Archivo de la categoría: ESTRATEGIAS DE DESARROLLO REGIONAL

Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia

Presentamos el CIEP, una organización no gubernamental instalada en la región de Aysén que trabaja en la ciencia austral y patagónica.

El Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP), creado en el marco del Programa Regional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile, comenzó sus actividades a fines del año 2005 y se proyecta como un importante centro de excelencia académica. Ha permitido el desarrollo de investigación fundamental y aplicada en la región de Aysén, ofreciendo un marco de referencia para organizaciones públicas, privadas y académicas.ciep-08-08-2011-55827

Responde en especial a la necesidad regional de contar con una institución dedicada a la investigación, innovación y transferencia tecnológica, al alinear su estrategia de acción sobre las prioridades productivas y fortalecer redes de colaboración nacional e internacional que benefician al desarrollo regional. El protagonismo asumido por el Centro le ha valido la categorización y desafío de ser el “brazo tecnológico del Gobierno Regional de Aysén”.

Sus objetivos son:

  • Consolidar la investigación fundamental en ecosistemas acuáticos y terrestres, en particular para determinar el impacto del cambio climático en los ecosistemas regionales.
  • Promover el desarrollo de actividades productivas sustentables, en particular en los sectores acuicultura, turismo y pesca artesanal.
  • Intensificar la investigación aplicada y fomentar el traspaso de conocimiento científico a la sociedad regional.
  • Extender las redes científicas internacionales para multiplicar las investigaciones desarrolladas en la región y mejorar la calidad del conocimiento de sus ecosistemas.

Aquí link directo:

http://www.ciep.cl/ciep/

brujula1

 

 

Anuncio publicitario

De la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento

El estudio de UNESCO publicado en 2005 sobre la evolución global hacia una sociedad del conocimiento abre un campo de análisis y reflexión desde la Patagonia como lugar donde la ciencia y la investigación, la educación y la innovación pueden desarrollarse, desde la identidad y desde las particularidades regionales de este espacio.

HACIA LAS SOCIEDADES DEL CONOCIMIENTO UNESCO

magallanesalsur

Una potente línea de fibra óptica atravesando la Patagonia

Uno de los proyectos emblemáticos del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas de Magallanes (así como el de Aysén), contiene la iniciativa de instalar una conexión de fibra óptica mediante un cable submarino, desde Puerto Montt, en el sur del Chile continental, hasta la localidad de Puerto Williams en el canal Beagle.   Las cuatro capitales provinciales de Magallanes quedarán integradas en el nuevo sistema.  Los fundamentos técnicos de tal proyecto, recogen sin duda la demanda expresada por los habitantes de la región de Magallanes, en un proceso amplio y plural de participación y consulta ciudadana realizado en  la etapa inicial del Plan de Zonas Extremas, además de la expertise aportada por los equipos del Gobierno Regional, instituciones académicas y de las FFAA, así como de la subsecretaría de Telecomunicaciones.

Los factores geopolíticos que inciden en este proyecto aparecen como menos visibles, pero no menos relevantes.

INTEGRACIÓN TERRITORIAL.

Sólo desde el punto de vista de la seguridad nacional y de la integración territorial, una conexión de fibra óptica atravesando la Patagonia austral significa aumentar la autonomía y la independencia nacional, generando conectividad al interior del territorio nacional, sin depender de conexiones por territorios foráneos.  Esta futura conexión aumenta además la velocidad de conexión en situaciones de emergencia y de riesgo.magallanesalsur

A no dudarlo, el paso siguiente de la conectividad austral y de la integración territorial de la Patagonia y de todo Chile, debiera ser avanzar hacia la instalación y puesta en órbita de un satélite (geoestacionario) construido y gestionado en y  por Chile, generando así una doble carretera virtual: la conexión por cable submarino de fibra óptica (que podemos llamar la carretera submarina óptica) y la carretera espacial.   Pero, esa será tarea pensada para el próximo decenio.

Desde el punto de vista de la desigualdad territorial que afecta a los territorios australes, la futura conexión vía submarina de fibra óptica, permite generar las condiciones de igualdad de acceso (igualdad de velocidad de comunicación) entre los distintos territorios de la Patagonia, favoreciendo especialmente a las localidades aisladas.  Instalada la conexión de fibra óptica, la Patagonia austral, las localidades rurales de Aysén y Magallanes estarán menos aisladas y mejor integradas a los sistemas computacionales que les permiten acceder a la información.

SINERGIA CIRCULAR.

En la experiencia cotidiana de la generación de los ciudadanos de hoy, contar con conexión de fibra óptica provocará el mismo efecto psico-social y cultural que ocasionaron los teléfonos móviles o celulares en las comunicaciones interpersonales en el primer decenio del siglo XXI: para millones de ellos, las comunicaciones resultan inimaginables sin el teléfono celular.   En el 2020 los magallánicos y loa ayseninos podrán comparar las conexiones de internet de hoy con las del futuro.

El progreso empuja el progreso.

En términos de la necesidad de completar la integración territorial en la región de Magallanes, la futura instalación de la conexión de fibra óptica, requerirá que todas las localidades aisladas del extenso territorio regional cuenten con energía eléctrica permanente.

En el siglo XXI de la globalización, el acceso inmediato, instantáneo, veloz y seguro a las fuentes y plataformas de información que proporciona internet, tiene la misma importancia estratégica, humana y socio-económica que el acceso a la electricidad en la primera mitad del siglo XX.   Por tanto, la expansión del acceso a las fuentes informáticas a través de la fibra óptica, permitirá a los habitantes de la Patagonia austral acceder a recursos de la ciencia, de la educación, de la salud y la medicina, de la innovación tecnológica, factores que se traducirán en mejor calidad de vida.

Qué duda cabe que la instalación de la fibra optica submarina en el sur de Chile, debiera potenciar además las capacidades del país para la gestión técnica de este sistema.

La instalación de la conexión de fibra óptica para Aysén y Magallanes actuará como un proceso de sinergia circular, donde el avance tecnológico produce acceso a las oportunidades y a la información, la que a su vez induce cambios culturales y fenómenos de interconexión humana y cultural, las que a su vez amplían las oportunidades y la información.

Manuel Luis Rodríguez U.

El Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes: una mirada geopolítica

La decisión del actual Gobierno de incorporar al proceso de desarrollo regional un Plan Especial para Zonas Extremas, adicional a la inversión regional y sectorial, y por un monto global estimado superior a los 300 millones de dólares, expresa una voluntad política que tiene dos fundamentos estratégicos: un propósito descentralizador (susceptible de tensionar el sistema de inversiones públicas y de gestión regional de gobierno y administración) y una mirada geopolítica al territorio objeto y sujeto del Plan.

Cada uno de los 25 proyectos que componen la cartera de inversión del Plan especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes (PEDZE), podría ser leído desde una perspectiva geopolítica, es decir, de la  relación existente entre los actores del desarrollo y los espacios y territorios en los que dicho desarrollo se produce y tiene lugar.

LOS COMPONENTES GEOPOLÍTICOS DE LA DESCENTRALIZACIÓN.

Más aún, la finalidad descentralizadora del conjunto del Plan, puede analizarse desde una óptica geopolítica.

Las numerosas iniciativas como, por ejemplo, las que beneficiarán en materia de habitabilidad, energía e infraestructura en Puerto Williams, Puerto Edén, Natales y Porvenir, responden a la necesidad de favorecer el asentamiento, la radicación, la mejor calidad de vida y el fomento productivo en dichas localidades, del mismo modo como los proyectos de infraestructura vial en Tierra del Fuego y Ultima Esperanza, tienden a fortalecer la conectividad de puntos poblados y centros productivos.

El eje conceptual geopolítico del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas es la perspectiva de la conectividad, es decir, la noción que la expansión de los espacios y puntos conectados entre sí en los territorios, densifica la malla de caminos y rutas y amplifican las posibilidades de facilitar los flujos de inversión, las corrientes migratorias y las condiciones de vida sustentables para los habitantes y las comunidades.  En esa perspectiva, el proyecto de construcción de la conectividad digital via fibra optica por territorio nacional, cumple una finalidad estructurante de gran potencialidad geopolítica y geoeconómica.

Se logra al mismo tiempo una disminución de la dependencia territorial externa para las conexiones de internet. y al mismo tiempo se expande la red de conexiones al interior del territorio regional, alcanzando las comunas que hoy aparecen desconectadas o insuficientemente conectadas a las tecnologías TIC.

La ruralidad magallánica se verá beneficiada por el acceso a las redes digitales.

