Magallanes a los puertos de Inglaterra en 1890, para que después los magallánicos compren en Punta Arenas abrigos, vestidos y «paletós» ingleses fabricados con lana patagónica.

FUENTES Y REFERENCIAS.

Conway, W.: Patagonia. Los grandes espacios y la vida silvestre.   Buenos Aires, 2007.  Editorial El Ateneo.

__________________________

Este artículo fue escrito inspirado en el ensayo de Ana Stipicic «Contradicciones que enferman» http://www.futurorenovable.cl/2014/11/ana-stipicic-contradicciones-que-enferman/

Nuevos hallazgos científicos sobre la historia climática de la Antártica

De acuerdo al último estudio publicado en la revista Nature, a cargo del equipo de investigadores de la British Antarctic Survey, BAS, las temeperaturas en la Península Antártica habrían comenzado a aumentar de forma natural hace 600 años, mucho tiempo antes de los cambios climáticos provocados por el hombre, lo cual ayuda a comprender los recientes derretimientos de plataformas de hielo en el Continente Blanco.

El trabajo de los científicos, incluyó la reconstrucción de las temperaturas desde hace miles de años, para comprender cómo la región fría se ha estado calentando mucho más rápido que cualquier otra zona del planeta, al ritmo de 2,6 grados centígrado en los últimos 50 años.

En este sentido, los científicos revelaron que el rápido calentamiento en la región en los últimos 100 años es inusual, y se suma a un calentamiento natural más lento que habría comenzado alrededor de hace 600 años.

“Este es un resultado muy interesante, debido a que una de las preguntas claves que los científicos están tratando de responder, es cuánto del calentamiento observado recientemente en la Tierra, se debe a la variación natural del clima, y cuánto se puede atribuir a la actividad humana desde la revolución industrial. La única manera de hacerlo es mirar hacia atrás en el tiempo”, explicó el Dr. Robert Mulvaney, de la BAS, y autor principal del estudio.ice-core-in-drill-jack-triest

“Para cuando comenzó el reciente calentamiento, las plataformas de hielo en la Antártica ya se encaminaban a las fracturas observadas a partir de los años 90”, señaló el Dr. Abram Nerilie, co autor del estudio, y académico de la Escuela de Ciencias de la Tierra, de la Universidad Nacional de Australia.

“Los siglos de calentamiento en curso, han hecho que las plataformas de hielo marginal en el norte de la Península Antártica estén preparadas para la sucesión de colapsos de los que hemos sido testigos en las últimas dos décadas. Y si este rápido calentamiento que vemos ahora continúa, podemos esperar que las plataformas de hielo más al sur de la Península que se han mantenido estables durante miles de años, también se vuelvan vulnerables”, explicó Nerilie.

(Fuente: Prensa Antártica). Fuente de la imagen: Jack Triest.

Se reunen en Magallanes especialistas científicos mundiales en el recurso Kril

Más de sesenta expertos internacionales se reunirán en Punta Arenas, entre el 7 y 18 de julio, para participar en el taller del Grupo de Trabajo de Seguimiento y Ordenación del Ecosistema (WG-EMM, por su sigla en inglés de Working Group on Ecosystem Monitoring and Management), de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA).

“Esta reunión tiene como objetivo la ordenación de la pesquería más importante de la Antártica: el kril. Con más de 250 millones de toneladas, el kril es la especie más abundante en el planeta (por biomasa), superado solo por la especie humana”, explicó el Dr. Javier Arata, delegado nacional al Comité Científico de la CCRVMA y coordinador del proceso de identificación de Áreas Marinas Protegidas para la península Antártica en el marco del trabajo de este organismo.

El WG-EMM es encargado de evaluar el estado del kril antártico y las especies dependientes, el desarrollo de las Áreas Marinas Protegidas y la identificación y protección de los Ecosistemas Marinos Vulnerables.

