Archivo de la categoría: GEOPOLITICA Y PROSPECTIVA

El Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes: una mirada geopolítica

La decisión del actual Gobierno de incorporar al proceso de desarrollo regional un Plan Especial para Zonas Extremas, adicional a la inversión regional y sectorial, y por un monto global estimado superior a los 300 millones de dólares, expresa una voluntad política que tiene dos fundamentos estratégicos: un propósito descentralizador (susceptible de tensionar el sistema de inversiones públicas y de gestión regional de gobierno y administración) y una mirada geopolítica al territorio objeto y sujeto del Plan.

Cada uno de los 25 proyectos que componen la cartera de inversión del Plan especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes (PEDZE), podría ser leído desde una perspectiva geopolítica, es decir, de la  relación existente entre los actores del desarrollo y los espacios y territorios en los que dicho desarrollo se produce y tiene lugar.

LOS COMPONENTES GEOPOLÍTICOS DE LA DESCENTRALIZACIÓN.

Más aún, la finalidad descentralizadora del conjunto del Plan, puede analizarse desde una óptica geopolítica.

Las numerosas iniciativas como, por ejemplo, las que beneficiarán en materia de habitabilidad, energía e infraestructura en Puerto Williams, Puerto Edén, Natales y Porvenir, responden a la necesidad de favorecer el asentamiento, la radicación, la mejor calidad de vida y el fomento productivo en dichas localidades, del mismo modo como los proyectos de infraestructura vial en Tierra del Fuego y Ultima Esperanza, tienden a fortalecer la conectividad de puntos poblados y centros productivos.

El eje conceptual geopolítico del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas es la perspectiva de la conectividad, es decir, la noción que la expansión de los espacios y puntos conectados entre sí en los territorios, densifica la malla de caminos y rutas y amplifican las posibilidades de facilitar los flujos de inversión, las corrientes migratorias y las condiciones de vida sustentables para los habitantes y las comunidades.  En esa perspectiva, el proyecto de construcción de la conectividad digital via fibra optica por territorio nacional, cumple una finalidad estructurante de gran potencialidad geopolítica y geoeconómica.

Se logra al mismo tiempo una disminución de la dependencia territorial externa para las conexiones de internet. y al mismo tiempo se expande la red de conexiones al interior del territorio regional, alcanzando las comunas que hoy aparecen desconectadas o insuficientemente conectadas a las tecnologías TIC.

La ruralidad magallánica se verá beneficiada por el acceso a las redes digitales.

GEOPOLÍTICA, DESARROLLO TERRITORIAL Y DESARROLLO MARÍTIMO.magallanesalsur

Magallanes tiene al mismo tiempo, una vocación geográfica marítima, oceánica y antártica.

Podría incluso afirmarse que esta región austral es la región más marítima de todo el territorio nacional: es la única región bioceánica de Chile, con los principales pasos interoceánicos y con la mayor proximidad de los territorios antárticos.   Por lo tanto, las exigencias de conectividad de Magallanes en el siglo XXI, para poder alcanzar el desarrollo, se asocian estrechamente a las plataformas digitales, y a la disponibilidad de rutas, puertos y aeropuertos modernos y eficientes.

En síntesis, la geopolítica de Magallanes implica necesariamente una interrelación estrecha entre desarrollo marítimo y desarrollo territorial, tal como sucedió en la época pionera de esta región (1870-1950), cuando la expansión de una economía ganadera de exportación se asoció estrechamente a la creación de nuevos puertos y a la construcción de una amplia red de caminos desden los centros productivos hacia las ciudades cabeceras del territorio.

Por lo tanto, la cartera de proyectos del Plan destinados a fortalecer y mejorar la infraestructura aeroportuaria y, sobre todo, portuaria en la región (Puerto Natales, Puerto Williams y Punta Arenas) contiene implicancias de orden geopolítico de gran impacto futuro.  La dársena proyectada en Puerto Mardones de Punta Arenas, así como la infraestructura portuaria en Puerto Natales y Puerto Williams, se inscriben en la lógica territorial de expandir las capacidades de carga y de recalada, en una perspectiva de fortalecer la condición marítima de la región.