GEOPOLÍTICA, DESARROLLO TERRITORIAL Y DESARROLLO MARÍTIMO.magallanesalsur

Magallanes tiene al mismo tiempo, una vocación geográfica marítima, oceánica y antártica.

Podría incluso afirmarse que esta región austral es la región más marítima de todo el territorio nacional: es la única región bioceánica de Chile, con los principales pasos interoceánicos y con la mayor proximidad de los territorios antárticos.   Por lo tanto, las exigencias de conectividad de Magallanes en el siglo XXI, para poder alcanzar el desarrollo, se asocian estrechamente a las plataformas digitales, y a la disponibilidad de rutas, puertos y aeropuertos modernos y eficientes.

En síntesis, la geopolítica de Magallanes implica necesariamente una interrelación estrecha entre desarrollo marítimo y desarrollo territorial, tal como sucedió en la época pionera de esta región (1870-1950), cuando la expansión de una economía ganadera de exportación se asoció estrechamente a la creación de nuevos puertos y a la construcción de una amplia red de caminos desden los centros productivos hacia las ciudades cabeceras del territorio.

Por lo tanto, la cartera de proyectos del Plan destinados a fortalecer y mejorar la infraestructura aeroportuaria y, sobre todo, portuaria en la región (Puerto Natales, Puerto Williams y Punta Arenas) contiene implicancias de orden geopolítico de gran impacto futuro.  La dársena proyectada en Puerto Mardones de Punta Arenas, así como la infraestructura portuaria en Puerto Natales y Puerto Williams, se inscriben en la lógica territorial de expandir las capacidades de carga y de recalada, en una perspectiva de fortalecer la condición marítima de la región.

Sin perjuicio de su doble vocación, la futura dársena del Puerto Mardones puede generar sinergias de movilización de carga y recalada de buques, que potencien la vocación logística, antártica y científica de Punta Arenas en el estrecho de Magallanes y favorecer la conectividad marítima de Punta Arenas con los demás puertos de Magallanes, la Patagonia argentina y el resto del mundo.  Debe valorizarse que este proyecto, representa ademas una experiencia de gestión conjunta entre ASMAR Magallanes (el astillero más austral del mundo) y la Empresa Portuaria Austral.

Cuando el PLan de Zonas Extremas esté completamente ejecutado, la imagen territorial de Magallanes habrá cambiado, y las ciudades de Puerto Williams, Puerto Natales, Porvenir y Punta Arenas, los polos principales de desarrollo territorial de Magallanes, estarán más y mejor conectados por vía marítima, aérea y terrestre, entre sí y con el resto del país y del mundo.

Manuel Luis Rodríguez U.

El Plan Especial de Desarrollo para Zonas Extremas y el futuro de la región de Magallanes

La ciudadanía de Magallanes, expresada a través de un amplio espectro de organizaciones sociales, gremiales, sindicales, territoriales y ciudadanas fueron consultadas para la elaboración de un Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas.

El método de consulta y participación ciudadana aplicado, en algo diferente que hizo posible la formulación del Proyecto Región en 1993, pero permitió recoger la experiencia, las necesidades, las urgencias y las aspiraciones de toda la comunidad magallánica.

Un conjunto de ejes temáticos, asociados con conectividad, energia, desarrollo social, vivir y emprender, y ciencia, tecnología e innovación sirvieron como marco conceptual de discusión para numerosas mesas temáticas y un seminario interinstitucional organizado por la Gobernación Provincial de Magallanes y la Universidad de Magallanes, así como un conjunto de diálogos ciudadanos en las 9 comunas de la región, además de los compromisos institucionales asumidos por los propios concejos comunales y por el Consejo Regional.

Evidentemente que en 100 días no se pueden construir proyectos de calidad técnica adecuados a la diversidad de demandas de la ciudadanía, pero el Plan es mucho más que una serie de proyectos y un presupuesto de asignación de recursos.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LOS TERRITORIOS.

El gran reclamo de la ciudadanía durante el gobierno anterior fue la exigencia de participación.

Y uno de los déficit de participación en el gobierno anterior, originado en la falta de consulta adecuada a la ciudadanía para elaborar el Plan Magallanes, resultó en una decisión inconsulta de tarifas del gas que explotó en una huelga regional que paralizó la región durante una semana en 2011.   Esa experiencia no puede volver a repetirse.

Todas las comunas de la región de Magallanes fueron escuchadas en el levantamiento de propuestas para el Plan de Desarrollo de Zonas Extremas.  Fueron escuchados los dirigentes sociales y los concejales, los alcaldes y los parlamentarios, los académicos y los trabajadores, los empresarios y los dirigentes vecinales, los funcionarios y los profesionales, los dirigentes políticos y los líderes de opinión.

En este proceso político y técnico, Gobierno regional y la Gobernación Provincial de Magallanes lideraron el proceso de diseño,  consulta y de participación ciudadana.

La amplitud y diversidad de las instancias de consulta y participación aseguran que el Plan de Zonas Extremas es el resultado coherente de lo que la ciudadanía de Magallanes anhela y necesita, siempre partiendo del concepto que no se trata de una simple lista de proyectos, sino que expresa más profundamente una visión del desarrollo futuro de la región.

PROYECTOS Y MEDIDAS DE POLITICA PUBLICA.

Se presentan a continuación todos los proyectos y medidas incluidas en el Plan de Zonas Extremas para Magallanes:

Creación de un Centro de Investigaciones BioMédicas enn la Universidad de Magallanes.

Diseño y Construcción de un Centro Científico y Museográfico antártico.

Proyecto de conectividad digital por medio de cable submarino de fibra optica.

Diseño y construcción mejoramiento ruta marítima de navegación sector Kirke Ultima Esperanza.

Estudio de mareas y modelo de gestión dársena Puerto Mardones Punta Arenas.

Diseño y construcción ruta Porvenir Manantiales Tierra del Fuego.

Diseño de infraestructura portuaria Puerto Natales.

diseño y construción infraestructura portuaria multiproposito Puerto Williams.

Diseño y construcción reposición terminal aeropuerto Puerto Williams.

Costanera Puerto Williams.

Construcción ruta Hollemberg Rio Perez Ultima Esperanza.

Diseño y construcciónta Y71 Porvenir Onaisin Tierra del Fuego.

Compra y urbanización terrenos para soluciones habitacionales Punta Arenas y Puerto Natales.

Solución integral servicios básicos sector periurbanos Pampa Redonda, LlauLlau, Loteo Varillas y Vrsalovic, Punta Arenas.

Construcción centros de tratamiento residuos solidos Punta Arenas y Porvenir.

Construcción mejoramiento integral Rio de las Minas Punta Arenas.

Programa soluciones integrales habitabilidad Puerto Eden, Ultima Esperanza.

Programa soluciones integrales habitabilidad Puerto Williams.

Permanencia del subsidio del gas natural región de Magallanes.

Construcción micro central eléctrica Puerto Eden.

Construcción extension red electricidad Cerro Castillo.

Construcción Casa de la Memoria y Derechos Humanos, Punta Arenas.

Diseño y construcción Biblioteca Regional y Archivo Regional, Punta Arenas.

Elaboración de un Estatuto para Magallanes que armonice y actualice todas las leyes de incentivos existentes.

Creación de una Corporación de Desarrollo que impulse el emprendimiento en la región.

Plan de Turismo Zonas Extremas.

Fortalecimiento de la gestión regional.

Fortalecimiento de la gestión municipal.

DESIGUALDAD TERRITORIAL Y DESCENTRALIZACIÓN.

El concepto central que articula al Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes es el propósito de superar la desigualdad territorial y una idea integradora del desarrollo presente y futuro, que apunta a un desarrollo humano y sustentable, que haga posible la integración territorial, que favorezca la conexión de Chile por Chile, que abra la puerta a un desarrollo energético que incorpore gradualmente energías renovables en la matriz energética regional.

El Plan es una apuesta de descentralización en favor de las localidades y puntos mas alejados del territorio regional: localidades como San Gregorio, Laguna Blanca, Timaukel, Torres del Paine, Rio Verde y otros que viven en el centro de la ruralidad magallánica, necesitan un impulso de desarrollo que fortalezca la identidad local y pagtagónica y su propio crecimiento.  Localidades extremas como Puerto Williams o Puerto Eden necesitan ser escuchadas y que la toma de decisiones se realice a través de un Estado cuyos servicios públicos están presentes  junto a sus habitantes, resolviendo sus necesidades.

Sería inconcebible un Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas que no contenga proyectos y  soluciones para cada una de las localidades rurales y alejadas de las 9 comunas de la región de Magallanes.