Este taller es organizado por el Instituto Antártico Chileno y la Sección Nacional de la CCRVMA, y se llevará a cabo en el salón de eventos de la Cruz Roja de Punta Arenas.

La CCRVMA fue fundada en 1982 con el objetivo de conservar la fauna y flora marina de la Antártida, y como reacción al interés creciente en la explotación comercial del kril antártico, que es un componente esencial del ecosistema antártico.

Punta Arenas, cumbre de reuniones de recursos antárticoskrill1

Además de esta reunión, se realizarán otras dos relacionadas al mismo tema. Desde el lunes 30 hasta hoy se ha congregado en el Edificio de Laboratorios Antárticos del INACH, el Grupo de Trabajo sobre Estadísticas, Evaluaciones y Modelado (WG-SAM), de la CCRVMA, que tiene por misión validar los métodos y modelos empleados para evaluar las poblaciones de especies, particularmente aquellas bajo explotación.

Asimismo, entre el 5 y 6 de julio se realizará en el salón principal del INACH una reunión organizada por la Asociación de Pescadores Responsables de Kril (ARK), con el propósito de iniciar un diálogo entre los científicos de la CCRVMA y los operadores de la pesca del kril.

En la foto se observa un aspecto de la reunión del Grupo de Trabajo sobre Estadísticas, Evaluaciones y Modelado, de la CCRVMA.

INACH inicia postulaciones a recursos para financiar tesis de postgrado en temas antárticos de investigación

Hasta el miércoles 17 de julio el Instituto Antártico Chileno (INACH) recibirá las postulaciones de alumnos de magíster o doctorado de universidades chilenas, que deseen apoyo para la ejecución de tesis con foco en el Territorio Chileno Antártico. El objetivo de este fondo concursable es incentivar la formación de nuevos científicos, entregando apoyo financiero y logístico para la realización de estudios polares.

Las bases de este concurso y los formularios de postulación se encuentran disponibles en el sitio electrónico www.inach.cl/proyectos/postule.

Entre los requisitos para participar, los investigadores deben acreditar que su tesis de posgrado está inscrita en la universidad antes de la fecha de la firma del convenio con el INACH. El certificado de inscripción de tesis debe ser recepcionado en las dependencias del Instituto, a más tardar, el 30 de septiembre de 2014.

El concurso financiará única y exclusivamente tesis de investigación científica o tecnológica que conduzcan a nuevos conocimientos o aplicaciones previstas mediante hipótesis de trabajo. En este sentido, no financiará tesis en el área de las ciencias sociales, jurídicas, médicas, de creación artística, ensayos, propuestas audiovisuales u otros semejantes.edit1

Líneas de investigación

Se privilegiarán las propuestas que consideren objetivos y actividades asociadas a las seis líneas de investigación del Programa Nacional de Ciencia Antártica (PROCIEN) del INACH: Estado del ecosistema antártico; Umbrales antárticos: resiliencia y adaptación del ecosistema; Cambio climático en la Antártica; Ciencias de la Tierra y Astronomía antártica; Microbiología, biología molecular y biotecnología antártica; y Medioambiente antártico.

Para mayor información al respecto, se puede descargar el PROCIEN desde el sitio electrónico del INACH (www.inach.cl) o revisar el link www.inach.cl/proyectos/lineas-investigacion/.

También se apoyarán tesis que se vinculen con el cumplimiento de los objetivos del Comité Científico de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos, CCRVMA (www.ccamlr.org).

Financiamiento

Los proyectos de magíster pueden optar a una temporada de terreno en la Antártica y los proyectos de doctorado a dos temporadas, como máximo. Los estudios de magíster podrán solicitar montos de financiamiento de hasta
$2.500.000 para proyectos de terreno, y de $2.000.000 para investigaciones de gabinete.

En tanto, las investigaciones de doctorado podrán pedir un máximo de financiamiento de $7.000.000 para proyectos de terreno y de$6.000.000, en el caso de los de gabinete.

