Archivo de la categoría: ENERGIAS EN EL FUTURO

Jornada Tecnológica Magallanes 2015, INACH y UMAG y oportunidades red fotónica de la fibra óptica austral

Esta mañana tuvo lugar en Punta Arenas un seminario Jornada Tecnológica donde se analizaron las nuevas oportunidades de desarrollo abiertas por la futura red fotónica de la fibra óptica austral.  El encuentro se efectuó en los salones del Instituto Antártico Chileno INACH en Punta Arenas y en el participaron destacados científicos y académicos.

El encuentro fue presentado por el Intendente Regional Jorge Flies y por Eduardo Vera, Gerente de Innovación del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile.  En el inicio de la Jornada se efectuó una conexión directa entre la base antártica del INACH en el continente antártico y la sede del INACH en Punta Arenas.

Participaron además los especialistas Mateo Martinic Beros, Historiador y Premio Nacional de Historia; Fernando Liello de Italia, Alvaro Fischer, de la Fundación Ciencia y Evolución, Maurizio Arienzo de Novaware de EEUU., José Palacios, Presidente de REUNA, Red de Universidades de Chile, Steffen Hartel de la Facultad de Medicina de la UChile, Patricio Felmer y Alejandro Mass, además de autoridades regionales y profesionales del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas de Magallanes y del Gobierno Regional.jornadatecnologica27ene2015

El taller se orientó a conocer e identificar acerca de las oportunidades para la región de Magallanes que significará la instalación de una conexión de fibra óptica vía cable submarino y el impacto que las tecnologías digitales podrán tener sobre la ciencia antártica, la biomedicina, la elaboración y almacenamiento de datos.  Unas de las propuestas que surgieron de la reflexión es la instalación de un centro de almacenamiento de datos científicos, bajo el concepto de un Repositorio de Datos para la Ciencia, considerando a Magallanes como un laboratorio natural, y entendiendo que el acceso a la información será la brecha digital del siglo XXI.

Las perspectivas futuras de la fibra óptica abarcan desde la telemedicina y la teledetección, hasta el intercambio de datos científicos entre distintos centros universitarios de Chile y el resto del mundo, incluyendo la transmisión de resultados de proyectos de investigación científica aplicada y la ejecución de proyectos interdisciplinarios de ciencia patagónica y ciencia antártica, en conjunto con universidades de otros continentes.

Anuncio publicitario

Energía y desarrollo en el futuro de la región de Magallanes: una mirada geopolítica y prospectiva

Este ensayo fue elaborado a pocos meses del paro del gas en enero de 2011.

El problema energético ocupa con creciente frecuencia el debate público y se incorpora a la agenda pública, en nuestro país y también en la región austral.   El reciente conflicto social y político originado por el gobierno al pretender incrementar el precio del gas natural, trajo como resultado que una mayoría de los habitantes de la región de Magallanes, entienden y asumen que el problema del gas, como todo el problema de la energía, es un problema político.

Este ensayo –elaborado como una contribución política e intelectual al debate público- propone un conjunto de conceptos para una reflexión política, geopolítica y prospectiva acerca de la problemática energética en la región de Magallanes.

ENERGIA Y DESARROLLO MAGALLANES UNA LECTURA GEOPOLITICA Y PROSPECTIVA

 

patagonia3

La Agenda de Energía y el desarrollo futuro de Magallanes

El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y de la Nueva Mayoría, colocó en la agenda política del momento la Agenda de Energía en base a la cual se debería comenzar a formular una Política Estratégica del Estado en materia energética.

El texto presenta varias novedades y la más notable, es que se haya efectuado un proceso intenso de participación ciudadana para recoger las demandas y propuestas de la ciudadanía en una materia fundamental para el desarrollo del país.  La segunda novedad inédita de este proceso, es que se hayan consultado y recogido las particularidades de las regiones.  Y la tercera característica reside en el propósito de construir una Política de Energía con sentido prospectivo, es decir, que de cuenta adecuadamente de los escenarios del corto, mediano y largo plazo, y apunte hacia el 2.050.