No es el desarrollo o el crecimiento para algunos pocos, o para un sector o para un territorio, es el propósito de contribuir eficazmente a forjar mejores condiciones y calidad de vida para los habitantes de la región, energía a precios justos, desarrollo social integrador para los más necesitados, facilidades e incentivos de carácter inclusivo para vivir y emprender en Magallanes y generar las condiciones para expandir la capacidad de hacer ciencia, tecnología e innovación en esta región austral, mirando hacia la Antártica y los espacios australes.

El Plan es una mirada a la vez estratégica y prospectiva sobre un futuro posible del desarrollo regional, incorporando las necesarias variables geopolíticas que aseguren la mejor integración de Magallanes en el territorio nacional.  Y representa también un esfuerzo ordenado de descentralización de las políticas públicas y de la acción del Estado en la Patagonia austral, para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los magallánicos.

Manuel Luis Rodríguez U.patagonia3

Energía y desarrollo en el futuro de la región de Magallanes: una mirada geopolítica y prospectiva

Este ensayo fue elaborado a pocos meses del paro del gas en enero de 2011.

El problema energético ocupa con creciente frecuencia el debate público y se incorpora a la agenda pública, en nuestro país y también en la región austral.   El reciente conflicto social y político originado por el gobierno al pretender incrementar el precio del gas natural, trajo como resultado que una mayoría de los habitantes de la región de Magallanes, entienden y asumen que el problema del gas, como todo el problema de la energía, es un problema político.

Este ensayo –elaborado como una contribución política e intelectual al debate público- propone un conjunto de conceptos para una reflexión política, geopolítica y prospectiva acerca de la problemática energética en la región de Magallanes.

ENERGIA Y DESARROLLO MAGALLANES UNA LECTURA GEOPOLITICA Y PROSPECTIVA

 

patagonia3

La Agenda de Energía y el desarrollo futuro de Magallanes

El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y de la Nueva Mayoría, colocó en la agenda política del momento la Agenda de Energía en base a la cual se debería comenzar a formular una Política Estratégica del Estado en materia energética.

El texto presenta varias novedades y la más notable, es que se haya efectuado un proceso intenso de participación ciudadana para recoger las demandas y propuestas de la ciudadanía en una materia fundamental para el desarrollo del país.  La segunda novedad inédita de este proceso, es que se hayan consultado y recogido las particularidades de las regiones.  Y la tercera característica reside en el propósito de construir una Política de Energía con sentido prospectivo, es decir, que de cuenta adecuadamente de los escenarios del corto, mediano y largo plazo, y apunte hacia el 2.050.

Este es uno de los sellos políticos más valiosos de la nueva Agenda energética.

ENAP EN LA REGIÓN DE MAGALLANES.

ENAP comenzó en Magallanes, dando inicio a un largo ciclo del desarrollo regional, desde la década de los cincuenta hasta el presente.

Hoy día ENAP se abre a la perspectiva de un nuevo ciclo social y político.

Para la región de Magallanes, el futuro y el presente de ENAP sigue siendo un nudo crucial del desarrollo, no solo por la importancia gravitante de la estatal en los recientes cincuenta años de historia económica regional, sino sobre todo porque para la mayoría de la ciudadanía de la región, el rol del ENAP debiera ser nuevamente gravitante en materia energética.  Todos los actores sociales y económicos regionales coinciden que ENAP está destinado a ser la empresa energética de Chile en la región, en términos de inversión, de capital humano y de exploración, explotación y suministro de energías.

ENAP EN LA AGENDA DE ENERGIA 2014.

En esta materia los objetivos anunciados de la Agenda Energética específicamente con respecto a ENAP son los siguientes.  Hemos destacado en negrita el texto del objetivo planteado por la Agenda Energética 2014 acompañado de nuestro análisis:

a)      Se fortalecerá el rol de ENAP como empresa de hidrocarburos en el país, profundizando su participación en la exploración y explotación de petróleo y gas natural, con un esfuerzo especial en la cuenca de Magallanes, en petróleo y gas no convencional. Asimismo, deberá impulsar la promoción de las otras cuencas del país para atraer la inversión de empresas internacionales.

El fortalecimiento del rol de ENAP parece no ir acompañado de una expansión territorial de las operaciones de la empresa en el territorio nacional, ya que se deja a ENAP la tarea de promocionar (o sea, de limitarse a hacer difusión, lobby y publicidad) para que vengan empresas internacionales a invertir en otras cuencas de hidrocarburos del país.  Si pretendemos que se fortalezca el rol de ENAP en la exploración y explotación, debería haber una potente inyección de recursos que aseguren que sean proyectos prioritarios de ENAP para explorar y explotar petróleo y gas, sin perjuicio que a continuación la estatal venda el hidrocarburo a las empresas privadas que lo requieran.

Cabe observar que el ingreso de ENAP en proyectos de «shale gas», debieran tomar todas las consideraciones ambientales necesarias a la luz de la experiencia internacional en materia de inyección de agua en las napas subterráneas para extraer gas, con efectos perniciosos sobre la calidad y potabilidad de las aguas de dichas napas.

Si el rol que se quiere dar a ENAP es la de la empresa de hidrocarburos del país (concepto restringido que no compartimos), entonces ENAP debiera volver a sus orígenes empresariales de los años cincuenta y que figuran en la Ley que rige su funcionamiento: que se haga cargo de la exploración, explotación, distribución y comercialización de hidrocarburos en todo el país, sin perjuicio del «rol subsidiario» que puedan desempeñar algunas empresas privadas en el negocio petrolero y gasífero, pero donde el Estado y ENAP fijan las reglas del juego del mercado.

b)      Disminuiremos el índice de accidentabilidad. En 2018 se deberá alcanzar el nivel de empresas petroleras seguras a nivel mundial, estableciendo además una política de responsabilidad social corporativa que valore la acción de la empresa en las zonas donde opera.

c)      Haremos que ENAP tenga un rol activo para la seguridad de suministro de combustibles líquidos y gas natural para el país. Se fortalecerá su logística relacionada al abastecimiento de combustibles del país e impulsaremos el desarrollo del gas natural en la matriz energética nacional y potenciaremos su capacidad de análisis y estudio para desarrollar y ejecutar proyectos estratégicos para atender las necesidades energéticas del país.

Este objetivo se corresponde con una de las demandas más sentidas de la población magallánica: que ENAP se haga cargo del suministro de gas natural en la región de Magallanes, sin necesidad que el gas natural producido por ENAP pase por un intermediario privado y sea vendido al consumidor.  Puede interpretarse este objetivo de la Agenda en el sentido que sea ENAP la que se abra al negocio de la distribución de combustible en todo el país, atendiendo a una necesidad energética urgente de los ciudadanos: que los precios de los combustibles disminuyan al consumidor.   Pero esa posibilidad, depende que el Estado de Chile defina su propio nuevo rol frente al tema energético: que no sea el mercado el único que define los precios (por las distorsiones e inequidades que produce), sino que sea el Estado el que determine una política de precios en función de otros criterios, no solo mercantiles.

Al mismo tiempo, fortalecer la «logística de abastecimiento» ¿no debería significar que ENAP gestione y opere sus propias bombas bencineras y que distribuya y comercialize directamente el gas natural, gas natural licuado y petróleo a los consumidores del mercado nacional?

d)     Desarrollaremos una discusión en el marco de la política energética de largo plazo, junto a los trabajadores de la empresa y demás actores clave, en relación a la institucionalidad de la empresa de cara a los desafíos del futuro. Fruto de este trabajo, enviaremos a más tardar durante el primer trimestre del año 2016 un proyecto de ley para establecer el gobierno corporativo que le permita cumplir con el nuevo mandato, misión y ordenamiento establecido.

Este objetivo abre la puerta para un proceso de discusión participativo y técnico-político respecto de la institucionalidad de ENAP y de su gobierno corporativo.

e)      En el mismo proyecto de ley de gobierno corporativo de ENAP se estipulará la capitalización de la compañía, acción que mejorará su balance financiero y le permitirá emprender las inversiones que mejoren su eficiencia y resultados económicos. ENAP contará con el capital, financiamiento, recursos humanos y tecnología para cumplir su misión como la empresa energética pública del país.

La capitalización de ENAP debiera tener a lo menos dos dimensiones perfectamente complementarias: por un lado, el mejoramiento del balance financiero disminuyendo -por ejemplo- los elevados costos originados en la profusión de ejecutivos, en una empresa que ha sido sistemáticamente depredada por políticas neoliberales de capital humano disminuyendo sus equipos profesionales y técnicos, en los años recientes.  Y por otro lado, la capitalización más importante de ENAP deberá ser la aplicación sistemática de una Estrategia de Recursos Humanos que potencie los equipos de trabajo en función de la expansión y de los nuevos proyectos de la empresa.

f)       Los nuevos proyectos que inicie ENAP deberán tener rentabilidad privada positiva, de modo de que éstos no destruyan valor a la compañía. En caso contrario, estos proyectos debieran contar con subsidio fiscal explícito y previamente definido (de acuerdo a criterios OCDE).

