Archivo de la categoría: FUTUROS ALTERNATIVOS

Las tendencias mundiales y el futuro de América Latina – CEPAL, Sergio Bitar

El diseño de políticas públicas en America Latina adolece de escasa profundidad estratégica e insuficiente perspectiva de largo plazo. Ello limita la posibilidad de aprovechar oportunidades o contener riesgos a tiempo. Numerosos países desarrollados de Europa y Asia han fortalecido estas capacidades. America Latina puede ganar conociendo y participando activamente en estos análisis.

americadelsur

 

 

 

Este texto de Sergio Bitar busca contribuir a esta tarea presentando una síntesis de seis tendencias globales dominantes (y explorando escenarios posibles), identificadas por los principales grupos de prospectiva de países avanzados. En seguida se explora el efecto potencial de tales tendencias y escenarios sobre cada una de cinco metas prioritarias destacadas por gobiernos, líderes políticos y sociales y expertos de los países latinoamericanos. En particular, se abordan los temas de gobernabilidad, desigualdad, productividad, integración y alianzas internacionales, desarrollo sustentable y cambio climático. Luego se deducen aquellas áreas que ameritan un seguimiento permanente, incluyendo las estrategias y políticas de naciones avanzadas e innovadoras. Por último se señala cómo organizar esta función prospectiva y reflexión estratégica en gobiernos e institutos, y la conveniencia de articular una red latinoamericana. Se ofrece al lector los vínculos directos a los estudios referidos.

tendencias-futuro-america-latina-sergio-bitar-2016

Anuncio publicitario

La región de Magallanes podría contribuir al debate y política sobre Cambio Climático

En el marco de la inauguración de la Plataforma de monitoreo urbano de gases de efecto invernadero del Centro Mario Molina, el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, lanzó el proceso de Consulta Pública del Anteproyecto de la “Contribución Nacional” frente al Cambio Climático. La consulta se realizará desde el 17 de diciembre hasta el 31 de marzo 2015.

Durante el proceso se organizarán cuatro talleres informativos regionales en Antofagasta, Santiago, Concepción y Valdivia. Estas ciudades fueron elegidas por su vulnerabilidad al cambio climático y las oportunidades de mitigación que tienen frente a este fenómeno.

De estas consultas se espera obtener una Posición  Nacional definida y consensuada frente al Cambio Climático. “Durante la Consulta Pública y el Anteproyecto de la Contribución Nacional, esperamos recibir insumos y observaciones de todos los sectores y actores del quehacer nacional, con la finalidad de mejorar la Propuesta de Contribución Nacional de Chile, que será parte de un nuevo Acuerdo”, señaló el ministro Badenier.

El titular del Medio Ambiente dijo “que esta acción reafirma el compromiso y la importancia que le da el Gobierno de la presidenta Bachelet y el Ministerio del Medio Ambiente a los procesos de participación ciudadana y al involucramiento de la comunidad en la elaboración, construcción y mejoramiento de la política pública”.

Una vez concluido este proceso, la Contribución Nacional será presentada al Consejo de Ministros por la Sustentabilidad y Cambio Climático. Finalmente, se espera que el Ministerio de Relaciones Exteriores lleve el documento a la Secretaria de la Convención de Cambio Climático antes del 31 de junio de 2015.

El ministro Badenier destacó que “la Contribución Nacional será la más nítida expresión del compromiso de nuestro país y nuestro Gobierno con el Cambio Climático y la urgencia de alcanzar el próximo año en Paris un nuevo Acuerdo Climático”.

>>> Entérate cómo participar AQUÍ <<<

Un nuevo Acuerdo para el Cambio Climático

Actualmente, los estados miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), entre los cuales se incluye Chile, negocian un acuerdo multilateral de cambio climático bajo el sistema de Naciones Unidas, que será de aplicación universal y del cual emanarán obligaciones vinculantes de reducción de emisiones para todas las partes.

Durante la Cumbre Climática convocada por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, la Presidenta Michelle Bachelet se refirió a este proceso. “Hemos decidido anunciar el lanzamiento de nuestro proceso de contribución nacional, que será sometido a consulta pública”, dijo la mandataria, quien además ratificó esta decisión en la COP20 de Lima.

La Consulta Pública de la Contribución Nacional, será liderada por la Oficina de Cambio Climático junto a División de Educación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente. Su objetivo principal es recibir insumos y observaciones de todos los sectores y actores nacionales (público, sociedad civil, academia, sector privado, pueblos originarios, entre otros), con la finalidad de mejorar la Propuesta de Contribución Nacional que Chile se ha propuesto presentar a la Secretaría de la Convención sobre Cambio Climático, hacia fin del primer semestre de 2015.

Durante todo este periodo el Ministerio de Medio Ambiente, a través de su página web y de sus Secretarías Ministeriales Regionales, recibirá insumos, observaciones y propuestas provenientes de todos los sectores y actores.

Este proceso, además, considera la presentación ante parlamentarios, lo que permitirá sumar la opinión de diputados y senadores, considerando que serán ellos los que, posteriormente, tendrán que ratificar el nuevo Tratado Climático que se adopte en la COP21, en el 2015.

Plataforma de Monitoreo de Gases de Efecto Invernadero

El lanzamiento de esta Consulta Pública se dio en medio de la inauguración de la  plataforma de monitoreo urbano de gases de efecto invernadero. Esta es una iniciativa que impulsa e implementa el Centro Mario Molina Chile, quienes cuentan además con el apoyo de la Embajada de Suecia.

monitoreo

El Profesor Pedro Oyola, Director Científico del Centro Mario Molina Chile, abordó el objetivo de la plataforma. “El gran sentido es monitorear lo que pasa en Santiago, porque son megaciudades las que albergan las fuentes de emisión más importantes. Un seguimiento de largo plazo permite ver los resultados de políticas de descontaminación y de eficiencia energética en la reducción del aporte de la ciudad al problema del cambio climático”.

La iniciativa cuenta con el apoyo de la embajada de Suecia. Los datos que entregue esta plataforma, serán manejados por el Centro Mario Molina, quienes facilitarán la información para quienes la soliciten.

Tema: Reunión informativa sobre la consulta pública del Anteproyecto de la “Contribución Nacional Tentativa de Cambio Climático”.

Organizadores: Ministerio del Medio Ambiente, Secretaría Regional Ministerial Magallanes y Antártica Chilena.

Autoridad Ministerial: Subsecretario del Medio Ambiente Marcelo Mena Carrasco.

Origen iniciativa: Actualmente, los estados miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), entre los cuales se incluye Chile, negocian un tratado multilateral de cambio climático bajo el sistema de Naciones Unidas que será de aplicación universal y del cual emanarán obligaciones vinculantes de reducción de emisiones para todos los países. Dicho acuerdo debiera firmarse en diciembre de 2015, en París, Francia, en el marco de la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP21) de la CMNUCC.

Es por esto que Chile está realizando un informe con sus contribuciones tentativas, por lo cual el anteproyecto se está sometiendo a esta consulta pública. Se espera que durante el primer semestre de 2015 Chile disponga de  una Contribución Nacional definida y consensuada al más alto nivel político-técnico, y que cuente con el respaldo de los diferentes actores y sectores del quehacer nacional.

Consulta Pública de la Contribución Nacional (INDC): El miércoles 17 de diciembre de 2014, se dio inicio a la Consulta Pública de la Contribución Nacional Tentativa (INDC), por el Ministro de Medio Ambiente Pablo Badenier, acompañado por el jefe de la Oficina de Cambio Climático Fernando Farías y su equipo. Esta se extenderá hasta el 31 de marzo de 2015 (105 días corridos).

Regiones en las que se desarrollará la consulta: Metropolitana, Magallanes, Los Ríos, Bío Bío, Antofagasta y Araucanía.

Finalidad de los talleres: El documento final representará la contribución que Chile quiere realizar para el periodo posterior a 2020 en cuanto a mitigación, adaptación y creación de capacidades para enfrentar el cambio climático. Se entregará a la ONU en 2015.

Acceso al Formulario de Consultas y Anteproyecto:  http://portal.mma.gob.cl/consultacontribucion/

Presentación en el Consejo Consultivo Nacional: (marzo de 2015).

Presentación ante Parlamentarios, diputados y senadores: (marzo de 2015).

HOME: El impacto de la Humanidad en el mundo – Video documental

Presentamos un documental llamado Home, el cual trata del estado de nuestro planeta y de los desafíos que debemos aceptar para protegerlo. La película, producida por el cineasta francés Luc Besson, se emitió al mismo tiempo en cadenas de televisión, en Internet, en DVD y en salas de cine del mundo entero el 5 de Junio (día mundial del medio ambiente) de 2009.

El video Home no tiene ningún interés comercial gracias a Europacorp que se encargó de distribuirla gratuitamente. Actualmente la han visto 450 millones de personas de más de 100 países. La película está narrada en español por Salma Hayek.

El creador, Yann Arthus-Bertrand, es un fotógrafo francés que antes fotografiaba animales, en especial en regiones salvajes como la reserva Masai Mara de Kenia. Luego dio un giro a su carrera con la fotografía aérea y publicó más de 60 libros con sus fotografías tomadas desde helicópteros y globos aerostáticos en todas partes del mundo.

El trabajo de este artista va más allá de ser fotógrafo. Por ejemplo, en 2008 creó GoodPlanet Junior junto con la Liga francesa de la Enseñanza. En dicho proyecto, niños de familias de escasos recursos podían disfrutar de unas vacaciones y aprender los conceptos básicos de ecociudadanía en un espacio natural protegido.   Yann Arthus-Bertrand propone en todos sus proyectos respuestas concretas al público por medio de la concientización.

Actualmente es considerado un ecologista más que un fotógrafo. Gracias a este compromiso, el 22 de Abril de 2009 fue nombrado Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA).

El nacimiento de HOME se encuentra en el trabajo de Yann, quién hizo una serie llamada Visto del Cielo que se transmitió en la televisión francesa. En cada episodio de Visto del Cielo se analiza un determinado problema ecológico y tiene tomas aéreas y entrevistas. Gracias a esta experiencia televisiva, inició el rodaje de HOME.

Este video HOME fue transmitido en Magallanes a fines del mes de diciembre de 2014, por el canal de televisión de la Universidad de Magallanes.