Sin perjuicio de su doble vocación, la futura dársena del Puerto Mardones puede generar sinergias de movilización de carga y recalada de buques, que potencien la vocación logística, antártica y científica de Punta Arenas en el estrecho de Magallanes y favorecer la conectividad marítima de Punta Arenas con los demás puertos de Magallanes, la Patagonia argentina y el resto del mundo.  Debe valorizarse que este proyecto, representa ademas una experiencia de gestión conjunta entre ASMAR Magallanes (el astillero más austral del mundo) y la Empresa Portuaria Austral.

Cuando el PLan de Zonas Extremas esté completamente ejecutado, la imagen territorial de Magallanes habrá cambiado, y las ciudades de Puerto Williams, Puerto Natales, Porvenir y Punta Arenas, los polos principales de desarrollo territorial de Magallanes, estarán más y mejor conectados por vía marítima, aérea y terrestre, entre sí y con el resto del país y del mundo.

Manuel Luis Rodríguez U.

Anuncio publicitario

El Plan Especial de Desarrollo para Zonas Extremas y el futuro de la región de Magallanes

La ciudadanía de Magallanes, expresada a través de un amplio espectro de organizaciones sociales, gremiales, sindicales, territoriales y ciudadanas fueron consultadas para la elaboración de un Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas.

El método de consulta y participación ciudadana aplicado, en algo diferente que hizo posible la formulación del Proyecto Región en 1993, pero permitió recoger la experiencia, las necesidades, las urgencias y las aspiraciones de toda la comunidad magallánica.

Un conjunto de ejes temáticos, asociados con conectividad, energia, desarrollo social, vivir y emprender, y ciencia, tecnología e innovación sirvieron como marco conceptual de discusión para numerosas mesas temáticas y un seminario interinstitucional organizado por la Gobernación Provincial de Magallanes y la Universidad de Magallanes, así como un conjunto de diálogos ciudadanos en las 9 comunas de la región, además de los compromisos institucionales asumidos por los propios concejos comunales y por el Consejo Regional.

Evidentemente que en 100 días no se pueden construir proyectos de calidad técnica adecuados a la diversidad de demandas de la ciudadanía, pero el Plan es mucho más que una serie de proyectos y un presupuesto de asignación de recursos.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LOS TERRITORIOS.

El gran reclamo de la ciudadanía durante el gobierno anterior fue la exigencia de participación.

Y uno de los déficit de participación en el gobierno anterior, originado en la falta de consulta adecuada a la ciudadanía para elaborar el Plan Magallanes, resultó en una decisión inconsulta de tarifas del gas que explotó en una huelga regional que paralizó la región durante una semana en 2011.   Esa experiencia no puede volver a repetirse.

Todas las comunas de la región de Magallanes fueron escuchadas en el levantamiento de propuestas para el Plan de Desarrollo de Zonas Extremas.  Fueron escuchados los dirigentes sociales y los concejales, los alcaldes y los parlamentarios, los académicos y los trabajadores, los empresarios y los dirigentes vecinales, los funcionarios y los profesionales, los dirigentes políticos y los líderes de opinión.

En este proceso político y técnico, Gobierno regional y la Gobernación Provincial de Magallanes lideraron el proceso de diseño,  consulta y de participación ciudadana.

La amplitud y diversidad de las instancias de consulta y participación aseguran que el Plan de Zonas Extremas es el resultado coherente de lo que la ciudadanía de Magallanes anhela y necesita, siempre partiendo del concepto que no se trata de una simple lista de proyectos, sino que expresa más profundamente una visión del desarrollo futuro de la región.

PROYECTOS Y MEDIDAS DE POLITICA PUBLICA.

Se presentan a continuación todos los proyectos y medidas incluidas en el Plan de Zonas Extremas para Magallanes:

Creación de un Centro de Investigaciones BioMédicas enn la Universidad de Magallanes.