La política del Estado de Chile para ENAP debiera asentarse sobre una amplia cartera de proyectos, iniciados por ENAP, orientados a ampliar la capacidad del país para suministrar recursos energéticos necesarios al desarrollo del país.

Sin embargo, un análisis estratégico y prospectivo de los escenarios energéticos del país para las siguientes décadas indican que la energía proveniente de los hidrocarburos está condenada a seguir dependiendo de la fluidez y fluctuación de los precios internacionales: los precios del gas natural y del petróleo siguen una tendencia al alza en los recientes diez años y las condiciones de inestabilidad en las grandes regiones gasíferas y petroleras del mundo indican que seguirán subiendo.

Al tiempo que Chile aumenta su propia dependencia de los hidrocarburos, el país no dispone de todas las reservas suficientes de estos combustibles para completar su creciente demanda, por lo tanto, la matriz energética del país está «condenada» a abrirse hacia las nuevas energías renovables, para evitar la carbonización de la matriz y el incremento del aporte chileno a la huella de carbono al balance global.

Por tanto, la institucionalidad energética del país se encuentra en un cuello de botella político: o se abre ENAP a la exploración y explotación de las demás energías como filiales dentro del mismo holding corporativo; o se transforma a ENAP en una Empresa Nacional de Energías que asuma la totalidad de la oferta de energía disponible en el territorio nacional.

g)      En la Región de Magallanes, si bien es un área de exploración estratégica, los nuevos proyectos se enfrentarán compartiendo el riesgo con privados y considerando la necesidad de revisar la política de precios existente en la región, con el objeto de evitar que la capitalización no se transforme en un subsidio encubierto y adicional al ya existente.

Este es el aspecto más neoliberal de la agenda energética presentada al país.  El colocar a ENAP a competir con Methanex, Geopark, Petrobras y otras compañías extranjeras en el propio territorio de Magallanes, es un concepto que oculta y silencia la necesidad de que el Estado de Chile revise y repiense el concepto de los CEOP, que han operado como mecanismo de privatización de los procesos exploratorios y de producción de hidrocarburos en el país.

Si pretendemos entregarle a ENAP el rol de la empresa energética publica del país, no es la lógica competitiva la que va a fortalecer a la empresa estatal chilena, sino sobre todo su capacidad para ejercer una responsabilidad social empresarial con claro sello social y para constituirse en el actor estratégico y principal (aunque no el único) en la actividad energética y en la aplicación de una política estratégica del Estado de Chile en materia energética.  Pero, observamos que si va a ser potenciada como la empresa energética del país (como dice el punto e), no se puede limitar a ENAP al negocio de los hidrocarburos (como dice el punto c), sino abrirse a las demás energías del país.

El territorio de Magallanes es uno de los más ricos de Chile en diversidad de fuentes energéticas: no solo hay enormes reservas de carbón que podrían transformarse en energía accesible a toda la Patagonia, sino que además hay sectores donde se presentan los vientos más intensos, además de las mareas del estrecho de Magallanes y los canales australes y la biomasa.

Por lo tanto, la diversificación de la matriz energética regional, podría ser un atributo de Magallanes para producir energías limpias, para acercar e interrelacionar el potencial energético magallánico con los espacios antárticos y para generar las condiciones de un desarrollo sustentable.  La elaboración de una Política de Estado en materia de energía es una oportunidad para que la ciudadanía y todos los actores sociales, económicos, políticos, académicos e institucionales hagan oir su voz y sus propuestas.

El futuro del desarrollo de Magallanes, de un desarrollo humano y sustentable de la región mas austral de Chile, depende de un desarrollo energético que apunte a las energías renovables.

Manuel Luis Rodríguez U.

patagonia3

Fundamentos geopolíticos del desarrollo de la región de Magallanes en el siglo XXI

PREFACIO.

Históricamente, la región de Magallanes ha sido considerada como un territorio alejado y extremo del territorio nacional, dándose una doble relación de centralismo y dependencia. Desde el punto de vista geográfico, la condición extrema o excéntrica del territorio austral con respecto a los centros de poder.

El análisis geopolítico ofrece un conjunto de categorías que permiten comprender cuál es la posición y el rol geopolítico de un territorio, respecto del centro y sobre todo respecto de sus propias condiciones de desarrollo.

Lo geopolítico releva de una determinada representación del espacio geográfico –y de las demás formas de espacio- en su relación con las comunidades humanas que allí residen y con el poder que allí ejercen, representación simbólica que reside en la mente y en el subconsciente individual y colectivo de los individuos y los grupos humanos organizados.

La reflexión y el análisis geopolítico obedecen a una ecuación “territorios + comunidad humana + poder”.

En el análisis geopolítico cabe distinguir a los factores permanentes o estructurales, tales como el territorio, el espacio y su interrelación; el espacio-tiempo; la posición, en términos de centralidad y periferia; la localización; las escalas del espacio-territorio; las redes, líneas y puntos dentro del espacio-territorio; el poder y la potencia insertos en los espacios y territorios; y las arenas del poder; de los factores dinámicos, tales como las tendencias centrífugas y centrípetas; la conciencia y representación del espacio-territorio; la apropiación del territorio y los espacios; las áreas de influencia; y la polaridad autonomía-dependencia.

Claude Raffestin postula que “Un territorio es un estado de la naturaleza en el sentido en que Moscovici define esta noción; él alude a un trabajo humano que se ejerce sobre una porción de espacio, la cual no se relaciona con un trabajo humano, sino con una combinación compleja de fuerzas y de acciones mecánicas, físicas, químicas, orgánicas, etc. El territorio es un reordenamiento del espacio, cuyo orden se busca en los sistemas informáticos de los cuales dispone el hombre por formar parte de una cultura. El territorio puede ser considerado como el espacio informado por la semioesfera (semioesfera = conjunto de signos; todos los mecanismos de traducción, que se emplean en las relaciones con el exterior, integran la estructura de la semioesfera) […]. Los arreglos territoriales constituyen una semiotización del espacio, espacio progresivamente “traducido” y transformado en territorio. […]. Las mallas, los nudos y las redes son invariantes en el sentido en que todas las sociedades, desde la prehistoria hasta nuestros días, las han movilizado en sus prácticas y con sus conocimientos, pero en grados diversos y con morfologías variables. Con las civilizaciones contemporáneas, la tercera invariante que se privilegia es la red.” ([1])

En síntesis, lo geopolítico es relacional, es decir, está asociado al estudio de determinadas formas de relación espacio-hombre y hombre-hombre en el espacio, en términos que implican la apropiación (material, mental y virtual) de los territorios y espacios.

En este ensayo utilizamos y aplicamos -desde una perspectiva multidisciplinaria- algunas categorías del análisis geopolítico aplicadas a la historia del desarrollo de la región de Magallanes e intenta proyectar algunas tendencias prospectivas hacia el futuro. Todo análisis geopolítico constituye una interpretación normativa de la relación existente entre el territorio y la comunidad humana que vive en el, lo que permite “leer e interpretar” el desarrollo en ese territorio a través de su trayectoria histórica.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, abril de 2014.-

Seguir leyendo Fundamentos geopolíticos del desarrollo de la región de Magallanes en el siglo XXI

El Plan de Desarrollo de Zonas Extremas como pilar de orientación del desarrollo regional

PREFACIO.

Este ensayo tiene por objeto examinar y proponer al debate ciudadano un conjunto de lineamientos para el proceso de elaboración del Plan de Desarrollo de Zonas Extremas de la región de Magallanes.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, otoño de 2014.

FUNDAMENTOS.

El Plan de Desarrollo de las Zonas Extremas, para Aysen y Magallanes, es parte del programa de Gobierno y de los Primeros 50 Compromisos de la Presidenta Michelle Bachelet para esta región austral.   Se trata de un ejercicio político-técnico de compromiso institucional y de participación ciudadana en que todos los actores sociales, políticos, económicos, culturales y territoriales se sientan llamados a participar y dispongan de un espacio de diálogo y de construcción de propuestas comunes y compartidas.

Este Plan puede ser el pilar básico de orientación y ordenador de las políticas públicas del nuevo Gobierno en la región y además, la carta social y política de navegación para el mediano y largo plazo en materia de inversión, de cuidado del medio ambiente y sustentabilidad, de conectividad, de energía, de mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes.