Este es uno de los sellos políticos más valiosos de la nueva Agenda energética.

ENAP EN LA REGIÓN DE MAGALLANES.

ENAP comenzó en Magallanes, dando inicio a un largo ciclo del desarrollo regional, desde la década de los cincuenta hasta el presente.

Hoy día ENAP se abre a la perspectiva de un nuevo ciclo social y político.

Para la región de Magallanes, el futuro y el presente de ENAP sigue siendo un nudo crucial del desarrollo, no solo por la importancia gravitante de la estatal en los recientes cincuenta años de historia económica regional, sino sobre todo porque para la mayoría de la ciudadanía de la región, el rol del ENAP debiera ser nuevamente gravitante en materia energética.  Todos los actores sociales y económicos regionales coinciden que ENAP está destinado a ser la empresa energética de Chile en la región, en términos de inversión, de capital humano y de exploración, explotación y suministro de energías.

ENAP EN LA AGENDA DE ENERGIA 2014.

En esta materia los objetivos anunciados de la Agenda Energética específicamente con respecto a ENAP son los siguientes.  Hemos destacado en negrita el texto del objetivo planteado por la Agenda Energética 2014 acompañado de nuestro análisis:

a)      Se fortalecerá el rol de ENAP como empresa de hidrocarburos en el país, profundizando su participación en la exploración y explotación de petróleo y gas natural, con un esfuerzo especial en la cuenca de Magallanes, en petróleo y gas no convencional. Asimismo, deberá impulsar la promoción de las otras cuencas del país para atraer la inversión de empresas internacionales.

El fortalecimiento del rol de ENAP parece no ir acompañado de una expansión territorial de las operaciones de la empresa en el territorio nacional, ya que se deja a ENAP la tarea de promocionar (o sea, de limitarse a hacer difusión, lobby y publicidad) para que vengan empresas internacionales a invertir en otras cuencas de hidrocarburos del país.  Si pretendemos que se fortalezca el rol de ENAP en la exploración y explotación, debería haber una potente inyección de recursos que aseguren que sean proyectos prioritarios de ENAP para explorar y explotar petróleo y gas, sin perjuicio que a continuación la estatal venda el hidrocarburo a las empresas privadas que lo requieran.

Cabe observar que el ingreso de ENAP en proyectos de «shale gas», debieran tomar todas las consideraciones ambientales necesarias a la luz de la experiencia internacional en materia de inyección de agua en las napas subterráneas para extraer gas, con efectos perniciosos sobre la calidad y potabilidad de las aguas de dichas napas.

Si el rol que se quiere dar a ENAP es la de la empresa de hidrocarburos del país (concepto restringido que no compartimos), entonces ENAP debiera volver a sus orígenes empresariales de los años cincuenta y que figuran en la Ley que rige su funcionamiento: que se haga cargo de la exploración, explotación, distribución y comercialización de hidrocarburos en todo el país, sin perjuicio del «rol subsidiario» que puedan desempeñar algunas empresas privadas en el negocio petrolero y gasífero, pero donde el Estado y ENAP fijan las reglas del juego del mercado.

b)      Disminuiremos el índice de accidentabilidad. En 2018 se deberá alcanzar el nivel de empresas petroleras seguras a nivel mundial, estableciendo además una política de responsabilidad social corporativa que valore la acción de la empresa en las zonas donde opera.

c)      Haremos que ENAP tenga un rol activo para la seguridad de suministro de combustibles líquidos y gas natural para el país. Se fortalecerá su logística relacionada al abastecimiento de combustibles del país e impulsaremos el desarrollo del gas natural en la matriz energética nacional y potenciaremos su capacidad de análisis y estudio para desarrollar y ejecutar proyectos estratégicos para atender las necesidades energéticas del país.