Vea y descargue aquí el video:

http://www.veoverde.com/2014/06/home-un-documental-sobre-el-impacto-de-la-humanidad-en-el-mundo-ecocine/

El Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes: una mirada geopolítica

La decisión del actual Gobierno de incorporar al proceso de desarrollo regional un Plan Especial para Zonas Extremas, adicional a la inversión regional y sectorial, y por un monto global estimado superior a los 300 millones de dólares, expresa una voluntad política que tiene dos fundamentos estratégicos: un propósito descentralizador (susceptible de tensionar el sistema de inversiones públicas y de gestión regional de gobierno y administración) y una mirada geopolítica al territorio objeto y sujeto del Plan.

Cada uno de los 25 proyectos que componen la cartera de inversión del Plan especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes (PEDZE), podría ser leído desde una perspectiva geopolítica, es decir, de la  relación existente entre los actores del desarrollo y los espacios y territorios en los que dicho desarrollo se produce y tiene lugar.

LOS COMPONENTES GEOPOLÍTICOS DE LA DESCENTRALIZACIÓN.

Más aún, la finalidad descentralizadora del conjunto del Plan, puede analizarse desde una óptica geopolítica.

Las numerosas iniciativas como, por ejemplo, las que beneficiarán en materia de habitabilidad, energía e infraestructura en Puerto Williams, Puerto Edén, Natales y Porvenir, responden a la necesidad de favorecer el asentamiento, la radicación, la mejor calidad de vida y el fomento productivo en dichas localidades, del mismo modo como los proyectos de infraestructura vial en Tierra del Fuego y Ultima Esperanza, tienden a fortalecer la conectividad de puntos poblados y centros productivos.

El eje conceptual geopolítico del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas es la perspectiva de la conectividad, es decir, la noción que la expansión de los espacios y puntos conectados entre sí en los territorios, densifica la malla de caminos y rutas y amplifican las posibilidades de facilitar los flujos de inversión, las corrientes migratorias y las condiciones de vida sustentables para los habitantes y las comunidades.  En esa perspectiva, el proyecto de construcción de la conectividad digital via fibra optica por territorio nacional, cumple una finalidad estructurante de gran potencialidad geopolítica y geoeconómica.

Se logra al mismo tiempo una disminución de la dependencia territorial externa para las conexiones de internet. y al mismo tiempo se expande la red de conexiones al interior del territorio regional, alcanzando las comunas que hoy aparecen desconectadas o insuficientemente conectadas a las tecnologías TIC.

La ruralidad magallánica se verá beneficiada por el acceso a las redes digitales.

GEOPOLÍTICA, DESARROLLO TERRITORIAL Y DESARROLLO MARÍTIMO.magallanesalsur

Magallanes tiene al mismo tiempo, una vocación geográfica marítima, oceánica y antártica.

Podría incluso afirmarse que esta región austral es la región más marítima de todo el territorio nacional: es la única región bioceánica de Chile, con los principales pasos interoceánicos y con la mayor proximidad de los territorios antárticos.   Por lo tanto, las exigencias de conectividad de Magallanes en el siglo XXI, para poder alcanzar el desarrollo, se asocian estrechamente a las plataformas digitales, y a la disponibilidad de rutas, puertos y aeropuertos modernos y eficientes.

En síntesis, la geopolítica de Magallanes implica necesariamente una interrelación estrecha entre desarrollo marítimo y desarrollo territorial, tal como sucedió en la época pionera de esta región (1870-1950), cuando la expansión de una economía ganadera de exportación se asoció estrechamente a la creación de nuevos puertos y a la construcción de una amplia red de caminos desden los centros productivos hacia las ciudades cabeceras del territorio.

Por lo tanto, la cartera de proyectos del Plan destinados a fortalecer y mejorar la infraestructura aeroportuaria y, sobre todo, portuaria en la región (Puerto Natales, Puerto Williams y Punta Arenas) contiene implicancias de orden geopolítico de gran impacto futuro.  La dársena proyectada en Puerto Mardones de Punta Arenas, así como la infraestructura portuaria en Puerto Natales y Puerto Williams, se inscriben en la lógica territorial de expandir las capacidades de carga y de recalada, en una perspectiva de fortalecer la condición marítima de la región.

Sin perjuicio de su doble vocación, la futura dársena del Puerto Mardones puede generar sinergias de movilización de carga y recalada de buques, que potencien la vocación logística, antártica y científica de Punta Arenas en el estrecho de Magallanes y favorecer la conectividad marítima de Punta Arenas con los demás puertos de Magallanes, la Patagonia argentina y el resto del mundo.  Debe valorizarse que este proyecto, representa ademas una experiencia de gestión conjunta entre ASMAR Magallanes (el astillero más austral del mundo) y la Empresa Portuaria Austral.

Cuando el PLan de Zonas Extremas esté completamente ejecutado, la imagen territorial de Magallanes habrá cambiado, y las ciudades de Puerto Williams, Puerto Natales, Porvenir y Punta Arenas, los polos principales de desarrollo territorial de Magallanes, estarán más y mejor conectados por vía marítima, aérea y terrestre, entre sí y con el resto del país y del mundo.

Manuel Luis Rodríguez U.

El Plan Especial de Desarrollo para Zonas Extremas y el futuro de la región de Magallanes

La ciudadanía de Magallanes, expresada a través de un amplio espectro de organizaciones sociales, gremiales, sindicales, territoriales y ciudadanas fueron consultadas para la elaboración de un Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas.

El método de consulta y participación ciudadana aplicado, en algo diferente que hizo posible la formulación del Proyecto Región en 1993, pero permitió recoger la experiencia, las necesidades, las urgencias y las aspiraciones de toda la comunidad magallánica.

Un conjunto de ejes temáticos, asociados con conectividad, energia, desarrollo social, vivir y emprender, y ciencia, tecnología e innovación sirvieron como marco conceptual de discusión para numerosas mesas temáticas y un seminario interinstitucional organizado por la Gobernación Provincial de Magallanes y la Universidad de Magallanes, así como un conjunto de diálogos ciudadanos en las 9 comunas de la región, además de los compromisos institucionales asumidos por los propios concejos comunales y por el Consejo Regional.

Evidentemente que en 100 días no se pueden construir proyectos de calidad técnica adecuados a la diversidad de demandas de la ciudadanía, pero el Plan es mucho más que una serie de proyectos y un presupuesto de asignación de recursos.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LOS TERRITORIOS.

El gran reclamo de la ciudadanía durante el gobierno anterior fue la exigencia de participación.

Y uno de los déficit de participación en el gobierno anterior, originado en la falta de consulta adecuada a la ciudadanía para elaborar el Plan Magallanes, resultó en una decisión inconsulta de tarifas del gas que explotó en una huelga regional que paralizó la región durante una semana en 2011.   Esa experiencia no puede volver a repetirse.

Todas las comunas de la región de Magallanes fueron escuchadas en el levantamiento de propuestas para el Plan de Desarrollo de Zonas Extremas.  Fueron escuchados los dirigentes sociales y los concejales, los alcaldes y los parlamentarios, los académicos y los trabajadores, los empresarios y los dirigentes vecinales, los funcionarios y los profesionales, los dirigentes políticos y los líderes de opinión.

En este proceso político y técnico, Gobierno regional y la Gobernación Provincial de Magallanes lideraron el proceso de diseño,  consulta y de participación ciudadana.

La amplitud y diversidad de las instancias de consulta y participación aseguran que el Plan de Zonas Extremas es el resultado coherente de lo que la ciudadanía de Magallanes anhela y necesita, siempre partiendo del concepto que no se trata de una simple lista de proyectos, sino que expresa más profundamente una visión del desarrollo futuro de la región.

PROYECTOS Y MEDIDAS DE POLITICA PUBLICA.

Se presentan a continuación todos los proyectos y medidas incluidas en el Plan de Zonas Extremas para Magallanes:

Creación de un Centro de Investigaciones BioMédicas enn la Universidad de Magallanes.

Diseño y Construcción de un Centro Científico y Museográfico antártico.

Proyecto de conectividad digital por medio de cable submarino de fibra optica.

Diseño y construcción mejoramiento ruta marítima de navegación sector Kirke Ultima Esperanza.

Estudio de mareas y modelo de gestión dársena Puerto Mardones Punta Arenas.

Diseño y construcción ruta Porvenir Manantiales Tierra del Fuego.

Diseño de infraestructura portuaria Puerto Natales.

diseño y construción infraestructura portuaria multiproposito Puerto Williams.

Diseño y construcción reposición terminal aeropuerto Puerto Williams.

Costanera Puerto Williams.

Construcción ruta Hollemberg Rio Perez Ultima Esperanza.

Diseño y construcciónta Y71 Porvenir Onaisin Tierra del Fuego.

Compra y urbanización terrenos para soluciones habitacionales Punta Arenas y Puerto Natales.

Solución integral servicios básicos sector periurbanos Pampa Redonda, LlauLlau, Loteo Varillas y Vrsalovic, Punta Arenas.

Construcción centros de tratamiento residuos solidos Punta Arenas y Porvenir.

Construcción mejoramiento integral Rio de las Minas Punta Arenas.

Programa soluciones integrales habitabilidad Puerto Eden, Ultima Esperanza.

Programa soluciones integrales habitabilidad Puerto Williams.

Permanencia del subsidio del gas natural región de Magallanes.

Construcción micro central eléctrica Puerto Eden.

Construcción extension red electricidad Cerro Castillo.

Construcción Casa de la Memoria y Derechos Humanos, Punta Arenas.

Diseño y construcción Biblioteca Regional y Archivo Regional, Punta Arenas.

Elaboración de un Estatuto para Magallanes que armonice y actualice todas las leyes de incentivos existentes.

Creación de una Corporación de Desarrollo que impulse el emprendimiento en la región.

Plan de Turismo Zonas Extremas.

Fortalecimiento de la gestión regional.

Fortalecimiento de la gestión municipal.

DESIGUALDAD TERRITORIAL Y DESCENTRALIZACIÓN.

El concepto central que articula al Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes es el propósito de superar la desigualdad territorial y una idea integradora del desarrollo presente y futuro, que apunta a un desarrollo humano y sustentable, que haga posible la integración territorial, que favorezca la conexión de Chile por Chile, que abra la puerta a un desarrollo energético que incorpore gradualmente energías renovables en la matriz energética regional.

El Plan es una apuesta de descentralización en favor de las localidades y puntos mas alejados del territorio regional: localidades como San Gregorio, Laguna Blanca, Timaukel, Torres del Paine, Rio Verde y otros que viven en el centro de la ruralidad magallánica, necesitan un impulso de desarrollo que fortalezca la identidad local y pagtagónica y su propio crecimiento.  Localidades extremas como Puerto Williams o Puerto Eden necesitan ser escuchadas y que la toma de decisiones se realice a través de un Estado cuyos servicios públicos están presentes  junto a sus habitantes, resolviendo sus necesidades.