Necesariamente debemos asumir que un Plan de estas características debe ser elaborado pensando en los cuatro años venideros, pero también tiene que integrar una ¨mirada larga¨ que proyecte las tendencias actuales hacia los escenarios futuros del mediano y largo plazo, en un contexto socio-cultural de mundialización de los intercambios, de cambio de paradigma cultural, de expansión de las tecnologías de la comunicación y de empoderamiento ciudadano.

Pretendemos que la agenda de proyectos y de orientaciones de política pública que resulte de este Plan De desarrollo de Zonas Extremas (PDZE) respondan a una visión integradora del desarrollo de Magallanes y se oriente en dos sentidos: 1º  una visión geopolítica del territorio austral y de sus habitantes y, 2º una visión prospectiva del desarrollo regional.

Seis son a nuestro juicio los grandes ejes temáticos del futuro Plan de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes, sin perjuicio de aquellos que surjan en el analisis de participación ciudadana:

a) una Agenda de Conectividad e Integración Territorial dentro de la región y de Magallanes con el espacio patagónico y con el resto del país y el mundo;

b) una Agenda Regional de Energía, que responda a las necesidades inmediatas de suministro garantizado a precios justos para los habitantes de la región y a los imperativos de mediano plazo de la incorporación de las energías renovables a la matriz energética regional;

c) una Agenda de Administración Regional del territorio que apunte a la descentralización y la transferencia de competencias y una Agenda Antártica;

d) una Agenda de Desarrollo Social;

e) un conjunto de incentivos para vivir, trabajar y emprender en Magallanes, en cuanto zona especial afectada por la desigualdad territorial; y

f) una agenda de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Todos estos ejes de propuesta debieran ser objeto de un amplio proceso de consulta y participación ciudadana, desde las comunas y las realidades particulares de los territorios.

UNA VISIÓN GEOPOLÍTICA DE MAGALLANES Y SU DESARROLLO.

Magallanes es un territorio especial: es un espacio geopolítico y geocultural forjado sobre la base del espíritu pionero, de un sentimiento regionalista abierto, acogedor y constructivo y de la integración de aportes migratorios diversos, a lo largo de su historia y en su geografía.

El desarrollo en Magallanes, desde la perspectiva de sus habitantes, siempre ha sido integrador, a pesar de la diferenciación social y ha buscado hacer chilenidad desde esta realidad especial y única, pero se encuentra frenado por el centralismo (administrativo y corporativo) y por una desigualdad territorial originada en su lejanía y condición físico-geográfica extrema.

Por lo tanto, el desarrollo de Magallanes siempre ha necesitado del aporte del Estado y de los poderes públicos.

En Magallanes ningún emprendimiento privado o corporativo -desde 1843 hasta el presente- se ha logrado sin el apoyo y la presencia del Estado. De este modo, el desarrollo de Magallanes desde una perspectiva geopolítica, es y ha sido el resultado de una serie de asimetrías y dificultades de desigualdad territorial y un conjunto progresivo y perseverante de esfuerzos de integración territorial.

UNA VISIÓN PROSPECTIVA DEL DESARROLLO REGIONAL.

El Plan de Desarrollo de Zonas Extremas PDZE, obedece además a una visión de la gradualidad en el tiempo en los estímulos e instrumentos de política pública para el desarrollo de este territorio austral.  Hay medidas de corto plazo, determinadas por las urgencias que mueven a la ciudadanía; hay medidas de mediano plazo que requieren del aporte presupuestario estable del Estado y medidas de largo plazo, cuya instalación dependerá de políticas públicas de Estado que apunten a fortalecer el aparato institucional regional y local, el poblamiento productivo, el crecimiento con equidad, la democracia regional y local y la calidad de vida de las personas y las comunidades.

El desarrollo de Magallanes es un contínuo histórico y geográfico, desde sus inicios pioneros a mediados del siglo XIX, pasando por la epoca de la ganadería, la época del petróleo y los tiempos actuales.

Los escenarios futuros del desarrollo de Magallanes apuntan hacia la modernidad, hacia un inminente salto al desarrollo como una región (nuevamente pionera) en desarrollo sustentable, en cuidado del medio ambiente y en potenciamiento de las riquezas, recursos energéticos y bellezas naturales del territorio, y en ampliación de las oportunidades y accesos, para que las futuras generaciones no emigren a otras regiones y países en busca de lo que esta Patagonia les negó.   La región necesita abrirse aún más hacia los espacios antárticos, hacia el Asia Pacífico, en el cono sur de América, contribuir a construir un espacio patagónico de integración e insertarse de un modo dinámico y desde nuestra propia identidad regional, en los escenarios geo-económicos, políticos y culturales regionales e internacionales.

Más que una lista de proyectos, el PDZE obedece a una visión prospectiva donde el Estado se convierte en motor impulsor, inclusivo y no excluyente, en garante de derechos y oportunidades y en agente activador del emprendimiento, la innovación, el crecimiento de las personas y de las comunas.

FUENTES Y REFERENCIAS.

America Latina 202. Escenarios, alternativas y estrategias. Editorial Temas. Buenos Aires, 2010.

Banco interamericano de Desarrollo, 2007. Análisis, evaluación y propuesta de perfeccionamiento de los incentivos especiales de la región de Magallanes y Antártica Chilena.  Informe Final. 2007.

Chile 2020.  Plan Estratégico de Obras Públicas.  Obras Públicas para el desarrollo.  Santiago, 2010.

El desarrollo futuro de la región de Magallanes. Perspectivas y escenarios.   Punta Arenas, 2003.

 http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/24/el-desarrollo-futuro-de-la-region-de-magallanes-perspectivas-y-escenarios-septiembre-de-2003/

Energía: una visión sobre los retos y oportunidades de la energía en AMÉRICA Latina. 2013, Buenos Aires. OLADE, Organización Latinoamericana de Energía.

https://patagoniafutura.wordpress.com/2014/03/21/el-desarrollo-energetico-futuro-de-la-region-de-magallanes-algunas-consideraciones-politicas/

Estrategia Regional de Desarrollo 2001-2010.  Punta Arenas, 2001. Intendencia Regional.

Fundamentos para una propuesta nacional de Desarrollo de la región de Magallanes. Valparaiso, 1995.  Cámara de Diputados.

Hacia el Estado Regional en Chile. Punta Arenas, 1995. XII Jornadas Nacionales de Regionalización.

Potencialidades de Desarrollo de la Región de Magallanes. Punta Arenas, 1994. intendencia Regional de Magallanes.

Prospectiva 2020.  Tendencias y escenarios del futuro.  Prospectiva 2020 Foresight.  Naciones Unidas.

Rodriguez, M.L.: La Patagonia austral como espacio geopolítico y oceanopolítico.

http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/15/la-patagonia-austral-como-espacio-geopolitico-y-oceanopolitico/

Energía y desarrollo en Magallanes: una perspectiva geopolítica y prospectiva.

http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/22/energia-y-desarrollo-en-magallanes-una-perspectiva-geopolitica-y-prospectiva/

patagonia3

El desarrollo energético futuro de la región de Magallanes: algunas consideraciones políticas

Desde hace más de 5 años, la cuestión del gas natural, de los recursos energéticos y de la matriz energética de la región de Magallanes se ha convertido en uno de los nudos focales del interés público, de los actores sociales, económicos y políticos de la zona.

El análisis del tema corre el riesgo de caer, o en tecnicismos que ocultan determinados sesgos ideológicos, o de aplastar el sentido común bajo el peso de la aritmética de los ingenieros: la problemática energética ocupa el centro de las decisiones de inversión, es clave para proyectar el progreso futuro de la región y sus comunas y determina la trayectoria y la sustentabilidad del crecimiento y del desarrolllo regional.

En términos de principios de política pública, sustentamos aquí tres conceptos esenciales: el principio de la soberanía energética, como base de la definición de las modalidades de explotación de los recursos; el principio de la eficiencia energética y el principio de la sustentabilidad energética para el desarrollo.

A riesgo de simplificar el problema, puede afirmarse que la región de Magallanes dispone de la mayor cantidad y variedad de reservas de recursos energéticos de todo el territorio nacional, pero que las opciones neoliberales han tendido a reducirlo todo solo a petróleo, gas y carbón.  Durante más de cien años, el desarrollo económico de Magallanes ha dependido de una matriz energética monopolizada por un solo recurso natural, el cual es explotado y sobreexplotado hasta el punto de la saturación y del agotamiento.

El problema del gas en Magallanes se ha vuelto un tema político y de alta sensibilidad social.

EL PROBLEMA ENERGÉTICO ES POLÍTICO, TÉCNICO Y SOCIAL.