Diseño y Construcción de un Centro Científico y Museográfico antártico.

Proyecto de conectividad digital por medio de cable submarino de fibra optica.

Diseño y construcción mejoramiento ruta marítima de navegación sector Kirke Ultima Esperanza.

Estudio de mareas y modelo de gestión dársena Puerto Mardones Punta Arenas.

Diseño y construcción ruta Porvenir Manantiales Tierra del Fuego.

Diseño de infraestructura portuaria Puerto Natales.

diseño y construción infraestructura portuaria multiproposito Puerto Williams.

Diseño y construcción reposición terminal aeropuerto Puerto Williams.

Costanera Puerto Williams.

Construcción ruta Hollemberg Rio Perez Ultima Esperanza.

Diseño y construcciónta Y71 Porvenir Onaisin Tierra del Fuego.

Compra y urbanización terrenos para soluciones habitacionales Punta Arenas y Puerto Natales.

Solución integral servicios básicos sector periurbanos Pampa Redonda, LlauLlau, Loteo Varillas y Vrsalovic, Punta Arenas.

Construcción centros de tratamiento residuos solidos Punta Arenas y Porvenir.

Construcción mejoramiento integral Rio de las Minas Punta Arenas.

Programa soluciones integrales habitabilidad Puerto Eden, Ultima Esperanza.

Programa soluciones integrales habitabilidad Puerto Williams.

Permanencia del subsidio del gas natural región de Magallanes.

Construcción micro central eléctrica Puerto Eden.

Construcción extension red electricidad Cerro Castillo.

Construcción Casa de la Memoria y Derechos Humanos, Punta Arenas.

Diseño y construcción Biblioteca Regional y Archivo Regional, Punta Arenas.

Elaboración de un Estatuto para Magallanes que armonice y actualice todas las leyes de incentivos existentes.

Creación de una Corporación de Desarrollo que impulse el emprendimiento en la región.

Plan de Turismo Zonas Extremas.

Fortalecimiento de la gestión regional.

Fortalecimiento de la gestión municipal.

DESIGUALDAD TERRITORIAL Y DESCENTRALIZACIÓN.

El concepto central que articula al Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes es el propósito de superar la desigualdad territorial y una idea integradora del desarrollo presente y futuro, que apunta a un desarrollo humano y sustentable, que haga posible la integración territorial, que favorezca la conexión de Chile por Chile, que abra la puerta a un desarrollo energético que incorpore gradualmente energías renovables en la matriz energética regional.

El Plan es una apuesta de descentralización en favor de las localidades y puntos mas alejados del territorio regional: localidades como San Gregorio, Laguna Blanca, Timaukel, Torres del Paine, Rio Verde y otros que viven en el centro de la ruralidad magallánica, necesitan un impulso de desarrollo que fortalezca la identidad local y pagtagónica y su propio crecimiento.  Localidades extremas como Puerto Williams o Puerto Eden necesitan ser escuchadas y que la toma de decisiones se realice a través de un Estado cuyos servicios públicos están presentes  junto a sus habitantes, resolviendo sus necesidades.

Sería inconcebible un Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas que no contenga proyectos y  soluciones para cada una de las localidades rurales y alejadas de las 9 comunas de la región de Magallanes.

No es el desarrollo o el crecimiento para algunos pocos, o para un sector o para un territorio, es el propósito de contribuir eficazmente a forjar mejores condiciones y calidad de vida para los habitantes de la región, energía a precios justos, desarrollo social integrador para los más necesitados, facilidades e incentivos de carácter inclusivo para vivir y emprender en Magallanes y generar las condiciones para expandir la capacidad de hacer ciencia, tecnología e innovación en esta región austral, mirando hacia la Antártica y los espacios australes.

El Plan es una mirada a la vez estratégica y prospectiva sobre un futuro posible del desarrollo regional, incorporando las necesarias variables geopolíticas que aseguren la mejor integración de Magallanes en el territorio nacional.  Y representa también un esfuerzo ordenado de descentralización de las políticas públicas y de la acción del Estado en la Patagonia austral, para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los magallánicos.