Sería inconcebible un Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas que no contenga proyectos y  soluciones para cada una de las localidades rurales y alejadas de las 9 comunas de la región de Magallanes.

No es el desarrollo o el crecimiento para algunos pocos, o para un sector o para un territorio, es el propósito de contribuir eficazmente a forjar mejores condiciones y calidad de vida para los habitantes de la región, energía a precios justos, desarrollo social integrador para los más necesitados, facilidades e incentivos de carácter inclusivo para vivir y emprender en Magallanes y generar las condiciones para expandir la capacidad de hacer ciencia, tecnología e innovación en esta región austral, mirando hacia la Antártica y los espacios australes.

El Plan es una mirada a la vez estratégica y prospectiva sobre un futuro posible del desarrollo regional, incorporando las necesarias variables geopolíticas que aseguren la mejor integración de Magallanes en el territorio nacional.  Y representa también un esfuerzo ordenado de descentralización de las políticas públicas y de la acción del Estado en la Patagonia austral, para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los magallánicos.

Manuel Luis Rodríguez U.patagonia3

La Agenda de Energía y el desarrollo futuro de Magallanes

El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y de la Nueva Mayoría, colocó en la agenda política del momento la Agenda de Energía en base a la cual se debería comenzar a formular una Política Estratégica del Estado en materia energética.

El texto presenta varias novedades y la más notable, es que se haya efectuado un proceso intenso de participación ciudadana para recoger las demandas y propuestas de la ciudadanía en una materia fundamental para el desarrollo del país.  La segunda novedad inédita de este proceso, es que se hayan consultado y recogido las particularidades de las regiones.  Y la tercera característica reside en el propósito de construir una Política de Energía con sentido prospectivo, es decir, que de cuenta adecuadamente de los escenarios del corto, mediano y largo plazo, y apunte hacia el 2.050.

Este es uno de los sellos políticos más valiosos de la nueva Agenda energética.

ENAP EN LA REGIÓN DE MAGALLANES.

ENAP comenzó en Magallanes, dando inicio a un largo ciclo del desarrollo regional, desde la década de los cincuenta hasta el presente.

Hoy día ENAP se abre a la perspectiva de un nuevo ciclo social y político.

Para la región de Magallanes, el futuro y el presente de ENAP sigue siendo un nudo crucial del desarrollo, no solo por la importancia gravitante de la estatal en los recientes cincuenta años de historia económica regional, sino sobre todo porque para la mayoría de la ciudadanía de la región, el rol del ENAP debiera ser nuevamente gravitante en materia energética.  Todos los actores sociales y económicos regionales coinciden que ENAP está destinado a ser la empresa energética de Chile en la región, en términos de inversión, de capital humano y de exploración, explotación y suministro de energías.

ENAP EN LA AGENDA DE ENERGIA 2014.

En esta materia los objetivos anunciados de la Agenda Energética específicamente con respecto a ENAP son los siguientes.  Hemos destacado en negrita el texto del objetivo planteado por la Agenda Energética 2014 acompañado de nuestro análisis:

a)      Se fortalecerá el rol de ENAP como empresa de hidrocarburos en el país, profundizando su participación en la exploración y explotación de petróleo y gas natural, con un esfuerzo especial en la cuenca de Magallanes, en petróleo y gas no convencional. Asimismo, deberá impulsar la promoción de las otras cuencas del país para atraer la inversión de empresas internacionales.

El fortalecimiento del rol de ENAP parece no ir acompañado de una expansión territorial de las operaciones de la empresa en el territorio nacional, ya que se deja a ENAP la tarea de promocionar (o sea, de limitarse a hacer difusión, lobby y publicidad) para que vengan empresas internacionales a invertir en otras cuencas de hidrocarburos del país.  Si pretendemos que se fortalezca el rol de ENAP en la exploración y explotación, debería haber una potente inyección de recursos que aseguren que sean proyectos prioritarios de ENAP para explorar y explotar petróleo y gas, sin perjuicio que a continuación la estatal venda el hidrocarburo a las empresas privadas que lo requieran.

Cabe observar que el ingreso de ENAP en proyectos de «shale gas», debieran tomar todas las consideraciones ambientales necesarias a la luz de la experiencia internacional en materia de inyección de agua en las napas subterráneas para extraer gas, con efectos perniciosos sobre la calidad y potabilidad de las aguas de dichas napas.

Si el rol que se quiere dar a ENAP es la de la empresa de hidrocarburos del país (concepto restringido que no compartimos), entonces ENAP debiera volver a sus orígenes empresariales de los años cincuenta y que figuran en la Ley que rige su funcionamiento: que se haga cargo de la exploración, explotación, distribución y comercialización de hidrocarburos en todo el país, sin perjuicio del «rol subsidiario» que puedan desempeñar algunas empresas privadas en el negocio petrolero y gasífero, pero donde el Estado y ENAP fijan las reglas del juego del mercado.

b)      Disminuiremos el índice de accidentabilidad. En 2018 se deberá alcanzar el nivel de empresas petroleras seguras a nivel mundial, estableciendo además una política de responsabilidad social corporativa que valore la acción de la empresa en las zonas donde opera.

c)      Haremos que ENAP tenga un rol activo para la seguridad de suministro de combustibles líquidos y gas natural para el país. Se fortalecerá su logística relacionada al abastecimiento de combustibles del país e impulsaremos el desarrollo del gas natural en la matriz energética nacional y potenciaremos su capacidad de análisis y estudio para desarrollar y ejecutar proyectos estratégicos para atender las necesidades energéticas del país.

Este objetivo se corresponde con una de las demandas más sentidas de la población magallánica: que ENAP se haga cargo del suministro de gas natural en la región de Magallanes, sin necesidad que el gas natural producido por ENAP pase por un intermediario privado y sea vendido al consumidor.  Puede interpretarse este objetivo de la Agenda en el sentido que sea ENAP la que se abra al negocio de la distribución de combustible en todo el país, atendiendo a una necesidad energética urgente de los ciudadanos: que los precios de los combustibles disminuyan al consumidor.   Pero esa posibilidad, depende que el Estado de Chile defina su propio nuevo rol frente al tema energético: que no sea el mercado el único que define los precios (por las distorsiones e inequidades que produce), sino que sea el Estado el que determine una política de precios en función de otros criterios, no solo mercantiles.

Al mismo tiempo, fortalecer la «logística de abastecimiento» ¿no debería significar que ENAP gestione y opere sus propias bombas bencineras y que distribuya y comercialize directamente el gas natural, gas natural licuado y petróleo a los consumidores del mercado nacional?

d)     Desarrollaremos una discusión en el marco de la política energética de largo plazo, junto a los trabajadores de la empresa y demás actores clave, en relación a la institucionalidad de la empresa de cara a los desafíos del futuro. Fruto de este trabajo, enviaremos a más tardar durante el primer trimestre del año 2016 un proyecto de ley para establecer el gobierno corporativo que le permita cumplir con el nuevo mandato, misión y ordenamiento establecido.

Este objetivo abre la puerta para un proceso de discusión participativo y técnico-político respecto de la institucionalidad de ENAP y de su gobierno corporativo.

e)      En el mismo proyecto de ley de gobierno corporativo de ENAP se estipulará la capitalización de la compañía, acción que mejorará su balance financiero y le permitirá emprender las inversiones que mejoren su eficiencia y resultados económicos. ENAP contará con el capital, financiamiento, recursos humanos y tecnología para cumplir su misión como la empresa energética pública del país.

La capitalización de ENAP debiera tener a lo menos dos dimensiones perfectamente complementarias: por un lado, el mejoramiento del balance financiero disminuyendo -por ejemplo- los elevados costos originados en la profusión de ejecutivos, en una empresa que ha sido sistemáticamente depredada por políticas neoliberales de capital humano disminuyendo sus equipos profesionales y técnicos, en los años recientes.  Y por otro lado, la capitalización más importante de ENAP deberá ser la aplicación sistemática de una Estrategia de Recursos Humanos que potencie los equipos de trabajo en función de la expansión y de los nuevos proyectos de la empresa.

f)       Los nuevos proyectos que inicie ENAP deberán tener rentabilidad privada positiva, de modo de que éstos no destruyan valor a la compañía. En caso contrario, estos proyectos debieran contar con subsidio fiscal explícito y previamente definido (de acuerdo a criterios OCDE).

La política del Estado de Chile para ENAP debiera asentarse sobre una amplia cartera de proyectos, iniciados por ENAP, orientados a ampliar la capacidad del país para suministrar recursos energéticos necesarios al desarrollo del país.

Sin embargo, un análisis estratégico y prospectivo de los escenarios energéticos del país para las siguientes décadas indican que la energía proveniente de los hidrocarburos está condenada a seguir dependiendo de la fluidez y fluctuación de los precios internacionales: los precios del gas natural y del petróleo siguen una tendencia al alza en los recientes diez años y las condiciones de inestabilidad en las grandes regiones gasíferas y petroleras del mundo indican que seguirán subiendo.

Al tiempo que Chile aumenta su propia dependencia de los hidrocarburos, el país no dispone de todas las reservas suficientes de estos combustibles para completar su creciente demanda, por lo tanto, la matriz energética del país está «condenada» a abrirse hacia las nuevas energías renovables, para evitar la carbonización de la matriz y el incremento del aporte chileno a la huella de carbono al balance global.

Por tanto, la institucionalidad energética del país se encuentra en un cuello de botella político: o se abre ENAP a la exploración y explotación de las demás energías como filiales dentro del mismo holding corporativo; o se transforma a ENAP en una Empresa Nacional de Energías que asuma la totalidad de la oferta de energía disponible en el territorio nacional.

g)      En la Región de Magallanes, si bien es un área de exploración estratégica, los nuevos proyectos se enfrentarán compartiendo el riesgo con privados y considerando la necesidad de revisar la política de precios existente en la región, con el objeto de evitar que la capitalización no se transforme en un subsidio encubierto y adicional al ya existente.

Este es el aspecto más neoliberal de la agenda energética presentada al país.  El colocar a ENAP a competir con Methanex, Geopark, Petrobras y otras compañías extranjeras en el propio territorio de Magallanes, es un concepto que oculta y silencia la necesidad de que el Estado de Chile revise y repiense el concepto de los CEOP, que han operado como mecanismo de privatización de los procesos exploratorios y de producción de hidrocarburos en el país.