Hoy la región de Magallanes parece encontrarse en un umbral energético, lo que equivale a decir que debajo de la superficie de la crisis, bullen las oportunidades: se abre delante de nosotros un escenario donde el uso del gas natural como combustible, aparece tensionado entre el consumo altamente lucrativo de una empresa transnacional y el consumo prioritario de la población, y donde los precios internacionales o de mercado, se enfrentan a la necesidad de disponer del recurso a precios justos, como lo demanda la ciudadanía de Magallanes.

Cómo pasamos desde una matriz energética dominada por una sola fuente a una matriz diversificada con energías cada vez menos contaminantes?

El Estado de Chile no puede resultar ajeno, subsidiario ni prescindente en un contexto energético complejo, donde estamos amenazados constantemente por los riesgos de la falta de combustible para la población, mientras la transnacional canadiense Methanex consume más del 70% de nuestra producción regional, a precios desconocidos y secretos para la ciudadanía, pero seguramente más bajos que los que cancelan cada mes los magallánicos.

Alguien debería explicarnos, incluyendo los cuantiosos subsidios estatales, porqué el gas natural que consumen los argentinos en la Patagonia austral, lo pagan a precios mensuales que no alcanzan a la mitad de las tarifas pagadas en Magallanes.

GAS NATURAL Y SENTIDO COMÚN.

Necesitamos producir más gas natural, pero el sentido común y el desarrollo sustentable futuro de nuestra región nos obliga a abrir la matriz energética hacia las nuevas energías limpias.

La ecuación energética regional no es simple y requiere de soluciones de corto y mediano plazo (precios justos, reserva de gas para el consumo de la población, mayor inversión pública en exploración y explotación, distribución y comercialización del gas por ENAP) y de esfuerzos de largo plazo (fortalecimiento institucional y financiero de ENAP, proyectos de inversión en energía eólica y otras ERNC).

Una de las lecciones principales del paro del gas de enero de 2011, liderado por la Asamblea Ciudadana de Magallanes, es que la futura política energética en este territorio, debe ser elaborada con todos los requerimientos técnicos necesarios, pero con una activa participación ciudadana  que garantice la calidad político-técnica de la política pública regional y sobre todo, asegure el compromiso de los habitantes de la región en las tareas de la soberanía energética, el ahorro energético y el desarrollo sustentable futuro.

Manuel Luis Rodríguez U.

cropped-patagonia32.jpg

Una propuesta de Plan de Desarrollo para las Zonas Extremas desde Magallanes

Presentamos el texto de una propuesta de Plan de Desarrollo de las Zonas Extremas para la región de Magallanes, en el marco de la medida Nº 24 de los 50 Compromisos para los Primeros 100 días de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.   El diseño y elaboración de este Plan de Desarrollo de las Zonas Extremas deberá ser objeto de un amplio y transversal proceso de participación ciudadana en la región de Magallanes.

PROPUESTA PARA UN PLAN DE DESARROLLO DE LAS ZONAS EXTREMAS MAGALLANES 2014-2018

pluma3

Las tendencias mundiales y el futuro de América Latina – Sergio Bitar

Compartimos un ensayo titulado TENDENCIAS MUNDIALES Y EL FUTURO DE AMERICA LATINA de Sergio Bitar, publicado en enero de 2014 por la Comisión Económica para América Latina de Naciones Unidas.

LasTendenciasMundialesyFuturo

patagonia3

Propuestas para el desarrollo de la provincia de Cabo de Hornos

Las siguientes son un conjunto de propuestas para el desarrollo de la Provincia de Cabo de Hornos.  Se trata de iniciativas elaboradas a partir de mi propio conmocimiento y experiencia profesional y académica.

1.-  SERVICIO REGIÓN.

Proponemos generar un programa financiado con recursos del FNDR y/o del FONDEMA, que recoja la experiencia del Programa de Mejoramiento y Fortalecimiento institucional, para que jovenes profesionales egresados de universidades instaladas en la región de Magallanes y acreditadas, puedan trabajar contratados durante un año en la provincia de Cabo de Hornos, apoyando el desarrollo de esa zona.   Siguiendo la experiencia ya lograda, estos profesionales jóvenes pueden fortalecer la labor de los servicios públicos en esa apartada zona del territorio.

2.- CREACIÓN DE UN CENTRO DE FORMACION TÉCNICA A PARTIR DEL FORTALECIMIENTO DEL LICEO DONALD MCINTIRE.

Una de las grandes limitaciones al desarrollo de Cabo de Hornos son las dificultades de continuidad de estudios  de los alumnos egresados del 4° año del Liceo Donald McIntire.  Proponemos reforzar los recursos materiales. tecnológicos, pedagógicos y humanos del Liceo, para crear un Centro de Formación Técnica con carreras cortas adecuadas a las necesidades de Puerto Williams.

3.- DESARROLLAR PLANES DE CAPACITACIÓN Y PERFECCIONAMIENTO PARA LOS PROFESORES DEL LICEO.

Cuando se fortalece la educación pública, estamos fortaleciendo el desarrollo humano de la comunidad.  Proponemos ampliar el monto de los recursos sectoriales y regionales para capacitación, perfeccionamiento y pasantías para los profesores del Liceo DMI, incorporando el uso de nuevas tecnologías.  Constatamos que en las pruebas SIMCE de enseñanza básica y 2° medio, el promedio obtenido en las pruebas de matemáticas de los alumnos del Liceo DMI son superiores al promedio regional y nacional.

4.- CABO DE HORNOS COMO OBJETIVO DEL PLAN DE DESARROLLO PARA TERRITORIOS REZAGADOS PROPUESTO EN EL PROGRAMA DE LA CANDIDATA DE LA NUEVA MAYORÍA MICHELLE BACHELET.

Proponemos que toda la región y el gobierno regional propongan que Cabo de Hornos sea uno de los dos territorios australes objeto del PLAN DE DESARROLLO PARA TERRITORIOS REZAGADOS que está planteado entre las 50 Primeras Medidas del programa de gobierno de Michelle Bachelet.   Estos recursos debieran destinarse en particular a incrementar la presencia de servicios públicos en Puerto Williams, entre otras tareas de interés local.

5.- DESARROLLAR UN PLAN REGIONAL DE DIFUSIÓN DEL POTENCIAL TURISTICO DE CABO DE HORNOS.

Entre el SERNATUR, las empresas operadoras turísticas regionales y las microempresas turísticas locales de Puerto Williams, proponemos se ponga en marcha con financiamiento de recursos regionales un nuevo PLAN DE DIFUSIÓN TURISTICA en Europa, América del Norte y América del Sur, que destaque las bellezas naturales de Navarino, Canal Beagle y Cabo de Hornos.

6.- FORTALECER LA CONECTIVIDAD AUSTRAL, AEREA, MARITIMA Y DIGITAL.

Para mejorar la conectividad austral proponemos: incrementar el monto del subsidio regional a los habitantes de Puerto Williams para viajes aéreos entre esa localidad y Punta Arenas; y 2° generar un Fondo Regional de Conectividad Digital que financie -con recursos regionales- el costo total de la conexión via internet para todos los domicilios, empresas y servicios instalados en Puerto Williams.

Siguiendo el eemplo de otras comunas del resto de Chile (como la localidad de Salamanca, con 24.000 habitantes), ¿porqué la localidad de Puerto Williams no podría tener conexión internet WiFi gratuita, financiada por el Estado y con recursos regionales?

Al mismo tiempo proponemos establecer alianzas entre empresas turísticas  y de transporte turístico marítimo de Puerto Williams y empresas turísticas de Usuhaia para abrir el mercado turístico austral a ambas localidades.  El puente de conexión y de integración entre la Patagonia chilena y la Patagonia argentina en el canal Beagle es el turismo.

Manuel Luis Rodríguez U.

Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

Cuando Chile se declaró independiente como Estado en 1818, heredó numerosas desigualdades y asimetrías.

La desigualdad social en una nación que fue forjándose bajo el dominio de una oligarquía terrateniente y comerciante durante el siglo XIX, la desigualdad política en que solo una minoría contaba con derechos cívicos reconocidos.   Una de las mayores herencias del período colonial español fue el centralismo ideológico, cultural, mental, jurídico, político y económico.

Chile nace desigual, pero la mayor de las desigualdades que estructura al Estado y la nación chilena en sus doscientos años de vida republicana es la desigualdad territorial, es decir, la asimetría estructural entre un centro político y decisorio que acumula recursos, facultades y población y un conjunto de territorios más o menos dependientes, más o menos alejados del centro, un conjunto de periferias todas las cuales forjaron una nación territorialmente inequitativa y políticamente centralizada y dieron forma a territorios imbuidos de sus propios regionalismos e identidades locales.