Este objetivo se corresponde con una de las demandas más sentidas de la población magallánica: que ENAP se haga cargo del suministro de gas natural en la región de Magallanes, sin necesidad que el gas natural producido por ENAP pase por un intermediario privado y sea vendido al consumidor.  Puede interpretarse este objetivo de la Agenda en el sentido que sea ENAP la que se abra al negocio de la distribución de combustible en todo el país, atendiendo a una necesidad energética urgente de los ciudadanos: que los precios de los combustibles disminuyan al consumidor.   Pero esa posibilidad, depende que el Estado de Chile defina su propio nuevo rol frente al tema energético: que no sea el mercado el único que define los precios (por las distorsiones e inequidades que produce), sino que sea el Estado el que determine una política de precios en función de otros criterios, no solo mercantiles.

Al mismo tiempo, fortalecer la «logística de abastecimiento» ¿no debería significar que ENAP gestione y opere sus propias bombas bencineras y que distribuya y comercialize directamente el gas natural, gas natural licuado y petróleo a los consumidores del mercado nacional?

d)     Desarrollaremos una discusión en el marco de la política energética de largo plazo, junto a los trabajadores de la empresa y demás actores clave, en relación a la institucionalidad de la empresa de cara a los desafíos del futuro. Fruto de este trabajo, enviaremos a más tardar durante el primer trimestre del año 2016 un proyecto de ley para establecer el gobierno corporativo que le permita cumplir con el nuevo mandato, misión y ordenamiento establecido.

Este objetivo abre la puerta para un proceso de discusión participativo y técnico-político respecto de la institucionalidad de ENAP y de su gobierno corporativo.

e)      En el mismo proyecto de ley de gobierno corporativo de ENAP se estipulará la capitalización de la compañía, acción que mejorará su balance financiero y le permitirá emprender las inversiones que mejoren su eficiencia y resultados económicos. ENAP contará con el capital, financiamiento, recursos humanos y tecnología para cumplir su misión como la empresa energética pública del país.

La capitalización de ENAP debiera tener a lo menos dos dimensiones perfectamente complementarias: por un lado, el mejoramiento del balance financiero disminuyendo -por ejemplo- los elevados costos originados en la profusión de ejecutivos, en una empresa que ha sido sistemáticamente depredada por políticas neoliberales de capital humano disminuyendo sus equipos profesionales y técnicos, en los años recientes.  Y por otro lado, la capitalización más importante de ENAP deberá ser la aplicación sistemática de una Estrategia de Recursos Humanos que potencie los equipos de trabajo en función de la expansión y de los nuevos proyectos de la empresa.

f)       Los nuevos proyectos que inicie ENAP deberán tener rentabilidad privada positiva, de modo de que éstos no destruyan valor a la compañía. En caso contrario, estos proyectos debieran contar con subsidio fiscal explícito y previamente definido (de acuerdo a criterios OCDE).

La política del Estado de Chile para ENAP debiera asentarse sobre una amplia cartera de proyectos, iniciados por ENAP, orientados a ampliar la capacidad del país para suministrar recursos energéticos necesarios al desarrollo del país.

Sin embargo, un análisis estratégico y prospectivo de los escenarios energéticos del país para las siguientes décadas indican que la energía proveniente de los hidrocarburos está condenada a seguir dependiendo de la fluidez y fluctuación de los precios internacionales: los precios del gas natural y del petróleo siguen una tendencia al alza en los recientes diez años y las condiciones de inestabilidad en las grandes regiones gasíferas y petroleras del mundo indican que seguirán subiendo.

Al tiempo que Chile aumenta su propia dependencia de los hidrocarburos, el país no dispone de todas las reservas suficientes de estos combustibles para completar su creciente demanda, por lo tanto, la matriz energética del país está «condenada» a abrirse hacia las nuevas energías renovables, para evitar la carbonización de la matriz y el incremento del aporte chileno a la huella de carbono al balance global.

Por tanto, la institucionalidad energética del país se encuentra en un cuello de botella político: o se abre ENAP a la exploración y explotación de las demás energías como filiales dentro del mismo holding corporativo; o se transforma a ENAP en una Empresa Nacional de Energías que asuma la totalidad de la oferta de energía disponible en el territorio nacional.

g)      En la Región de Magallanes, si bien es un área de exploración estratégica, los nuevos proyectos se enfrentarán compartiendo el riesgo con privados y considerando la necesidad de revisar la política de precios existente en la región, con el objeto de evitar que la capitalización no se transforme en un subsidio encubierto y adicional al ya existente.