Si pretendemos entregarle a ENAP el rol de la empresa energética publica del país, no es la lógica competitiva la que va a fortalecer a la empresa estatal chilena, sino sobre todo su capacidad para ejercer una responsabilidad social empresarial con claro sello social y para constituirse en el actor estratégico y principal (aunque no el único) en la actividad energética y en la aplicación de una política estratégica del Estado de Chile en materia energética.  Pero, observamos que si va a ser potenciada como la empresa energética del país (como dice el punto e), no se puede limitar a ENAP al negocio de los hidrocarburos (como dice el punto c), sino abrirse a las demás energías del país.

El territorio de Magallanes es uno de los más ricos de Chile en diversidad de fuentes energéticas: no solo hay enormes reservas de carbón que podrían transformarse en energía accesible a toda la Patagonia, sino que además hay sectores donde se presentan los vientos más intensos, además de las mareas del estrecho de Magallanes y los canales australes y la biomasa.

Por lo tanto, la diversificación de la matriz energética regional, podría ser un atributo de Magallanes para producir energías limpias, para acercar e interrelacionar el potencial energético magallánico con los espacios antárticos y para generar las condiciones de un desarrollo sustentable.  La elaboración de una Política de Estado en materia de energía es una oportunidad para que la ciudadanía y todos los actores sociales, económicos, políticos, académicos e institucionales hagan oir su voz y sus propuestas.

El futuro del desarrollo de Magallanes, de un desarrollo humano y sustentable de la región mas austral de Chile, depende de un desarrollo energético que apunte a las energías renovables.

Manuel Luis Rodríguez U.

patagonia3

La explosión de las regiones

A lo largo de los dos últimos gobiernos en Chile y especialmente durante el gobierno de la coalición de derecha, en el país se ha producido una notoria eclosión de las demandas, las movilizaciones ciudadanas y de los sentimientos regionalistas.  En una secuencia que sorprendería al observador, Magallanes, Aysén, Calama, Freirina, Corral, Isla de Pascua, Arica, Tocopilla… son expresiones locales y regionales que ponen de relieve la extensión y profundidad de la indignaciónh ciudadana con los efectos perversos del centralismo y el neoliberalismo.

Asistimos en los hechos y en todo el país, al fracaso del centralismo neoliberal.

En un orden global dominado por las tecnologías de la información y las comunicaciones, la ubicuidad de los ciudadanos, los movimientos y las causas, las protestas ciudadanas regionales en Chile han repercutido inmediatamente en el espacio público nacional e incluso internacional y han producido efectos multiplicadores que han significado la caída de ministros y han contribuido significativamente al desastroso deterioro de la popularidad del gobierno y del Presidente.

Cuando las redes sociales y algunos medios de comunicación han mostrado las dramáticas escenas de fuerzas policiales actuando  con violencia desmedida y reprimiendo masivamente a los ciudadanos de Aysén, de Freirina, de Calama, de Corral, solo están poniendo en pantalla el drama de las regiones y comunas que reclaman mejor salud pública y mejores servicios públicos, y reciben a cambio gases lacrimógenos y contingentes de policías enviados por el gobierno central.

Las regiones y comunas aisladas y deterioradas en su calidad de vida reclaman soluciones… y el gobierno central les envía policías de fuerzas especiales, especialmente preparadas para reprimir violentamente.

Pero esta eclosión regionalista no es solo de ahora.

CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA Y ASAMBLEAS CIUDADANAS  EN REGIONES.

No es un fenómeno nuevo: desde la epoca de la dictadura numerosos actores sociales y políticos fueron construyendo propuestas regionalistas.  Pero, durante la prolongada etapa de la transición, la formación de partidos y movimientos regionalistas de contenido ecologista, económico, identitario o sociopolítico, no ha garantizado ni obtenido modificar lo esencial de las estructuras centralistas de poder y las reformas introducidas a la institucionalidad política y administrativa no han cambiado el eje del modelo político y económico centralista.

La demanda de las regiones hoy -dentro de su aparente diversidad y de las innumerables particularidades locales- se centra en el reclamo por la toma de decisiones centralistas, por la percepción de postergación, abandono y aislamiento en que se sienten las comunas y las regiones respecto del centro político y económico, por el flagrante desequilibrio en la distribución de los recursos y los beneficios,  en la lentitud de los procesos burocráticos y administrativos para resolver problemas y urgencias locales.

El modelo neoliberal hace crisis también en y por sus regiones, porque a la concentración política del poder en un centro institucional (Santiago) se suma la concentración económica territorial y el centralismo empresarial cuya capacidad de absorción de recursos (naturales, energéticos…) es exactamente equivalente a la concentración de la riqueza en los centros corporativos de la capital.

En la construcción socio-política de las agendas de las regiones y de las comunas en movimiento, las asambleas ciudadanas son un eje articulador de las demandas y propuestas y un espacio de convergencia de los movimientos sociales, las organizaciones de base y las militancias comprometidas con la causa.  Con frecuencia, las agendas de las asambleas ciudadanas no recogen solo las demandas actuales y prioritarias, sino también ponen sobre la mesa viejas aspiraciones no resueltas, sentimientos e identidades de antigua data y propuestas de solución que se combinan con las urgencias del presente.

Hoy existen en Chile más asambleas ciudadanas que ciudades en estado de movilización, (Ver: http://coordinadoradeasambleasmetropolitanas.blogspot.com/), así como hay asambleas ciudadanas que se extienden por todo el mundo (ver: http://www.asambleas-ciudadanos.net/index.php?lang=es).

Tanto en Calama, como en Aysén, en Magallanes, en Freirina y ahora en Tocopilla, las asambleas ciudadanas (conglomerados de trabajo unitario con amplia capacidad de convocatoria y movilización y con fuerte repercusión mediática), han sido el actor crítico central en el despliegue de las aspiraciones y demandas regionalistas y locales alrededor de sus agendas.

LOS DOS CENTRALISMOS DE CHILE

No se puede perder de vista, para comprender la esencia del problema de las demandas de las regiones en el Chile de hoy, que el modelo de desarrollo dominante ha producido (y heredado) un tipo de Estado y de administración piramidal, vertical y centralizado, que concentra todos los procesos de decisió de las políticas públicas en un centro rector único nacional, pero, al mismo tiempo, que funciona mediante un sistema económico altamente concentrado que favorece la centralización de las decisiones empresariales y económicas, de la inversión y del capital.

La gente reclama contra el centralismo estatal, pero junto a este centralismo administrativo y político, funciona un poderoso centralismo corporativo y empresarial y ambas formas de centralismo se nutren, se retroalimentan y se complementan.

En este contexto, las regiones reclaman más participación y desde Santiago se les conceden algunas migajas en la forma de bonos y otros beneficios paliativos.

En definitiva, las regiones y la ciudadanía de las regiones perciben que son utilizados por los poderes económicos, corporativos y empresariales como territorios de explotación y extracción de recursos naturales, financieros, económicos y humanos para beneficio de un solo centro político-económico-comunicacional de decisiones radicado en la capital del país.

Cada vez es más evidente en Chile, y los ciudadanos toman conciencia en forma cada vez más amplia y colectiva, que las regiones en este Estado subsidiario y en este sistema neoliberal, operan como periferias dependientes, como espacios de dominio, de extracción, de explotación y de poder subordinado, como lugares subsidiarios donde la hegemonía se resuelve en una capital lejana.

Cuando en Chile tenga lugar el proceso de construcción de una asamblea constituyente y de una nueva Constitución, proceso ciudadano que ya se ha puesto en movimiento, será necesario formular un nuevo pacto político e institucional, una nueva relación entre el Estado central y las regiones, un nuevo contrato social y territorial  que apunte hacia mayores rangos de autonomía, de participación, de descentralización y de fortalecimiento de la ciudadanía regional y local.

Manuel Luis Rodríguez U.

pluma3

Ciudadanía, territorios y movimientos sociales: una perspectiva desde Magallanes

PREFACIO
Los amplios e inesperados movimientos sociales que hemos presenciado en Chile en los años recientes han roto con la dinámica centralizadora de los acontecimientos en la escena pública.  Se han movilizado entre 2010 y el presente, la ciudadanía de Magallanes, Aysén, Freirina, Tocopilla, Isla de Pascua, Calama, Arica, Antofagasta, Lota y otras localidades.  ¿Qué es lo que une a estas distintas expresiones de movilización social en los territorios del país? Creemos que un hilo conductor que los relaciona -aunque no es el único- es la queja contra el centralismo.
La explosión de las demandas regionales, no es el resultado de la acción deliberada de los «partidos regionalistas» ni de minorías iluminadas, sino es la respuesta espontánea de la ciudadanía que se ha organizado contra el abuso, la discriminación, el centralismo y la inequidad de las políticas neoliberales adoptadas desde los niveles centrales del Estado.Se trata además de un fenómeno de amplitud mundial: la emergencia de las regiones como nuevos actores políticos en la escena internacional.

Este ensayo tiene por propósito fundamental analizar y explorar -desde una perspectiva multidisciplinaria de las Ciencias Sociales y en particular desde la Ciencia Política- los distintos factores que relacionan el centralismo estatal y corporativo que afecta a la sociedad chilena con el modelo de desarrollo y de acumulación dominante.
Manuel Luis Rodríguez U.
Punta Arenas – Magallanes, invierno de 2013.
ACUMULACIÓN DE LA RIQUEZA, CENTRALISMO Y DESIGUALDAD TERRITORIALUn fantasma recorre el país: el fantasma de las regiones y de la ciudadanía de esos territorios, que se sienten excluídos, postergados, discriminados.

El Estado centralizado en Chile (este Estado subsidiario inspirado en el paradigma ideológico neoliberal), ha fracasado en producir o inducir desarrollo equitativo en el territorio nacional.