Los proyectos seleccionados en este concurso podrán desarrollar su primera temporada de terreno a partir de enero de 2015. Los resultados de este concurso serán publicados en el sitio electrónico del INACH el 7 de octubre del año en curso.

Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

LOS EJES PARA UNA GEOPOLÍTICA MAGALLANICA Y PATAGÓNICA

El futuro de la región de Magallanes no es completamente impredecible.

Una visión geopolítica posible permite discernir en el presente y en el pasado, aquellas tendencias profundas que permitan configurar cursos de acción para el futuro.

La geopolítica futura de Magallanes estará directamente asociada a un desarrollo sustentable que dé cuenta de la riqueza natural, del capital ecológico y ambiental de estos territorios, del grado de autonomía que la región adquiera respecto del centro político del Estado de Chile, de la capacidad de la región para convertirse en el núcleo logístico, tecnológico e investigativo de la proyección antártica de Chile y de la integración transfronteriza que se construya para configurar un espacio común patagónico.

Luego, desarrollo sustentable, integración territorial y conectividad estratégica, autonomía regional y soberanía energética, son en nuestra perspectiva, los ejes geopolíticos matrices para los próximos decenios en Magallanes.

DESARROLLO SUSTENTABLE

Es posible lograr que la región resguarde y promueva de un modo sustentable el conocimiento y el uso racional de su patrimonio ecológico territorial, sin sacrificar el futuro con la extensión de los efectos contaminantes de un modelo de desarrollo mercantilista y depredador.

El territorio de la región magallánica dispone de las mayores reservas de agua del continente, cuenta con considerables reservas forestales, mineras, energéticas, una riqueza paisajística única en el planeta, acceso inmediato a los tres océanos mayores del planeta (Pacífico, Atlántico y Austral)

Este desarrollo sustentable no será posible si la región, como expresión territorial localizada del Estado de Chile, no asume en plenitud su soberanía energética.

SOBERANÍA ENERGÉTICA

El modelo neoliberal de desarrollo y de intervención territorial se basa en la lógica de la explotación más eficiente y rentable de los recursos naturales y energéticos, en términos tales que los recursos naturales más eficientes  son aquellos en que el Estado ha construido la infraestructura necesaria y suficiente, para que después los actores privados corporativos se apropien de la plusvalía y de la renta de su explotación.

La geopolítica neoliberal es la geopolítica del despojo legalizado de los recursos naturales y energéticos, con un Estado debilitado y subsidiario, sometido al mercado y las rentabilidades privadas.

En un orden global desigual donde los recursos del océano mundial están bajo amenaza de sobre-explotación, donde el agua se vuelve un bien público escaso y objeto de guerras y conflictos, donde las energías renovables se enfrentan a los poderosos lobbies industriales corporativos, donde los residuos  originados en el productivismo y el consumismo del mundo desarrollado van a parar a los países subdesarrollados, donde las naciones del sur siguen jugando el rol de suministradores de materias primas y de importadores de tecnologías, la soberanía de la nación sobre los recursos naturales y energéticos es una obligación ética y un imperativo estratégico para las futuras generaciones.

El concepto de soberanía energética en cambio, se afirma en el principio que en un mundo globalizado e incierto donde las fuentes de energía y los recursos naturales son cada día más escasos y devienen objeto de tensiones y conflictos, y donde el mercado produce desigualdad y asimetría, por lo que el Estado debe asumir la plenitud de su propiedad y soberanía a fin de garantizar que dichos recursos estárán al servicio de las necesidades de la nación.

Seguir leyendo Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

La presencia de Chile en la Antártica: escenarios futuros, desafíos y oportunidades

Este ensayo elaborado por Manuel Reyno Momberg en 2006 en la Universidad Federico Santa María de Valparaíso, presenta un análisis prospectivo de los escenarios, riesgos y oportunidades de la presencia futura de Chile en el continente antartico.

Lea y descargue este ensayo:

ESCENARIOS FUTUROS PARA CHILE EN LA ANTARTICA

patagonia2