Este es el aspecto más neoliberal de la agenda energética presentada al país.  El colocar a ENAP a competir con Methanex, Geopark, Petrobras y otras compañías extranjeras en el propio territorio de Magallanes, es un concepto que oculta y silencia la necesidad de que el Estado de Chile revise y repiense el concepto de los CEOP, que han operado como mecanismo de privatización de los procesos exploratorios y de producción de hidrocarburos en el país.

Si pretendemos entregarle a ENAP el rol de la empresa energética publica del país, no es la lógica competitiva la que va a fortalecer a la empresa estatal chilena, sino sobre todo su capacidad para ejercer una responsabilidad social empresarial con claro sello social y para constituirse en el actor estratégico y principal (aunque no el único) en la actividad energética y en la aplicación de una política estratégica del Estado de Chile en materia energética.  Pero, observamos que si va a ser potenciada como la empresa energética del país (como dice el punto e), no se puede limitar a ENAP al negocio de los hidrocarburos (como dice el punto c), sino abrirse a las demás energías del país.

El territorio de Magallanes es uno de los más ricos de Chile en diversidad de fuentes energéticas: no solo hay enormes reservas de carbón que podrían transformarse en energía accesible a toda la Patagonia, sino que además hay sectores donde se presentan los vientos más intensos, además de las mareas del estrecho de Magallanes y los canales australes y la biomasa.

Por lo tanto, la diversificación de la matriz energética regional, podría ser un atributo de Magallanes para producir energías limpias, para acercar e interrelacionar el potencial energético magallánico con los espacios antárticos y para generar las condiciones de un desarrollo sustentable.  La elaboración de una Política de Estado en materia de energía es una oportunidad para que la ciudadanía y todos los actores sociales, económicos, políticos, académicos e institucionales hagan oir su voz y sus propuestas.

El futuro del desarrollo de Magallanes, de un desarrollo humano y sustentable de la región mas austral de Chile, depende de un desarrollo energético que apunte a las energías renovables.

Manuel Luis Rodríguez U.

patagonia3

Fundamentos geopolíticos del desarrollo de la región de Magallanes en el siglo XXI

PREFACIO.

Históricamente, la región de Magallanes ha sido considerada como un territorio alejado y extremo del territorio nacional, dándose una doble relación de centralismo y dependencia. Desde el punto de vista geográfico, la condición extrema o excéntrica del territorio austral con respecto a los centros de poder.

El análisis geopolítico ofrece un conjunto de categorías que permiten comprender cuál es la posición y el rol geopolítico de un territorio, respecto del centro y sobre todo respecto de sus propias condiciones de desarrollo.

Lo geopolítico releva de una determinada representación del espacio geográfico –y de las demás formas de espacio- en su relación con las comunidades humanas que allí residen y con el poder que allí ejercen, representación simbólica que reside en la mente y en el subconsciente individual y colectivo de los individuos y los grupos humanos organizados.

La reflexión y el análisis geopolítico obedecen a una ecuación “territorios + comunidad humana + poder”.

En el análisis geopolítico cabe distinguir a los factores permanentes o estructurales, tales como el territorio, el espacio y su interrelación; el espacio-tiempo; la posición, en términos de centralidad y periferia; la localización; las escalas del espacio-territorio; las redes, líneas y puntos dentro del espacio-territorio; el poder y la potencia insertos en los espacios y territorios; y las arenas del poder; de los factores dinámicos, tales como las tendencias centrífugas y centrípetas; la conciencia y representación del espacio-territorio; la apropiación del territorio y los espacios; las áreas de influencia; y la polaridad autonomía-dependencia.