Las asambleas ciudadanas que han surgido en todo el territorio nacional, representan el fracaso de la política gubernamental basada en el centralismo de las decisiones y los partidos políticos han tenido que plegarse a la nueva dinámica de empoderamiento y protagonismo de la gente movilizada.
En la nueva dinámica desplegada por los movimientos sociales y ciudadanos, las regiones vuelven a ser protagonistas del debate público y actores centrales del cuestionamiento al modelo neoliberal y centralizado de desarrollo.
Las regiones y la ciudadanía de las regiones entienden y están tomando conciencia aceleradamente que el modelo neoliberal funciona en Chile como una poderosa maquinaria estatal y empresarial de extracción de recursos financieros, recursos humanos, recursos naturales y energéticos, desde los territorios regionales y locales, para beneficio de un núcleo central de poder económico y político.
El centralismo del aparato estatal y de las empresas y corporaciones acentúa la desigualdad territorial, segura y profundiza la explotación territorial de los recursos, y asegura la acumulación centralizada de la riqueza, los beneficios, las ganancias, las plusvalías y el capital.  Como es sabido, el modelo de acumulación del capitalismo en Chile, se caracteriza por una creciente concentración de la riqueza.  Esa concentración de la riqueza es, a la vez, corporativa (en grupos económicos) y territorial.    
 Parafraseando la definición de Marx, entendemos que la directriz, el fin y el objetivo de la producción capitalista, son extraer la mayor cantidad posible de plusvalía y consecuentemente explotar la fuerza de trabajo al máximo nivel posible y particularmente en los territorios hegemonizados por el capital.
A medida que el número de trabajadores empleados aumenta, también lo hace su resistencia a la dominación del capital, y con ello, la necesidad del capital de derrotar esta resistencia mediante una contrapresion. El control material, comunicacional y territorial ejercido por los capitalistas no es sólo una función especial determinada por la naturaleza del proceso social de producción, es también al mismo tiempo una función territorializada de la explotación del proceso social de trabajo, y esta consecuentemente enraizada en el inevitable antagonismo entre el explotador y la materia prima viva y trabajadora que él explota.
Del mismo modo, la concentración del capital y la riqueza, produce una distribución desigual del ingreso en Chile, la que desde hace años está entre las peores de América Latina,  a su vez, el continente más desigual del planeta.
Hay entonces una distribución desigual del ingreso no solo en los distintos estratos socio-económicos de la población, sino también que se manifiesta en una distribución territorial desigual del ingreso, del crecimiento, del desarrollo y de la riqueza.El análisis de las cifras de distribución de la riqueza en el tiempo y en el territorio, muestra que Chile tiene una de las economías más desiguales en el mundo.   Pero Chile también es desigual en sus territorios, además de sus diferencias sociales y de clase. Las personas que con su trabajo manual e intelectual crea la riqueza, y sus familias, no percibe con equidad el resultado de su trabajo, y esa desigualdad se manifiesta también en el plano territorial: existe una desigualdad territorial allí donde los habitantes de una región o comuna, no acceden a determinados beneficios del desarrollo como efecto de su localización en un territorio apartado, lejano, extremo o aislado.

El centralismo no es entonces una falla accidental del modelo de desarrollo o del aparato del Estado y la administración, ni es sólo el resultado episódico de determinadas prácticas de los sucesivos gobiernos.
En un sistema capitalista y neoliberal como el dominante hoy ren Chile, el centralismo es uno de los mecanismos claves, estratégicos, para asegurar el patrón de acumulación de la riqueza y de concentración del capital, y para garantizar la dependencia de las regiones y las comunas respecto de un centro único rector del desarrollo, de la acumulación y de la toma de decisiones de las políticas públicas y de las politicas corporativas.
En este modelo de desarrollo centralizado y acumulador de riqueza, el centralismo es funcional a esa acumulación de riqueza y a esa concentración del capital.
HACIA UNA DEMOCRACIA DE LOS TERRITORIOS
Hay una democracia territorial pendiente a alcanzar en nuestro país.
En el marco del proceso de cambio constitucional que debiera producirse en los años venideros, la definición de una nueva Constitución está intimamente asociada a la redefinición de las relaciones entre el Estado central, las regiones y las comunas.   Esta definición implica un amplio debate político, ideológico y ciudadano acerca del Estado y del rol del Estado en los territorios.
Consiste básicamente en una demanda de participación de la ciudadanía organizada, un reclamo de que las decisiones se adopten en las regiones y en las comunas, conforme a las realidades específicas y particularidades de cada territorio y no según los intereses centralistas de las empresas y servicios públicos de la administración.
La democracia territorial supone el ejercicio pleno de los deberes y derechos de la ciudadanía en el ámbito regional y local, mediante la aplicación de mecanismos político-técnicos de consulta, basados en el principio de que las instituciones y servicios deben poner en funcionamiento procesos de toma de decisiones de las políticas públicas con la directa participación e intervención de la ciudadanía organizada. Pierde sentido  la participación entendida como la mera consulta informativa a los ciudadanos para darles a conocer las decisiones que han sido adoptadas por los órganos públicos, y adquiere valor la participación entendida como implicancia, intervención e involucramiento en los procesos de toma de decisiones y protagonismo en la transparencia y la contraloría ciudadana de los actos públicos.
El núcleo central de una democracia territorial consiste en la instalación de procedimientos que aseguren la participación de la ciudadanía organizada en todas las etapas de la toma de decisiones de las políticas públicas, sin que ello implique una disminución  o menoscabo de las atribuciones y facultades de los órganos públicos.
Por el contrario, el servicio público, entendido como un mandato para el ejercicio de determinadas facultades permanentes en procura del interés general y del bien común– fortalece su legitimidad democrática y asegura su eficacia político-técnica, cuando las decisiones de política pública pasan a través de mecanismos institucionalizados de consulta, información, control ciudadano y participación.
El proceso de construcción de una nueva democracia en los territorios de la nación chilena, implica pasos políticos e institucionales que van desde la regionalización, la descentralización y la desconcentración, como etapas y procesos institucionales, para alcanzar determinados grados de autonomía regional.
En la realidad de las políticas públicas en los niveles regionales y locales, el ejercicio de las potestades públicas de los órganos del Estado, debieran acompañarse con la puesta en marcha y la inclusión de mecanismos de democracia participativa.UNA AGENDA PARA LA DEMOCRACIA TERRITORIAL

Algunas de las prioridades del proceso de instalación de una mayor democracia territorial, podría constituirse a partir de los siguientes cambios:

1.-  La democratización de los gobiernos regionales.  Supone -entre otras medidas- la elección directa de los Intendentes Regionales y la dependencia exclusiva de los Secretarios Regionales Ministeriales del Intendente y el Consejo Regional.  También contiene fórmulas como la consulta o plebiscito ciudadano vinculante convocada por el gobierno regional y el establecimiento gradual del mecanismo de los presupuestos participativos a nivel regional.

2.-  El fortalecimiento de los gobiernos regionales.  Creación de servicios públicos regionales, de dependencia directa del gobierno regional.  Creación de impuestos regionales.

3.-  La democratización de los gobiernos locales. Incorporar a la ciudadanía organizada y sus representantes, por ejemplo del Consejo Comunal de la Sociedad Civil, en la toma de decisiones del Concejo Municipal.  Institucionalización del mecanismo de los presupuestos participativos.

4.-  El fortalecimiento de los gobiernos locales.  Supone, entre otras medidas, el otorgamiento de facultades consultivas y decisorias al Consejo Comunal de la Sociedad Civil.   Implica también otorgar mayores facultades contraloras, investigadoras y fiscalizadoras a los Concejales y al Concejo Comunal.  Formalizar por ley, regular e institucionalizar las asesorías y consultorías externas al Alcalde, a los concejales y al Concejo municipal.   Ampliación de las facultades conjuntas del Alcalde y el Concejo comunal, para la creación de tributos a nivel comunal.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Burdeau, .: L’Etat. Traité de Science Politique. Vol. II. Paris, 1970.  Editions du Seuil.Olivesi Cl., Autonomies des régions?,   Revue La pensée de Midi, 2007/2 N° 21, p. 25-48.

Pecqueur Bernard et Ternaux P.:  Mondialisation, restructuration et gouvernance territoriale, Géographie, Economie, Société, 2005/4 Vol. 7, p. 315-320.

Piquemal, M.: Les agents de l’Etat.  Paris, 1977.  Presses Universitaires de France.

Scott Allen J. et Storper, M.: Régions, mondialisation et développement,
Géographie, économie, société, 2006/2 Vol. 8, p. 169-192. DOI : 10.3166/ges.8.169-192.

Integración económica en América Latina: los desafios del post-neoliberalismo

Desde los procesos de independencia a comienzos del siglo XIX en adelante, en nuestro continente ha estado planteada la perspectiva económica, política y cultural de la integración regional. Entendemos que actualmente está puesta en  discusión la forma tradicional en la que se planteó la integración en las décadas del  80´y los 90´, con un claro predominio de las concepciones liberales y  “comercialistas” que son las que en definitiva sustentaron experiencias como la del MERCOSUR, y en su momento el ALCA, ese gran proyecto librecambista para las Américas. El nacimiento de organismos como la UNASUR, la CELAC y el ALBA son diversas expresiones de ese debate y del declive de la hegemonía del Consenso de Washington en la región.

En este trabajo estudiaremos esas experiencias y discusiones, intentando determinar con mayor precisión los límites y desafíos que actualmente tiene la construcción de una integración latinoamericana alternativa en el post-neoliberalismo.

http://www.madres.org/documentos/doc20130123135623.pdf

patagonia3

Las demandas y propuestas de la ciudadanía de Magallanes

El debate programático y presidencial ha comenzado en Chile, en la perspectiva de las próximas elecciones de noviembre de 2013 y sobre todo del próximo período de gobierno.   Las definiciones que se den en el curso de este proceso de debate político, serán importantes para diseñar las orientaciones de política pública que seguirá la administración que suceda a la derecha en el poder.

En las regiones se trata de un asunto que toma su tiempo, pero ya existen numerosos textos y publicaciones que permiten poner en el debate público sus aspiraciones y propuestas más importantes.   En la región de Magallanes los movimientos sociales y las organizaciones ciudadanas han hablado y se han expresado suficientemente acerca de sus demandas, aspiraciones y propuestas.

UN NUEVO CONCEPTO DE DESARROLLO

Participación, calidad de vida, igualdad, descentralización y respeto al medio ambiente, estos son los conceptos que a nuestro juicio resumen las demandas de los habitantes de la región de Magallanes.

Participación para que los distintos actores sociales, económicos, culturales y territoriales de esta región sean escuchados, sean tomados en cuenta y sean también colectivamente partícipes de la toma de decisiones.   Calidad de vida para que los frutos del crecimiento y del desarrollo lleguen a todos los actores del desarrollo.   Igualdad de oportunidades sociales y territoriales para que todos los sectores y localidades se beneficien del crecimiento y el desarrollo.   Descentralización para enfrentar el centralismo de manera que las decisiones y los recursos se tomen en la propia región.   Respeto al medio ambiente y sustentabilidad del desarrollo, para que avancemos sin destruir ni depredar los recursos naturales.