Visto desde una perspectiva geopolítica, la construcción del espacio territorial es el resultado de la voluntad colectiva de los grupos y las comunidades, de la labor pionera de los individuos y las familias y del propósito -más o menos deliberado- del Estado (como agente institucional y expresión política de la nación) por ejercer presencia y soberanía en condiciones de igualdad y de equilibrio.

Cada Estado concibe su relación con el territorio conforme a su historia.  Y el centralismo del Estado chileno (o argentino) se traduce y se refleja en el territorio, en la construcción desigual de espacios locales y regionales dependientes y subordinados.   En este contexto, la proximidad favorece y produce el desarrollo y la equidad, y la lejanía favorece la desigualdad y produce y reproduce el subdesarrollo.

Existe entonces un desarrollo territorial desigual basado en el centralismo y en una visión de los territorios regionales entendidos como reservorios de materias primas y de recursos para el centro.

La historia geográfica de Chile así lo demuestra.

Seguir leyendo Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

Las tecnologías de la comunicación y la constitución de sociedades semiurbanas

El presente ensayo aborda un tema recurrente en el debate de la postmodernidad: cómo se configuran las identidades y los territorios en las sociedades semiurbanas, impactadas por los cambios que con lleva la mundialización de los intercambios y de la circulación de la información.

En la Patagonia, como en muchos otros territorios construidos y espacializados en base a la exclusión, a la desigualdad territorial y a la lejanía de los centros político-corporativos de poder, las comunidades locales han forjado sus identidades locales y regionales en base a imaginarios basados en metáforas aglutinantes como la conquista del territorio, el ser pionero y el desafío a las adversidades de la naturaleza.

Lea y descargue este ensayo:

02_Sotelo_M82 TECNOLOGIAS COMUNICACION Y CONSTITUCION COMUNIDADES SEMIURBANAS

patagonia3

Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

LOS EJES PARA UNA GEOPOLÍTICA MAGALLANICA Y PATAGÓNICA

El futuro de la región de Magallanes no es completamente impredecible.

Una visión geopolítica posible permite discernir en el presente y en el pasado, aquellas tendencias profundas que permitan configurar cursos de acción para el futuro.

La geopolítica futura de Magallanes estará directamente asociada a un desarrollo sustentable que dé cuenta de la riqueza natural, del capital ecológico y ambiental de estos territorios, del grado de autonomía que la región adquiera respecto del centro político del Estado de Chile, de la capacidad de la región para convertirse en el núcleo logístico, tecnológico e investigativo de la proyección antártica de Chile y de la integración transfronteriza que se construya para configurar un espacio común patagónico.

Luego, desarrollo sustentable, integración territorial y conectividad estratégica, autonomía regional y soberanía energética, son en nuestra perspectiva, los ejes geopolíticos matrices para los próximos decenios en Magallanes.

DESARROLLO SUSTENTABLE

Es posible lograr que la región resguarde y promueva de un modo sustentable el conocimiento y el uso racional de su patrimonio ecológico territorial, sin sacrificar el futuro con la extensión de los efectos contaminantes de un modelo de desarrollo mercantilista y depredador.

El territorio de la región magallánica dispone de las mayores reservas de agua del continente, cuenta con considerables reservas forestales, mineras, energéticas, una riqueza paisajística única en el planeta, acceso inmediato a los tres océanos mayores del planeta (Pacífico, Atlántico y Austral)

Este desarrollo sustentable no será posible si la región, como expresión territorial localizada del Estado de Chile, no asume en plenitud su soberanía energética.

SOBERANÍA ENERGÉTICA

El modelo neoliberal de desarrollo y de intervención territorial se basa en la lógica de la explotación más eficiente y rentable de los recursos naturales y energéticos, en términos tales que los recursos naturales más eficientes  son aquellos en que el Estado ha construido la infraestructura necesaria y suficiente, para que después los actores privados corporativos se apropien de la plusvalía y de la renta de su explotación.

La geopolítica neoliberal es la geopolítica del despojo legalizado de los recursos naturales y energéticos, con un Estado debilitado y subsidiario, sometido al mercado y las rentabilidades privadas.

En un orden global desigual donde los recursos del océano mundial están bajo amenaza de sobre-explotación, donde el agua se vuelve un bien público escaso y objeto de guerras y conflictos, donde las energías renovables se enfrentan a los poderosos lobbies industriales corporativos, donde los residuos  originados en el productivismo y el consumismo del mundo desarrollado van a parar a los países subdesarrollados, donde las naciones del sur siguen jugando el rol de suministradores de materias primas y de importadores de tecnologías, la soberanía de la nación sobre los recursos naturales y energéticos es una obligación ética y un imperativo estratégico para las futuras generaciones.

El concepto de soberanía energética en cambio, se afirma en el principio que en un mundo globalizado e incierto donde las fuentes de energía y los recursos naturales son cada día más escasos y devienen objeto de tensiones y conflictos, y donde el mercado produce desigualdad y asimetría, por lo que el Estado debe asumir la plenitud de su propiedad y soberanía a fin de garantizar que dichos recursos estárán al servicio de las necesidades de la nación.

Seguir leyendo Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

La globalización: esa máquina de dominación planetaria

La globalización o mundialización ha sido uno de los objetos predilectos de estudio de las Ciencias Sociales a lo menos en los recientes veinte años, mientras sus estructuras y modelos se han ido instalando en la realidad del orden mundial.

El debate político, ideológico y académico en torno a la globalización, parece haberse polarizado entre detractores críticos que denuncian los efectos perversos de un modo de organización y articulación de la economía mundial (Toni Negri, Immanuel Wallerstein, Ulrich Beck, Georges Burdeau,  John Pilger, T. Christian Miller, David Harvey, Zygmunt Bauman,  Emmanuel Todd, Joseph Stiglitz…Tomás Moulian, Eduardo Galeano…) y los panegíricos de quienes profieren las bondades de un sistema destinado a incrementar el bienestar de los pueblos y el desarrollo (Jeffrey Sachs, Johan Norberg, Martin Wolf, Francis Fukuyama… ).

Mientras unos (herederos de Friedman y Hayek) proclaman los beneficios del emprendimiento, de la innovación, de la desregulación de los mercados, de la inversión colocada en los mercados más abiertos y rentables, de las tecnologías puestas a disposición de los negocios y el comercio, otros (provenientes de distintas escuelas de pensamiento social y político) denuncian las desigualdades crecientes, las inequidades estructurales, las asimetrías sociales , económicas y territoriales ocasionadas o profundizadas por este modo de producción capitalista extremo.

Y en medio de esta extensa polémica en forma de diálogo intelectual, instalaron su tienda (a  medio camino entre el  Estado y el mercado) los teóricos de la tercera vía (Anthony Giddens, Tony Blair, Felipe Gonzalez, Manuel Castells…) quienes prefirieron componer con el modelo puro y duro y las complejas realidades del sistema de dominación en expansión, “socialdemocratizando” una fórmula intermedia  que permita edulcorar sus rasgos más extremos, con politicas sociales que lo hagan aceptable.

La crítica teórica e intelectual a la globalización en su versión capitalista occidental, parte desde una lectura integral y multidisciplinaria de un fenómeno socio-político, material, tecnológico y económico que es sometido a un análisis de sus componentes, causas, dimensiones y consecuencias, aún en medio de su proceso de instalación y operación.

La crítica a la globalización y altermundista (dirigida tanto a la dimensión planetaria del sistema, como a sus versiones nacionales, y al modelo neoliberal como edificio teórico y político de fundamentación) se realiza precisamente mientras esta “fase superior del capitalismo mundializado” se instalaba en el orden mundial articulando nuevas fuerzas y actores.

Este ensayo tiene por objeto analizar -desde una perspectiva geopolítica- los mecanismos constitutivos de la globalización entendida como una tendencia profunda que se ha instalado en el orden mundial desde los dos decenios finales del siglo xx y cuya trayectoria debiera continuar a lo largo de los primeros decenios del siglo xxi.

LA GLOBALIZACIÓN ANTES DE LA GLOBALIZACIÓN

Mucho antes que la globalización se instale como un producto económico,  como un sistema político y como un constructo ideológico propios del capitalismo de fines del siglo xx, la expansión de los mercados y la extensión mundial de los intercambios comerciales y financieros, ya habían sido anticipados por algunos autores.  Marx, por ejemplo,  en “El Manifiesto Comunista”, avanzaba en una descripción de la globalización antes que la globalización fuera nombrada como tal, una descripción suficientemente elocuente como para recordarla:

“El descubrimiento de América, la circunnavegación de Africa abrieron nuevos horizontes e imprimieron nuevo impulso a la burguesía.  El mercado de China y de las Indias orientales, la colonización de América, el intercambio con las colonias, el incremento de los medios de cambio y de las mercaderías en general, dieron al comercio, a la navegación, a la industria, un empuje jamás conocido, atizando con ello el elemento revolucionario que se escondía en el seno de la sociedad feudal en descomposición.