Claude Raffestin postula que “Un territorio es un estado de la naturaleza en el sentido en que Moscovici define esta noción; él alude a un trabajo humano que se ejerce sobre una porción de espacio, la cual no se relaciona con un trabajo humano, sino con una combinación compleja de fuerzas y de acciones mecánicas, físicas, químicas, orgánicas, etc. El territorio es un reordenamiento del espacio, cuyo orden se busca en los sistemas informáticos de los cuales dispone el hombre por formar parte de una cultura. El territorio puede ser considerado como el espacio informado por la semioesfera (semioesfera = conjunto de signos; todos los mecanismos de traducción, que se emplean en las relaciones con el exterior, integran la estructura de la semioesfera) […]. Los arreglos territoriales constituyen una semiotización del espacio, espacio progresivamente “traducido” y transformado en territorio. […]. Las mallas, los nudos y las redes son invariantes en el sentido en que todas las sociedades, desde la prehistoria hasta nuestros días, las han movilizado en sus prácticas y con sus conocimientos, pero en grados diversos y con morfologías variables. Con las civilizaciones contemporáneas, la tercera invariante que se privilegia es la red.” ([1])

En síntesis, lo geopolítico es relacional, es decir, está asociado al estudio de determinadas formas de relación espacio-hombre y hombre-hombre en el espacio, en términos que implican la apropiación (material, mental y virtual) de los territorios y espacios.

En este ensayo utilizamos y aplicamos -desde una perspectiva multidisciplinaria- algunas categorías del análisis geopolítico aplicadas a la historia del desarrollo de la región de Magallanes e intenta proyectar algunas tendencias prospectivas hacia el futuro. Todo análisis geopolítico constituye una interpretación normativa de la relación existente entre el territorio y la comunidad humana que vive en el, lo que permite “leer e interpretar” el desarrollo en ese territorio a través de su trayectoria histórica.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, abril de 2014.-

Seguir leyendo Fundamentos geopolíticos del desarrollo de la región de Magallanes en el siglo XXI

Alerta con el «shale gas» o gas de esquisto y con el fracking

El gas de esquisto también conocido como gas de lutita o gas pizarra (en inglés shale gas), es conocido como un hidrocarburo en estado gaseoso, y que se encuentra en la formaciones rocosas sedimentarias de grano muy fino. Este tipo de gas natural se extrae de zonas profundas en terrenos donde abunda el esquisto, las lutitas y las arguilitas, las que son ricas en materia orgánica. El interior rocoso del esquisto presenta generalmente baja permeabilidad, lo que impide o dificulta su ascenso a la superficie. En consecuencia, para la extracción comercial de dicho gas, es necesario fracturar la roca subterránea mediante procedimientos hidráulicos.

Es decir, para extraer este gas se inyectan en la roca enormes cantidades de agua a fin de romper o quebrar la roca.   Esta operación de romper o reventar la roca subterranea es conocida como el «fracking».

shaleGas2

Este procedimiento sin embargo, presenta problemas medioambientales considerables.   El principal efecto  y no el único, es que las napas acuiferas subterráneas quedan contaminadas con gas, volviendola inutilizable para el consumo humano.

El balance de la extracción del gas de esquisto está llamado a un debate ecológico y medioambiental, pues a esta industria se le acusa de destruir fuentes de agua dulce tanto exteriores como subterráneas.  También se le critica por aumentar la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente de dióxido de carbono. Geológicamente, a la extracción de este tipo de gas, se le acusa de ser responsable de al menos dos temblores de tierra en Gran Bretaña y otro en Arkansas

En la región de Quebec en Canadá, un reciente estudio demostró que los yacimientos de extracción sufren de fuertes emanaciones de gas, lo que despertó un fuerte rechazo de la población local hacia esta industria.

El siguiente mapa de la Agencia Nacional de Energía de los Estados Unidos, muestra las regiones del mundo donde se han detectado importantes reservas de «shale gas» y donde aparece que existen importantes reservas de este hidrocarburo en la Patagonia.  Chile es el tercer país en América Latina en reservas de «shale gas».