El movimiento del paro del gas de enero de 2011, al igual que los movimientos de Aysén, Calama y Freirina en 2012, pusieron de relieve el estado de molestia, de desencanto y de indignación de los habitantes de las regiones con el centralismo que ahoga a los territorios más apartados.   Ese movimiento fue liderado por la Asamblea Ciudadana de Magallanes, una vasta red de dirigentes sociales, territoriales  y ciudadanos de Magallanes que se movilizan tras un conjunto de propuestas y siendo portadores de una visión del desarrollo futuro de esta región.

La Asamblea no es el único actor social y ciudadano de esta región austral, pero es el espacio que mejor ha expresado en su momento la diversidad de demandas y aspiraciones de una ciudadanía cansada de abusos, de discriminaciones, de desigualdades y de inequidades, entre las cuales la desigualdad territorial que los afecta.

La Asamblea Ciudadana de Magallanes ha reivindicado desde su fundación (en 2010) un conjunto de propuestas para el desarrollo regional, las  que se pueden sintetizar en los siguientes puntos.   Esta síntesis ha sido elaborada a partir de la carta-petitorio enviada por la Asamblea Ciudadana de Magallanes al Presidente de la República el 5 de marzo de 2012, la que -obviamente- no ha sido respondida hasta el día de hoy.

La Asamblea Ciudadana no solo presenta quejas, reclamos y diagnósticos: plantea también propuestas de solución.

LOS PLANTEAMIENTOS Y PROPUESTAS DE LA ASAMBLEA CIUDADANA DE MAGALLANES

Seguir leyendo Las demandas y propuestas de la ciudadanía de Magallanes

Asambleas, comités y cabildos: un siglo de movimientos sociales en Magallanes

Este ensayo aborda un panorama histórico de los principales movimientos sociales ocurridos en Magallanes, desde fines del siglo XIX hasta el presente.   El rescate de la memoria histórica es una tarea intelectual comprometida con el saber y con la toma de conciencia de los ciudadanos frente a un pasado que les pertenece.

Lea, infórmese y forme su propia opinión.  Descargue este ensayo:

asambleas-comites-y-cabildos-un-siglo-mov-sociales-magallanes

patagonia3

Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

Cuando Chile se declaró independiente como Estado en 1818, heredó numerosas desigualdades y asimetrías.

La desigualdad social en una nación que fue forjándose bajo el dominio de una oligarquía terrateniente y comerciante durante el siglo XIX, la desigualdad política en que solo una minoría contaba con derechos cívicos reconocidos.   Una de las mayores herencias del período colonial español fue el centralismo ideológico, cultural, mental, jurídico, político y económico.

Chile nace desigual, pero la mayor de las desigualdades que estructura al Estado y la nación chilena en sus doscientos años de vida republicana es la desigualdad territorial, es decir, la asimetría estructural entre un centro político y decisorio que acumula recursos, facultades y población y un conjunto de territorios más o menos dependientes, más o menos alejados del centro, un conjunto de periferias todas las cuales forjaron una nación territorialmente inequitativa y políticamente centralizada y dieron forma a territorios imbuidos de sus propios regionalismos e identidades locales.

Visto desde una perspectiva geopolítica, la construcción del espacio territorial es el resultado de la voluntad colectiva de los grupos y las comunidades, de la labor pionera de los individuos y las familias y del propósito -más o menos deliberado- del Estado (como agente institucional y expresión política de la nación) por ejercer presencia y soberanía en condiciones de igualdad y de equilibrio.

Cada Estado concibe su relación con el territorio conforme a su historia.  Y el centralismo del Estado chileno (o argentino) se traduce y se refleja en el territorio, en la construcción desigual de espacios locales y regionales dependientes y subordinados.   En este contexto, la proximidad favorece y produce el desarrollo y la equidad, y la lejanía favorece la desigualdad y produce y reproduce el subdesarrollo.

Existe entonces un desarrollo territorial desigual basado en el centralismo y en una visión de los territorios regionales entendidos como reservorios de materias primas y de recursos para el centro.

La historia geográfica de Chile así lo demuestra.

Seguir leyendo Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

Contribuciones para una geopolítica de la región de Magallanes y la Patagonia

Uno de los problemas geopolíticos mayores de la región de Magallanes en la Patagonia austral, es que en los recientes treinta años de historia y desarrollo, ha perdido la importancia geopolítica que se le atribuía desde el centro de Chile en los años sesenta y setenta del siglo XX.  Hoy la región magallánica «pesa» menos en materia de producto interno bruto regional, de tasas de crecimiento y de calidad del empleo y la inversión, que el resto de Chile, no obstante sus normas de excepción.

Este ensayo examina algunas de las principales tendencias y variables prospectivas que pueden incidir en el futuro geopolítico de la región de Magallanes en el cono sur de América Latina.

Manuel Luis Rodríguez U.

Fundación Patagonia Futura

INTRODUCCION A UNA GEOPOLITICA DE LA PATAGONIA EN EL SIGLO XXI

patagonia3

Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

LOS EJES PARA UNA GEOPOLÍTICA MAGALLANICA Y PATAGÓNICA

El futuro de la región de Magallanes no es completamente impredecible.

Una visión geopolítica posible permite discernir en el presente y en el pasado, aquellas tendencias profundas que permitan configurar cursos de acción para el futuro.

La geopolítica futura de Magallanes estará directamente asociada a un desarrollo sustentable que dé cuenta de la riqueza natural, del capital ecológico y ambiental de estos territorios, del grado de autonomía que la región adquiera respecto del centro político del Estado de Chile, de la capacidad de la región para convertirse en el núcleo logístico, tecnológico e investigativo de la proyección antártica de Chile y de la integración transfronteriza que se construya para configurar un espacio común patagónico.

Luego, desarrollo sustentable, integración territorial y conectividad estratégica, autonomía regional y soberanía energética, son en nuestra perspectiva, los ejes geopolíticos matrices para los próximos decenios en Magallanes.

DESARROLLO SUSTENTABLE

Es posible lograr que la región resguarde y promueva de un modo sustentable el conocimiento y el uso racional de su patrimonio ecológico territorial, sin sacrificar el futuro con la extensión de los efectos contaminantes de un modelo de desarrollo mercantilista y depredador.

El territorio de la región magallánica dispone de las mayores reservas de agua del continente, cuenta con considerables reservas forestales, mineras, energéticas, una riqueza paisajística única en el planeta, acceso inmediato a los tres océanos mayores del planeta (Pacífico, Atlántico y Austral)

Este desarrollo sustentable no será posible si la región, como expresión territorial localizada del Estado de Chile, no asume en plenitud su soberanía energética.

SOBERANÍA ENERGÉTICA

El modelo neoliberal de desarrollo y de intervención territorial se basa en la lógica de la explotación más eficiente y rentable de los recursos naturales y energéticos, en términos tales que los recursos naturales más eficientes  son aquellos en que el Estado ha construido la infraestructura necesaria y suficiente, para que después los actores privados corporativos se apropien de la plusvalía y de la renta de su explotación.

La geopolítica neoliberal es la geopolítica del despojo legalizado de los recursos naturales y energéticos, con un Estado debilitado y subsidiario, sometido al mercado y las rentabilidades privadas.

En un orden global desigual donde los recursos del océano mundial están bajo amenaza de sobre-explotación, donde el agua se vuelve un bien público escaso y objeto de guerras y conflictos, donde las energías renovables se enfrentan a los poderosos lobbies industriales corporativos, donde los residuos  originados en el productivismo y el consumismo del mundo desarrollado van a parar a los países subdesarrollados, donde las naciones del sur siguen jugando el rol de suministradores de materias primas y de importadores de tecnologías, la soberanía de la nación sobre los recursos naturales y energéticos es una obligación ética y un imperativo estratégico para las futuras generaciones.

El concepto de soberanía energética en cambio, se afirma en el principio que en un mundo globalizado e incierto donde las fuentes de energía y los recursos naturales son cada día más escasos y devienen objeto de tensiones y conflictos, y donde el mercado produce desigualdad y asimetría, por lo que el Estado debe asumir la plenitud de su propiedad y soberanía a fin de garantizar que dichos recursos estárán al servicio de las necesidades de la nación.

Seguir leyendo Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (2): presente y futuro

La globalización: esa máquina de dominación planetaria

La globalización o mundialización ha sido uno de los objetos predilectos de estudio de las Ciencias Sociales a lo menos en los recientes veinte años, mientras sus estructuras y modelos se han ido instalando en la realidad del orden mundial.

El debate político, ideológico y académico en torno a la globalización, parece haberse polarizado entre detractores críticos que denuncian los efectos perversos de un modo de organización y articulación de la economía mundial (Toni Negri, Immanuel Wallerstein, Ulrich Beck, Georges Burdeau,  John Pilger, T. Christian Miller, David Harvey, Zygmunt Bauman,  Emmanuel Todd, Joseph Stiglitz…Tomás Moulian, Eduardo Galeano…) y los panegíricos de quienes profieren las bondades de un sistema destinado a incrementar el bienestar de los pueblos y el desarrollo (Jeffrey Sachs, Johan Norberg, Martin Wolf, Francis Fukuyama… ).

Mientras unos (herederos de Friedman y Hayek) proclaman los beneficios del emprendimiento, de la innovación, de la desregulación de los mercados, de la inversión colocada en los mercados más abiertos y rentables, de las tecnologías puestas a disposición de los negocios y el comercio, otros (provenientes de distintas escuelas de pensamiento social y político) denuncian las desigualdades crecientes, las inequidades estructurales, las asimetrías sociales , económicas y territoriales ocasionadas o profundizadas por este modo de producción capitalista extremo.

Y en medio de esta extensa polémica en forma de diálogo intelectual, instalaron su tienda (a  medio camino entre el  Estado y el mercado) los teóricos de la tercera vía (Anthony Giddens, Tony Blair, Felipe Gonzalez, Manuel Castells…) quienes prefirieron componer con el modelo puro y duro y las complejas realidades del sistema de dominación en expansión, “socialdemocratizando” una fórmula intermedia  que permita edulcorar sus rasgos más extremos, con politicas sociales que lo hagan aceptable.