El régimen feudal o gremial de producción que seguía imperando no bastaba ya para cubrir las necesidades que abrían los nuevos mercados.  Vino a ocupar su puesto la manufactura.  Los maestros de los gremios se vieron desplazados por la clase media industrial, y la división del trabajo entre las diversas corporaciones fue suplantada por la división del trabajo dentro de cada taller.

Pero los mercados seguían dilatándose, las necesidades seguían creciendo.  Ya no bastaba tampoco la manufactura. El invento del vapor y la maquinaria vinieron a revolucionar el régimen industrial de producción.  La manufactura cedió el puesto a la gran industria moderna, y la clase media industrial hubo de dejar paso a los magnates de la industria, jefes de grandes ejércitos industriales, a los burgueses modernos.

La gran industria creó el mercado mundial, ya preparado por el descubrimiento de América.  El mercado mundial imprimió un gigantesco impulso al comercio, a la navegación, a las comunicaciones por tierra.  A su vez, estos, progresos redundaron considerablemente en provecho de la industria, y en la misma proporción en que se dilataban la industria, el comercio, la navegación, los ferrocarriles, se desarrollaba la burguesía, crecían sus capitales, iba desplazando y esfumando a todas las clases heredadas de la Edad Media.” (Marx, C. Engels, F.: Manifiesto Comunista. 1848. Capítulo II – Version digital http://www.marxists.org)

En la perspectiva marxista clásica, la expansión del comercio y los intercambios, iniciada desde los ultimos grandes descubrimientos geográficos eran una consecuencia inevitable de la expansión de la producción.   Hoy, esa expansión alcanza nuevos límites y quiebra fronteras reales y virtuales.

El punto de partida histórico y estructural de la globalización del siglo xxi se encuentra en la expansión geográfica y económica de los intercambios y del comercio durante el siglo xix, resultado de una revolución industrial de primera hora que quebró las bases de la manufactura urbana europea.

El capital “pensó” entonces en términos de mundo, dejando de pensar en términos de país, de comuna o de región, mientras sus propios intelectuales (Smith, Toqueville, Ricardo, Lutero, Montesquieu…) ya se  habían desembarazado de las estrechas fronteras mentales del feudalismo.

El sistema planeta primero existió en la conciencia del gran capital comercial, bancario e industrial -del siglo xviii y xix- y después se materializó en la expansión mercantil y financiera de los siglos xix y xx.

Seguir leyendo La globalización: esa máquina de dominación planetaria

Magallanes y la Patagonia después del 2014 – Contribuciones para un debate programático

Este documento es un borrador de discusión que contiene una propuesta de ejes programáticos para el proceso de elaboración de un programa de la izquierda en la región de Magallanes y la Patagonia, como una visión alternativa para un desarrollo sustentable y posible en los territorios australes de Chile.

Tres han sido las fuentes principales para la elaboración de este documento: las resoluciones del Encuentro Social de Magallanes y propuestas de la Asamblea Ciudadana de Magallanes y el documento “Compromisos para el Chile que queremos” con las bases programáticas de discusión política y social de la oposición, acordadas en enero de 2013.  Se recurrió también a las Conclusiones de la Convención Regional Programática de la Izquierda en Magallanes, efectuada en abril de 2009, muchas de cuyas propuestas guardan completa actualidad.

Contiene además algunas propuestas de elaboración propia.

El debate público, político y social en torno a los lineamientos programáticos a partir del 2014 constituye un momento significativo en el proceso de construcción de una alternativa democrática ciudadana amplia y progresista que ponga término al paréntesis de cuatro años de gobierno de la derecha y avance hacia un gobierno de nuevo tipo.

Se trata de un documento de elaboración personal que no compromete a ninguna organización, movimiento o partido.

Lea, descargue el documento, infórmese,  fórmese su propia opinión:

MAGALLANES Y LA PATAGONIA DESPUES DEL 2014

patagonia3

El futuro del trabajo y del empleo en la región magallánica: algunas tendencias y escenarios

Este ensayo tiene por objeto explorar algunas tendencias y escenarios futuros en torno al empleo y el trabajo en la región de Magallanes en la Patagonia chilena.

Dos tendencias parecen marcar el presente y el futuro del trabajo y del empleo en las regiones australes de Chile y particularmente en Magallanes: 1° la creciente movilidad geográfica de la mano de obra según la calidad y disponibilidad de ofertas de trabajo (inducidas fuertemente por las empresas demandantes); 2° la creciente demanda de mano de obra cada vez más calificada y tecnificada, como consecuencia del cambio de matriz productiva regional.

Los escenarios sugeridos no tienen un carácter definitivo ni conclusivo, sino que sugieren y proponen tendencias y trayectorias futuras plausibles, en un horizonte de 20 a 30 años.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes [Patagonia sin Represas], verano de 2013.

CRECE EN MAGALLANES LA DEMANDA DE MANO DE OBRA CALIFICADA Y DISMINUYE LA «OFERTA EDUCACIONAL»,  EN UN CONTEXTO DE TRANSICIÓN Y CONCENTRACIÓN DEMOGRÁFICA

Magallanes ha sido históricamente, al igual que el resto de las regiones y provincias patagónicas, un territorio formado y forjado por los intensos y diversos flujos migratorios y de mestizaje cultural.

Trabajadores que emigran hacia Magallanes y la Patagonia en busca de mejores oportunidades laborales [los ingresos y salarios promedios en Magallanes son percibidos en otras regiones, como más elevados que en el resto del país] y jóvenes estudiantes que emigran fuera de la región austral en busca de mejores oportunidades educacionales.

Se observan entonces dos tendencias profundas coincidentes: inmigración laboral y emigración juvenil.

Estas tendencias de futuro [que tienen un referente histórico desde la implantación de una «economía ganadera de exportción» a fines del siglo XIX],  ocurren hoy en un contexto  globalizado y caracterizado por el cambio en la estructura productiva regional, donde se está transitando gradualmente desde una estructura basada en la explotación de recursos naturales, hacia una economía de servicios.

La región de Magallanes actualmente vive -al igual que el resto de Chile- un proceso de transición demográfica, es decir de paulatino envejecimiento de la población, con una disminución de la natalidad [y del tamaño de las familias promedio] y de un incremento relativo del tamaño de la población adulta y anciana.    Al mismo tiempo, los dos censos recientes muestran un incremento de la concentración de la población en la capital regional y se acentúa el despoblamiento de las comunas rurales.

Estos cambios demográficos necesariamente impactan sobre el sistema educacional [el «sector de entrada» de las personas al mundo del trabajo] y sobre la estructura del empleo.

En ese escenario futuro, la ciudad de Punta Arenas, eje demográfico de toda la región previsiblemente será la ciudad con crecimiento poblacional más lento «en las proyecciones hasta el 2010 y para estancarse  en un 0.1% hacia el año 2020» (SERPLAC, Antecedentes Regionales 2010, p. 82).  En Magallanes, la población mayor de 60 años representa el 9.4% y aumentando, la población entre 15 y 59 años representa el 63% y la población entre 0 y 14 años representa el 27.6% y disminuyendo.

http://www.gerontologia.uchile.cl/docs/chien3.htm

En el año 2020, según estimaciones disponibles, Magallanes será una de las regiones con más intenso proceso de envejecimiento y de migración extraregional. «En las regiones de Atacama, Bío Bío, La Araucanía, Aysén y Magallanes, si bien el crecimiento natural sería superior al promedio nacional, el crecimiento total sería menor debido a supuestos de una mayor emigración entre los años 2000 y 2020» y donde disminuye tambien el número de hijos por mujer: 2.4 entre 2000 y 2005 y 1.9 entre 2020 y 2025.

Haz clic para acceder a indice_renovacion_ine.pdf

Seguir leyendo El futuro del trabajo y del empleo en la región magallánica: algunas tendencias y escenarios

La política territorial de Argentina en la Patagonia

La política territorial de un Estado es parte de una concepción estratégica que cada unidad política pone en práctica a lo largo del tiempo con el propósito de afirmar sus intereses nacionales en un determinado territorio.

Este ensayo aborda un análisis de la presencia de una política territorial del Estado argentino en los territorios patagónicos.

LA POLITICA TERRITORIAL ARGENTINA EN LA PATAGONIA

patagonia3