EIA_World_Shale_Gas_Map

En nuestro país, el gas no convencional técnicamente recuperable ascendería a 64 TcF, lo que posicionan a Chile tercero en Sudamérica —detrás de Argentina y Brasil— y número 14 en el mundo.   En 2009, el consumo de gas natural en Chile fue de aproximadamente 0,10 TcF.

La zona austral o sea Magallanes, seguirá siendo el foco de las exploraciones de hidrocarburos en el país. En específico, los estudios de la EIA catalogan a la Cuenca Magallanes, que tiene una superficie de 65.000 millas cuadradas, como una con gran potencial de «shale gas».

Si bien la mayor parte de la cuenca está en territorio argentino (donde se denomina Cuenca Austral), existe una parte en territorio nacional localizada en Tierra del Fuego.   Esta zona contaría con una potencial extracción de gas no convencional de 172 Tcf, pero sólo 64 Tcf le pertenecen a Chile.   El problema es que la técnica del fracking para extraer el «shale gas», puede destruir y contaminar las napas acuiferas subterráneas del territorio donde se instalan las operaciones.

Un tema a seguir investigando.

Manuel Luis Rodríguez U.

Contribuciones para una geopolítica de la región de Magallanes y la Patagonia

Uno de los problemas geopolíticos mayores de la región de Magallanes en la Patagonia austral, es que en los recientes treinta años de historia y desarrollo, ha perdido la importancia geopolítica que se le atribuía desde el centro de Chile en los años sesenta y setenta del siglo XX.  Hoy la región magallánica «pesa» menos en materia de producto interno bruto regional, de tasas de crecimiento y de calidad del empleo y la inversión, que el resto de Chile, no obstante sus normas de excepción.

Este ensayo examina algunas de las principales tendencias y variables prospectivas que pueden incidir en el futuro geopolítico de la región de Magallanes en el cono sur de América Latina.

Manuel Luis Rodríguez U.

Fundación Patagonia Futura

INTRODUCCION A UNA GEOPOLITICA DE LA PATAGONIA EN EL SIGLO XXI

patagonia3

Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

LOS EJES PARA UNA GEOPOLÍTICA MAGALLANICA Y PATAGÓNICA

El futuro de la región de Magallanes no es completamente impredecible.

Una visión geopolítica posible permite discernir en el presente y en el pasado, aquellas tendencias profundas que permitan configurar cursos de acción para el futuro.

La geopolítica futura de Magallanes estará directamente asociada a un desarrollo sustentable que dé cuenta de la riqueza natural, del capital ecológico y ambiental de estos territorios, del grado de autonomía que la región adquiera respecto del centro político del Estado de Chile, de la capacidad de la región para convertirse en el núcleo logístico, tecnológico e investigativo de la proyección antártica de Chile y de la integración transfronteriza que se construya para configurar un espacio común patagónico.

Luego, desarrollo sustentable, integración territorial y conectividad estratégica, autonomía regional y soberanía energética, son en nuestra perspectiva, los ejes geopolíticos matrices para los próximos decenios en Magallanes.

DESARROLLO SUSTENTABLE

Es posible lograr que la región resguarde y promueva de un modo sustentable el conocimiento y el uso racional de su patrimonio ecológico territorial, sin sacrificar el futuro con la extensión de los efectos contaminantes de un modelo de desarrollo mercantilista y depredador.

El territorio de la región magallánica dispone de las mayores reservas de agua del continente, cuenta con considerables reservas forestales, mineras, energéticas, una riqueza paisajística única en el planeta, acceso inmediato a los tres océanos mayores del planeta (Pacífico, Atlántico y Austral)

Este desarrollo sustentable no será posible si la región, como expresión territorial localizada del Estado de Chile, no asume en plenitud su soberanía energética.

SOBERANÍA ENERGÉTICA

El modelo neoliberal de desarrollo y de intervención territorial se basa en la lógica de la explotación más eficiente y rentable de los recursos naturales y energéticos, en términos tales que los recursos naturales más eficientes  son aquellos en que el Estado ha construido la infraestructura necesaria y suficiente, para que después los actores privados corporativos se apropien de la plusvalía y de la renta de su explotación.