La crítica teórica e intelectual a la globalización en su versión capitalista occidental, parte desde una lectura integral y multidisciplinaria de un fenómeno socio-político, material, tecnológico y económico que es sometido a un análisis de sus componentes, causas, dimensiones y consecuencias, aún en medio de su proceso de instalación y operación.

La crítica a la globalización y altermundista (dirigida tanto a la dimensión planetaria del sistema, como a sus versiones nacionales, y al modelo neoliberal como edificio teórico y político de fundamentación) se realiza precisamente mientras esta “fase superior del capitalismo mundializado” se instalaba en el orden mundial articulando nuevas fuerzas y actores.

Este ensayo tiene por objeto analizar -desde una perspectiva geopolítica- los mecanismos constitutivos de la globalización entendida como una tendencia profunda que se ha instalado en el orden mundial desde los dos decenios finales del siglo xx y cuya trayectoria debiera continuar a lo largo de los primeros decenios del siglo xxi.

LA GLOBALIZACIÓN ANTES DE LA GLOBALIZACIÓN

Mucho antes que la globalización se instale como un producto económico,  como un sistema político y como un constructo ideológico propios del capitalismo de fines del siglo xx, la expansión de los mercados y la extensión mundial de los intercambios comerciales y financieros, ya habían sido anticipados por algunos autores.  Marx, por ejemplo,  en “El Manifiesto Comunista”, avanzaba en una descripción de la globalización antes que la globalización fuera nombrada como tal, una descripción suficientemente elocuente como para recordarla:

“El descubrimiento de América, la circunnavegación de Africa abrieron nuevos horizontes e imprimieron nuevo impulso a la burguesía.  El mercado de China y de las Indias orientales, la colonización de América, el intercambio con las colonias, el incremento de los medios de cambio y de las mercaderías en general, dieron al comercio, a la navegación, a la industria, un empuje jamás conocido, atizando con ello el elemento revolucionario que se escondía en el seno de la sociedad feudal en descomposición.

El régimen feudal o gremial de producción que seguía imperando no bastaba ya para cubrir las necesidades que abrían los nuevos mercados.  Vino a ocupar su puesto la manufactura.  Los maestros de los gremios se vieron desplazados por la clase media industrial, y la división del trabajo entre las diversas corporaciones fue suplantada por la división del trabajo dentro de cada taller.

Pero los mercados seguían dilatándose, las necesidades seguían creciendo.  Ya no bastaba tampoco la manufactura. El invento del vapor y la maquinaria vinieron a revolucionar el régimen industrial de producción.  La manufactura cedió el puesto a la gran industria moderna, y la clase media industrial hubo de dejar paso a los magnates de la industria, jefes de grandes ejércitos industriales, a los burgueses modernos.

La gran industria creó el mercado mundial, ya preparado por el descubrimiento de América.  El mercado mundial imprimió un gigantesco impulso al comercio, a la navegación, a las comunicaciones por tierra.  A su vez, estos, progresos redundaron considerablemente en provecho de la industria, y en la misma proporción en que se dilataban la industria, el comercio, la navegación, los ferrocarriles, se desarrollaba la burguesía, crecían sus capitales, iba desplazando y esfumando a todas las clases heredadas de la Edad Media.” (Marx, C. Engels, F.: Manifiesto Comunista. 1848. Capítulo II – Version digital http://www.marxists.org)

En la perspectiva marxista clásica, la expansión del comercio y los intercambios, iniciada desde los ultimos grandes descubrimientos geográficos eran una consecuencia inevitable de la expansión de la producción.   Hoy, esa expansión alcanza nuevos límites y quiebra fronteras reales y virtuales.

El punto de partida histórico y estructural de la globalización del siglo xxi se encuentra en la expansión geográfica y económica de los intercambios y del comercio durante el siglo xix, resultado de una revolución industrial de primera hora que quebró las bases de la manufactura urbana europea.

El capital “pensó” entonces en términos de mundo, dejando de pensar en términos de país, de comuna o de región, mientras sus propios intelectuales (Smith, Toqueville, Ricardo, Lutero, Montesquieu…) ya se  habían desembarazado de las estrechas fronteras mentales del feudalismo.

El sistema planeta primero existió en la conciencia del gran capital comercial, bancario e industrial -del siglo xviii y xix- y después se materializó en la expansión mercantil y financiera de los siglos xix y xx.

Seguir leyendo La globalización: esa máquina de dominación planetaria

Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (1): pasado y presente

PREFACIO

Los magallánicos y los habitantes de la Patagonia, poseedores de un espíritu regionalista de profunda raigambre histórica y cultural, están y estamos demasiado acostumbrados a que figuras foráneas y hombres públicos con mentalidad centralista tomen la palabra para pontificar sobre el carácter geopolítico de Magallanes y la Patagonia.

Desde principios del siglo XX, por allá por 1912 cuando, bajo el influjo de la santiaguina Sociedad Nacional de Agricultura y sus poderosos terratenientes, se implantó en Magallanes la Aduana y el Estado de Chile comenzó a recaudar impuestos en este sur austral con el trabajo ajeno y el esfuerzo de pioneros trabajadores e inmigrantes.

Este ensayo tiene por objeto presentar un rápido panorama de la evolución de Magallanes y la Patagonia como objeto y sujeto de la reflexión geopolítica.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes [Patagonia sin represas], verano de 2013.

MAGALLANES:  IDENTIDAD Y CONCIENCIA TERRITORIAL

Por aquel entonces, hacia las primeras décadas del siglo XX, comenzó a forjarse lo que podría llamarse una «conciencia geopolítica magallánica y patagónica» de la mano de los reclamos, propuestas y sucesivos petitorios de la Federación Obrera de Magallanes, del movimiento por la refinería de petróleo en 1948, del movimiento por el puerto libre de 1960, del Frente de Defensa de Magallanes y de la Asamblea de la Civilidad de los años 80, o de la contemporánea Asamblea Ciudadana.

Afortunadamente en Magallanes, el regionalismo no es patrimonio exclusivo de ningún lider, de ningún partido, de ningún sector o grupo, sino que forma parte de un profundo sentimiento identitario y mayoritario, que llega a impregnar incluso a quienes se radican en estas tierras provenientes de otras latitudes.

A Magallanes se la ama, por la razón o la razón, pero hay que vivir y sentir aquí para entender sus razones.

En Magallanes, desde 1935, cuando se le otorgó recién el derecho a elegir sus parlamentarios, los ciudadanos de Magallanes conocen de las visitas de políticos y candidatos que vienen a ofrecer a los magallánicos lo que sus mentalidades centralistas les impediría prometer y realizar en el centro de Santiago.  Durante casi cien años de historia (entre 1848 y los años de 1950), las autoridades políticas de Magallanes (Alcaldes municipales, Gobernadores e Intendentes), eran nombrados en Santiago de Chile y la mayoría de ellos eran generales u oficiales de marina santiaguinos.

Pero, como en Magallanes nos conocemos todos, reconocemos de inmediato al foráneo, «por la forma como se sujeta del viento…»

De geopolítica sabemos los magallánicos, porque la vivimos a diario.

Fue el general Ramón Cañas Montalva el primero que, en la década de 1950, planteó una visión geopolítica de Magallanes como un espacio estratégico para Chile, en función de sus riquezas naturales, sus recursos energéticos (se iniciaba entonces la explotación petrolífera de ENAP), y que veía a esta región austral como un puente natural para la proyección antártica de Chile (en 1948 se había instalado la primera base antártica chilena) y como un espacio de afirmación de la soberanía y de integración patagónica.

Muchas de las premisas de esa visión geopolítica, siguen hoy vigentes.

Existe una perfecta continuidad intelectual e histórica, entre la visión geopolítica «terrestre o continental» de Ramón Cañas Montalva -propicia al rol estratégico del Estado en Magallanes- y la visión geopolítica «marítima» del almirante Oscar Buzeta, que promovía la apertura al mundo, pero sobre la base del ejercicio pleno de la soberanía sobre los recursos y de la proyección marítima en los océanos australes.  Cañas Montalva fue geo-estratégico y Buzeta era geo-marítimo.

La geopolítica de Magallanes en los años sesenta fue desarrollista y estatista (permitiendo la creación de una infraestructura urbana, industrial y de conectividad que permanece hasta el presente), mientras la geopolítica de los años noventa ha sido neoliberal y empresarial (permitiendo la desnacionalización y la desregionalización de todos los recursos naturales, energéticos y tecnológicos de la región).

En términos geopolíticos, Magallanes era en los años sesenta y setenta una economía donde el Estado proyectaba y producía desarrollo, apoyando a la empresa privada y al esfuerzo pionero.  Hoy, en los inicios del siglo XXI, Magallanes es una economía donde el mercado produce subdesarrollo y exporta materias primas y capital humano y donde el Estado está subordinado y al servicio de los grandes intereses corporativos dominantes.

Seguir leyendo Magallanes y la Patagonia como objeto y como sujeto de reflexión geopolítica (1): pasado y presente

Magallanes y la Patagonia después del 2014 – Contribuciones para un debate programático

Este documento es un borrador de discusión que contiene una propuesta de ejes programáticos para el proceso de elaboración de un programa de la izquierda en la región de Magallanes y la Patagonia, como una visión alternativa para un desarrollo sustentable y posible en los territorios australes de Chile.

Tres han sido las fuentes principales para la elaboración de este documento: las resoluciones del Encuentro Social de Magallanes y propuestas de la Asamblea Ciudadana de Magallanes y el documento “Compromisos para el Chile que queremos” con las bases programáticas de discusión política y social de la oposición, acordadas en enero de 2013.  Se recurrió también a las Conclusiones de la Convención Regional Programática de la Izquierda en Magallanes, efectuada en abril de 2009, muchas de cuyas propuestas guardan completa actualidad.

Contiene además algunas propuestas de elaboración propia.

El debate público, político y social en torno a los lineamientos programáticos a partir del 2014 constituye un momento significativo en el proceso de construcción de una alternativa democrática ciudadana amplia y progresista que ponga término al paréntesis de cuatro años de gobierno de la derecha y avance hacia un gobierno de nuevo tipo.

Se trata de un documento de elaboración personal que no compromete a ninguna organización, movimiento o partido.

Lea, descargue el documento, infórmese,  fórmese su propia opinión:

MAGALLANES Y LA PATAGONIA DESPUES DEL 2014

patagonia3

El futuro del trabajo y del empleo en la región magallánica: algunas tendencias y escenarios

Este ensayo tiene por objeto explorar algunas tendencias y escenarios futuros en torno al empleo y el trabajo en la región de Magallanes en la Patagonia chilena.