Manuel Luis Rodríguez U.patagonia3

Energía y desarrollo en el futuro de la región de Magallanes: una mirada geopolítica y prospectiva

Este ensayo fue elaborado a pocos meses del paro del gas en enero de 2011.

El problema energético ocupa con creciente frecuencia el debate público y se incorpora a la agenda pública, en nuestro país y también en la región austral.   El reciente conflicto social y político originado por el gobierno al pretender incrementar el precio del gas natural, trajo como resultado que una mayoría de los habitantes de la región de Magallanes, entienden y asumen que el problema del gas, como todo el problema de la energía, es un problema político.

Este ensayo –elaborado como una contribución política e intelectual al debate público- propone un conjunto de conceptos para una reflexión política, geopolítica y prospectiva acerca de la problemática energética en la región de Magallanes.

ENERGIA Y DESARROLLO MAGALLANES UNA LECTURA GEOPOLITICA Y PROSPECTIVA

 

patagonia3

El Plan de Desarrollo de Zonas Extremas como pilar de orientación del desarrollo regional

PREFACIO.

Este ensayo tiene por objeto examinar y proponer al debate ciudadano un conjunto de lineamientos para el proceso de elaboración del Plan de Desarrollo de Zonas Extremas de la región de Magallanes.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, otoño de 2014.

FUNDAMENTOS.

El Plan de Desarrollo de las Zonas Extremas, para Aysen y Magallanes, es parte del programa de Gobierno y de los Primeros 50 Compromisos de la Presidenta Michelle Bachelet para esta región austral.   Se trata de un ejercicio político-técnico de compromiso institucional y de participación ciudadana en que todos los actores sociales, políticos, económicos, culturales y territoriales se sientan llamados a participar y dispongan de un espacio de diálogo y de construcción de propuestas comunes y compartidas.

Este Plan puede ser el pilar básico de orientación y ordenador de las políticas públicas del nuevo Gobierno en la región y además, la carta social y política de navegación para el mediano y largo plazo en materia de inversión, de cuidado del medio ambiente y sustentabilidad, de conectividad, de energía, de mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes.

Necesariamente debemos asumir que un Plan de estas características debe ser elaborado pensando en los cuatro años venideros, pero también tiene que integrar una ¨mirada larga¨ que proyecte las tendencias actuales hacia los escenarios futuros del mediano y largo plazo, en un contexto socio-cultural de mundialización de los intercambios, de cambio de paradigma cultural, de expansión de las tecnologías de la comunicación y de empoderamiento ciudadano.

Pretendemos que la agenda de proyectos y de orientaciones de política pública que resulte de este Plan De desarrollo de Zonas Extremas (PDZE) respondan a una visión integradora del desarrollo de Magallanes y se oriente en dos sentidos: 1º  una visión geopolítica del territorio austral y de sus habitantes y, 2º una visión prospectiva del desarrollo regional.

Seis son a nuestro juicio los grandes ejes temáticos del futuro Plan de Desarrollo de Zonas Extremas para Magallanes, sin perjuicio de aquellos que surjan en el analisis de participación ciudadana:

a) una Agenda de Conectividad e Integración Territorial dentro de la región y de Magallanes con el espacio patagónico y con el resto del país y el mundo;

b) una Agenda Regional de Energía, que responda a las necesidades inmediatas de suministro garantizado a precios justos para los habitantes de la región y a los imperativos de mediano plazo de la incorporación de las energías renovables a la matriz energética regional;

c) una Agenda de Administración Regional del territorio que apunte a la descentralización y la transferencia de competencias y una Agenda Antártica;

d) una Agenda de Desarrollo Social;

e) un conjunto de incentivos para vivir, trabajar y emprender en Magallanes, en cuanto zona especial afectada por la desigualdad territorial; y

f) una agenda de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Todos estos ejes de propuesta debieran ser objeto de un amplio proceso de consulta y participación ciudadana, desde las comunas y las realidades particulares de los territorios.