La geopolítica neoliberal es la geopolítica del despojo legalizado de los recursos naturales y energéticos, con un Estado debilitado y subsidiario, sometido al mercado y las rentabilidades privadas.

En un orden global desigual donde los recursos del océano mundial están bajo amenaza de sobre-explotación, donde el agua se vuelve un bien público escaso y objeto de guerras y conflictos, donde las energías renovables se enfrentan a los poderosos lobbies industriales corporativos, donde los residuos  originados en el productivismo y el consumismo del mundo desarrollado van a parar a los países subdesarrollados, donde las naciones del sur siguen jugando el rol de suministradores de materias primas y de importadores de tecnologías, la soberanía de la nación sobre los recursos naturales y energéticos es una obligación ética y un imperativo estratégico para las futuras generaciones.

El concepto de soberanía energética en cambio, se afirma en el principio que en un mundo globalizado e incierto donde las fuentes de energía y los recursos naturales son cada día más escasos y devienen objeto de tensiones y conflictos, y donde el mercado produce desigualdad y asimetría, por lo que el Estado debe asumir la plenitud de su propiedad y soberanía a fin de garantizar que dichos recursos estárán al servicio de las necesidades de la nación.

Seguir leyendo Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

Magallanes y la Patagonia después del 2014 – Contribuciones para un debate programático

Este documento es un borrador de discusión que contiene una propuesta de ejes programáticos para el proceso de elaboración de un programa de la izquierda en la región de Magallanes y la Patagonia, como una visión alternativa para un desarrollo sustentable y posible en los territorios australes de Chile.

Tres han sido las fuentes principales para la elaboración de este documento: las resoluciones del Encuentro Social de Magallanes y propuestas de la Asamblea Ciudadana de Magallanes y el documento “Compromisos para el Chile que queremos” con las bases programáticas de discusión política y social de la oposición, acordadas en enero de 2013.  Se recurrió también a las Conclusiones de la Convención Regional Programática de la Izquierda en Magallanes, efectuada en abril de 2009, muchas de cuyas propuestas guardan completa actualidad.

Contiene además algunas propuestas de elaboración propia.

El debate público, político y social en torno a los lineamientos programáticos a partir del 2014 constituye un momento significativo en el proceso de construcción de una alternativa democrática ciudadana amplia y progresista que ponga término al paréntesis de cuatro años de gobierno de la derecha y avance hacia un gobierno de nuevo tipo.

Se trata de un documento de elaboración personal que no compromete a ninguna organización, movimiento o partido.

Lea, descargue el documento, infórmese,  fórmese su propia opinión:

MAGALLANES Y LA PATAGONIA DESPUES DEL 2014

patagonia3

Patagonia sin Represas: el voto ciudadano puede ayudar a frenar proyecto Hidroaysén

El proceso de discusión en torno al cuestionado proyecto Hidroaysén, se encuentra en la etapa del Consejo de Ministros.  El siguiente link permite escribirle directamente a los Ministros que integran el Comité que decidirá la validez y continuidad de la ejecución del proyecto Hidroaysen.

Accede a este link promovido por el Movimiento Chile Sustentable:

http://www.patagoniasinrepresas.cl/final/votacioncomite/

Si eres un ciudadano consciente, puedes escribirle e interpelar a cada uno de los seis Ministros encargados de tomar esta decisión.  Una Patagonia sin Represas es posible, una Patagonia con una matriz energética sustentable y dirigida a servir los intereses y las necesidades actuales y futuras de los habitantes y emprendedores de la región magallánica y aysenina es posible.

Manuel Luis Rodríguez U.

cropped-patagonia32.jpg

Es posible incorporar energías renovables en el sistema eléctrico: lecciones de Argentina y Brasil

compartimos un ensayo sobre la incorporación de energías renovables al sistema eléctrico en Argentina, a partir de la experiencia brasileña.