Dos tendencias parecen marcar el presente y el futuro del trabajo y del empleo en las regiones australes de Chile y particularmente en Magallanes: 1° la creciente movilidad geográfica de la mano de obra según la calidad y disponibilidad de ofertas de trabajo (inducidas fuertemente por las empresas demandantes); 2° la creciente demanda de mano de obra cada vez más calificada y tecnificada, como consecuencia del cambio de matriz productiva regional.

Los escenarios sugeridos no tienen un carácter definitivo ni conclusivo, sino que sugieren y proponen tendencias y trayectorias futuras plausibles, en un horizonte de 20 a 30 años.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes [Patagonia sin Represas], verano de 2013.

CRECE EN MAGALLANES LA DEMANDA DE MANO DE OBRA CALIFICADA Y DISMINUYE LA «OFERTA EDUCACIONAL»,  EN UN CONTEXTO DE TRANSICIÓN Y CONCENTRACIÓN DEMOGRÁFICA

Magallanes ha sido históricamente, al igual que el resto de las regiones y provincias patagónicas, un territorio formado y forjado por los intensos y diversos flujos migratorios y de mestizaje cultural.

Trabajadores que emigran hacia Magallanes y la Patagonia en busca de mejores oportunidades laborales [los ingresos y salarios promedios en Magallanes son percibidos en otras regiones, como más elevados que en el resto del país] y jóvenes estudiantes que emigran fuera de la región austral en busca de mejores oportunidades educacionales.

Se observan entonces dos tendencias profundas coincidentes: inmigración laboral y emigración juvenil.

Estas tendencias de futuro [que tienen un referente histórico desde la implantación de una «economía ganadera de exportción» a fines del siglo XIX],  ocurren hoy en un contexto  globalizado y caracterizado por el cambio en la estructura productiva regional, donde se está transitando gradualmente desde una estructura basada en la explotación de recursos naturales, hacia una economía de servicios.

La región de Magallanes actualmente vive -al igual que el resto de Chile- un proceso de transición demográfica, es decir de paulatino envejecimiento de la población, con una disminución de la natalidad [y del tamaño de las familias promedio] y de un incremento relativo del tamaño de la población adulta y anciana.    Al mismo tiempo, los dos censos recientes muestran un incremento de la concentración de la población en la capital regional y se acentúa el despoblamiento de las comunas rurales.

Estos cambios demográficos necesariamente impactan sobre el sistema educacional [el «sector de entrada» de las personas al mundo del trabajo] y sobre la estructura del empleo.

En ese escenario futuro, la ciudad de Punta Arenas, eje demográfico de toda la región previsiblemente será la ciudad con crecimiento poblacional más lento «en las proyecciones hasta el 2010 y para estancarse  en un 0.1% hacia el año 2020» (SERPLAC, Antecedentes Regionales 2010, p. 82).  En Magallanes, la población mayor de 60 años representa el 9.4% y aumentando, la población entre 15 y 59 años representa el 63% y la población entre 0 y 14 años representa el 27.6% y disminuyendo.

http://www.gerontologia.uchile.cl/docs/chien3.htm

En el año 2020, según estimaciones disponibles, Magallanes será una de las regiones con más intenso proceso de envejecimiento y de migración extraregional. «En las regiones de Atacama, Bío Bío, La Araucanía, Aysén y Magallanes, si bien el crecimiento natural sería superior al promedio nacional, el crecimiento total sería menor debido a supuestos de una mayor emigración entre los años 2000 y 2020» y donde disminuye tambien el número de hijos por mujer: 2.4 entre 2000 y 2005 y 1.9 entre 2020 y 2025.

Haz clic para acceder a indice_renovacion_ine.pdf

Seguir leyendo El futuro del trabajo y del empleo en la región magallánica: algunas tendencias y escenarios

¿Están ustedes preparados para llegar a viejos?

En un país donde el envejecimiento ha sido convertido en un miserable mercado para beneficio lucrativo de unas cuantas AFP (Administradoras de Fondos de Pérdidas) y donde la salud ha sido suficientemente privatizada, desde el diagnóstico, los exámenes y hasta los medicamentos y tratamientos, llegar a viejo podría ser una aventura perjudicial y hasta decepcionante, si usted no es dueño o dueña de una dosis interminable de optimismo de vivir.

El mundo de los ciudadanos de tercera edad es un mundo que crece en número (en un país que se encuentra en plena transición demográfica), pero donde los ancianos hoy, apenas sobreviven en su gran mayoría con pensiones asistenciales de pobres, o son pobres que apenas sobreviven con pensiones asistenciales de ancianos.

AFP: EL MAS GRANDE ROBO AL ESTADO DE CHILE

El sistema de AFP en Chile ha significado un desastre actual para las generaciones anteriores de extrabajadores, que en los años sesenta, setenta y ochenta del siglo XX, cotizaron obligatoriamente (…qué extraño ese mercado monopólico de la seguridad social, donde el cliente está obligado a cotizar) pero en forma irregular, con trabajos esporádicos y con bajas remuneraciones.

La historia presente y  futura de los actuales y futuros pensionados de las AFP en Chile, es y será la «historia de las lagunas» que el «mercado laboral» y la «industria previsional» no saben llenar.

Cuando Piñera inventó e implantó el sistema de las AFP durante el régimen militar (en realidad uno de los más gigantescos robos al Estado perpetrados en Chile, al traspasar miles de millones de pesos acumulados desde las cajas de previsión estatales, hacia un pequeño grupo de empresas), sabía que -al final de cuentas- el sistema iba a ser rentable, muy rentable, para las empresas administradoras y muy poco rentable para los millones de pensionados que sobrevivieran.

Paradójico resulta observar además, que si este sistema  privatizado de AFP fuera tan eficiente y beneficioso, como anuncian sus promotores y defensores, debería también integrar a los miembros de las FFAA.  La mejor demostración ideológica que el sistema de AFP fue implantado en Chile sabiendo cuáles iban a ser sus efectos y perjuicios, es que afiliaron obligatoriamente a todos los trabajadores, menos a los integrantes de las Fuerzas Armadas, quienes hasta el día de hoy tienen jubilaciones y pensiones pagadas con el Prespuesto de toda la nación.

VIEJOS, PATAGÓNICOS Y MAGALLÁNICOS

Si estas condiciones difíciles de vida de los ancianos en Chile las trasladamos a la región de Magallanes y a la Patagonia chilena, constatamos que en estas regiones australes el costo de la vida es entre un 3o y un 40% más elevado que en el resto de Chile.

Aislamiento geográfico (Magallanes se encuentra alejado de Chile, a unos 160 mil pesos de distancia aérea y unos 60 mil pesos de distancia terrestre), clima inhóspito (temperaturas promedio de 10° o menos, entre mayo y octubre), tarifas y precios más elevados (alimentación, arriendo, combustible, medicamentos, transporte) y remuneraciones y pensiones iguales que el resto del territorio nacional, obviamente las condiciones de vida de los adultos mayores son básicamente precarias.

Y en este cuadro, los subsidios y las ayudas estatales (siempre insuficientes, aunque valorables) apenas logran suplir lo que el mercado es incapaz de resolver. En Magallanes, como en el resto de Chile, los viejos se van poniendo cada día más caros y más costosos y la lógica de mercado predominante «no está para hacer caridad».

En las condiciones de vida de las zonas extremas australes de Chile, el centralismo pesa fuertemente sobre el bolsillo de los adultos mayores: la Ficha CAS es la misma para todo Chile, los ingresos, remuneraciones, pensiones y subsidios son iguales que en el resto del país, pero los precios y las tarifas son un 3o a un 40% superiores.

CHILE: UN PAÍS CON UNA POBRE CULTURA DE LA TERCERA EDAD

Al mismo tiempo, la privatización de la salud y de la vida en sus decenios finales, se acompaña en Chile, además, con la escasa valoración cultural que tiene la experiencia y la sabiduría de nuestros ancianos.   En un país mercantilizado y desigual, donde se valora a la «persona en vida util» hasta los 45 ó 50 años, porque después se irá convirtiendo en un estorbo para las nuevas generaciones que emergen, la cultura de la tercera edad de los chilenos es una débil mezcla de conmiseración, limosneo, quejas no escuchadas, subsidios y desprecio silencioso hacia quienes forjaron el país en los últimos decenios del siglo XX.

Crece el tamaño de la población adulta y anciana y crece el número de pensionados y jubilados en Chile.  Es una tendencia profunda de nuestro desarrollo como sociedad, la que se irá incrementando hacia el futuro a medida que produce sus efectos, con la disminución de la natalidad, la redución de la mortalidad infantil, la disminución del número de hijos por familias, el mejoramiento relativo de la calidad de la salud y la mayor expectativa de vida de las personas.

Nuestra transición demográfica -iniciada en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX-  nos conduce a ser cada día más un país que envejece, y en 30 ó 40 años más, cuando nuestros niños y jóvenes sean adultos y entren en la vejez, Chile será -en el 2040- un país predominantemente adulto y anciano.

Al mismo tiempo, el modo como este país valora o no a sus ancianos, es un potente reflejo de nuestra cultura  nacional: ahí están las imagenes de lonkos y machis mapuche arrastrados por las fuerzas policiales o de ancianos viviendo encerrados y mal-tratados en hogares de dudosa calidad de vida.

¡Cuánto nos falta todavía en Chile, para dejar de ser los «viejos de mierda»…!

En el futuro, la seguridad social deberá ser nuevamente cambiada en Chile a un sistema solidario y universal de administración estatal y participativa, donde la vida de los ancianos (hacia donde todos caminan, aunque sea a tropezones), no esté sometida a los vaivenes del mercado internacional o a las mínimas e invisibles ganancias de fondos clasificados en la bolsa de valores.

Manuel Luis Rodríguez U.

PARA SABER MÁS:

http://www.cendachile.cl/Home/publicaciones/temas/reforma-pensiones/actuallidad/perspectiva-de-rentabilidad-fondos-afp

http://www.cendachile.cl/Home/publicaciones/temas/reforma-pensiones/anteriores/propuesta-de-reforma-presentada-al-consejo-asesor

http://www.cendachile.cl/Home/publicaciones/temas/reforma-pensiones/libro–derrumbe-de-un-mito

http://www.cendachile.cl/Home/publicaciones/temas/reforma-pensiones/actuallidad/resultados-afp-seguros-82-08

cropped-patagonia32.jpg