UNA VISIÓN GEOPOLÍTICA DE MAGALLANES Y SU DESARROLLO.

Magallanes es un territorio especial: es un espacio geopolítico y geocultural forjado sobre la base del espíritu pionero, de un sentimiento regionalista abierto, acogedor y constructivo y de la integración de aportes migratorios diversos, a lo largo de su historia y en su geografía.

El desarrollo en Magallanes, desde la perspectiva de sus habitantes, siempre ha sido integrador, a pesar de la diferenciación social y ha buscado hacer chilenidad desde esta realidad especial y única, pero se encuentra frenado por el centralismo (administrativo y corporativo) y por una desigualdad territorial originada en su lejanía y condición físico-geográfica extrema.

Por lo tanto, el desarrollo de Magallanes siempre ha necesitado del aporte del Estado y de los poderes públicos.

En Magallanes ningún emprendimiento privado o corporativo -desde 1843 hasta el presente- se ha logrado sin el apoyo y la presencia del Estado. De este modo, el desarrollo de Magallanes desde una perspectiva geopolítica, es y ha sido el resultado de una serie de asimetrías y dificultades de desigualdad territorial y un conjunto progresivo y perseverante de esfuerzos de integración territorial.

UNA VISIÓN PROSPECTIVA DEL DESARROLLO REGIONAL.

El Plan de Desarrollo de Zonas Extremas PDZE, obedece además a una visión de la gradualidad en el tiempo en los estímulos e instrumentos de política pública para el desarrollo de este territorio austral.  Hay medidas de corto plazo, determinadas por las urgencias que mueven a la ciudadanía; hay medidas de mediano plazo que requieren del aporte presupuestario estable del Estado y medidas de largo plazo, cuya instalación dependerá de políticas públicas de Estado que apunten a fortalecer el aparato institucional regional y local, el poblamiento productivo, el crecimiento con equidad, la democracia regional y local y la calidad de vida de las personas y las comunidades.

El desarrollo de Magallanes es un contínuo histórico y geográfico, desde sus inicios pioneros a mediados del siglo XIX, pasando por la epoca de la ganadería, la época del petróleo y los tiempos actuales.

Los escenarios futuros del desarrollo de Magallanes apuntan hacia la modernidad, hacia un inminente salto al desarrollo como una región (nuevamente pionera) en desarrollo sustentable, en cuidado del medio ambiente y en potenciamiento de las riquezas, recursos energéticos y bellezas naturales del territorio, y en ampliación de las oportunidades y accesos, para que las futuras generaciones no emigren a otras regiones y países en busca de lo que esta Patagonia les negó.   La región necesita abrirse aún más hacia los espacios antárticos, hacia el Asia Pacífico, en el cono sur de América, contribuir a construir un espacio patagónico de integración e insertarse de un modo dinámico y desde nuestra propia identidad regional, en los escenarios geo-económicos, políticos y culturales regionales e internacionales.

Más que una lista de proyectos, el PDZE obedece a una visión prospectiva donde el Estado se convierte en motor impulsor, inclusivo y no excluyente, en garante de derechos y oportunidades y en agente activador del emprendimiento, la innovación, el crecimiento de las personas y de las comunas.

FUENTES Y REFERENCIAS.

America Latina 202. Escenarios, alternativas y estrategias. Editorial Temas. Buenos Aires, 2010.

Banco interamericano de Desarrollo, 2007. Análisis, evaluación y propuesta de perfeccionamiento de los incentivos especiales de la región de Magallanes y Antártica Chilena.  Informe Final. 2007.

Chile 2020.  Plan Estratégico de Obras Públicas.  Obras Públicas para el desarrollo.  Santiago, 2010.