Haz clic para acceder a Renovables-en-el-sistema-energ%C3%A9tico-argentino.pdf

 

Agua, poder y discurso: los conflictos territoriales por la construcción de centrales hidroelectricas en la Patagonia chilena

Chile está próximo a celebrar su Bicentenario de vida republicana y sus treinta y cinco años desde la aplicación de un estricto modelo económico neoliberal, donde han surgido numerosos conflictos que involucran a la dicotomía capital/territorio y que implican al agua como recurso principal. Uno de estos conflictos es el que actualmente ocurre en la Región de Aysén en la Patagonia Chilena donde, producto de la privatización del agua, un megaproyecto de producción hidroeléctrica de inversión transnacional colisiona con territorios de alta calidad ambiental y producción tradicional.
 
Lea, infórmese, forme su propia opinión:
 
 
patagonia3

Are dams necessary in Patagonia? An Analysis of Chile’s Energy Future

Un analisis futurista al horizonte del año 2025 sobre las energías en Chile que fundamenta no son necesarias las represas en la Patagonia.

EnergyStudyExecutiveSummary

patagonia2

Nuevas formas de territorialidad en América austral: actividades energéticas e integración en las tierras y mares magallánicos

Las tierras de Magallanes constituyen un ejemplo interesante para estudiar las nuevas territorialidades emergentes en América latina. A partir de 1990, tras una fase de evolución simultánea pero divergente, ligada a la incorporación de esos espacios a los territorios nacionales, una fase de inserción mundial toma lugar con la integración de las redes de hidrocarburos. Conducida por actores privados, orientada por nuevas políticas, acordando más espacio al medio ambiente, ella relanza el desarrollo de ese territorio aislado. Los espacios que la frontera separaba devienen entonces, complementarios.   Conceptos claves: Argentina, Chile, frontera, hidrocarburos, integración, redes, Tierra del Fuego

Ensayo publicado en 2005 por Silvina Carrizo y Sebastien Velut sobre el impacto de las nuevas inversiones energéticas en la Patagonia chileno argentina.

Lea, descargue este ensayo, formese su propia opinión:

EG_342_0161cropped-patagonia3.jpg

Energía y desarrollo en el futuro de la región de Magallanes

El problema energético ocupa con creciente frecuencia el debate público y se incorpora a la agenda pública, en nuestro país y también en la región austral.   El reciente conflicto social y político originado por el gobierno al pretender incrementar el precio del gas natural, trajo como resultado que una mayoría de los habitantes de la región de Magallanes, entienden y asumen que el problema del gas, como todo el problema de la energía, es un problema esencialmente político.

 Este ensayo –elaborado en marzo de 2011 como una contribución política e intelectual al debate público y a la Asamblea Ciudadana de Magallanes- propone un conjunto de conceptos para una reflexión política, geopolítica y prospectiva acerca de la problemática energética en la región de Magallanes.

Manuel Luis Rodríguez U.

 Lea y descargue aquí el ensayo:

http://www.youblisher.com/p/551139-ENERGIA-Y-DESARROLLO-EN-EL-FUTURO-DE-LA-REGION-DE-MAGALLANES/

patagonia2.jpg

Energía sustentable en América Latina: escenarios de futuro

El informe ENERGIA SUSTENTABLE PARA AMERICA LATINA Y EL CARIBE es un estudio prospectivo realizado por el Consejo Internacional para las Ciencias en 2010 y que contiene una amplia investigación sobre los escenarios futuros de la energía en la región latinoamericana.  Sus conclusiones permiten imaginar las perspectivas  energéticas que tiene la Patagonia, uno de los territorios más ricos y diversos en fuentes de energías renovables y no renovables del continente sudamericano.

Descargue aquí el informe completo:

energy_spanish.pdf0

patagonia2.jpg

La energía en el Cono Sur de América Latina al año 2025: proyecciones y desafíos

Este ensayo presenta un amplio análisis prospectivo de las reservas y proyecciones del consumo de energía en los países del Cono Sur de América Latina al horizonte del año 2025: Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, mediante la información estadística disponible.

Lea y descargue este estudio:

HontyEnergiaAmbDesarrolloCap5

patagonia2.jpg