El desarrollo futuro de la región de Magallanes. Perspectivas y escenarios.   Punta Arenas, 2003.

 http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/24/el-desarrollo-futuro-de-la-region-de-magallanes-perspectivas-y-escenarios-septiembre-de-2003/

Energía: una visión sobre los retos y oportunidades de la energía en AMÉRICA Latina. 2013, Buenos Aires. OLADE, Organización Latinoamericana de Energía.

https://patagoniafutura.wordpress.com/2014/03/21/el-desarrollo-energetico-futuro-de-la-region-de-magallanes-algunas-consideraciones-politicas/

Estrategia Regional de Desarrollo 2001-2010.  Punta Arenas, 2001. Intendencia Regional.

Fundamentos para una propuesta nacional de Desarrollo de la región de Magallanes. Valparaiso, 1995.  Cámara de Diputados.

Hacia el Estado Regional en Chile. Punta Arenas, 1995. XII Jornadas Nacionales de Regionalización.

Potencialidades de Desarrollo de la Región de Magallanes. Punta Arenas, 1994. intendencia Regional de Magallanes.

Prospectiva 2020.  Tendencias y escenarios del futuro.  Prospectiva 2020 Foresight.  Naciones Unidas.

Rodriguez, M.L.: La Patagonia austral como espacio geopolítico y oceanopolítico.

http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/15/la-patagonia-austral-como-espacio-geopolitico-y-oceanopolitico/

Energía y desarrollo en Magallanes: una perspectiva geopolítica y prospectiva.

http://geopoliticaxxi.wordpress.com/2011/04/22/energia-y-desarrollo-en-magallanes-una-perspectiva-geopolitica-y-prospectiva/

patagonia3

Las tendencias mundiales y el futuro de América Latina – Sergio Bitar

Compartimos un ensayo titulado TENDENCIAS MUNDIALES Y EL FUTURO DE AMERICA LATINA de Sergio Bitar, publicado en enero de 2014 por la Comisión Económica para América Latina de Naciones Unidas.

LasTendenciasMundialesyFuturo

patagonia3

Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

Cuando Chile se declaró independiente como Estado en 1818, heredó numerosas desigualdades y asimetrías.

La desigualdad social en una nación que fue forjándose bajo el dominio de una oligarquía terrateniente y comerciante durante el siglo XIX, la desigualdad política en que solo una minoría contaba con derechos cívicos reconocidos.   Una de las mayores herencias del período colonial español fue el centralismo ideológico, cultural, mental, jurídico, político y económico.

Chile nace desigual, pero la mayor de las desigualdades que estructura al Estado y la nación chilena en sus doscientos años de vida republicana es la desigualdad territorial, es decir, la asimetría estructural entre un centro político y decisorio que acumula recursos, facultades y población y un conjunto de territorios más o menos dependientes, más o menos alejados del centro, un conjunto de periferias todas las cuales forjaron una nación territorialmente inequitativa y políticamente centralizada y dieron forma a territorios imbuidos de sus propios regionalismos e identidades locales.

Visto desde una perspectiva geopolítica, la construcción del espacio territorial es el resultado de la voluntad colectiva de los grupos y las comunidades, de la labor pionera de los individuos y las familias y del propósito -más o menos deliberado- del Estado (como agente institucional y expresión política de la nación) por ejercer presencia y soberanía en condiciones de igualdad y de equilibrio.

Cada Estado concibe su relación con el territorio conforme a su historia.  Y el centralismo del Estado chileno (o argentino) se traduce y se refleja en el territorio, en la construcción desigual de espacios locales y regionales dependientes y subordinados.   En este contexto, la proximidad favorece y produce el desarrollo y la equidad, y la lejanía favorece la desigualdad y produce y reproduce el subdesarrollo.

Existe entonces un desarrollo territorial desigual basado en el centralismo y en una visión de los territorios regionales entendidos como reservorios de materias primas y de recursos para el centro.

La historia geográfica de Chile así lo demuestra.

Seguir leyendo Estado, desarrollo y desigualdad: la construcción desigual del territorio en Chile

La globalización: esa máquina de dominación planetaria

La globalización o mundialización ha sido uno de los objetos predilectos de estudio de las Ciencias Sociales a lo menos en los recientes veinte años, mientras sus estructuras y modelos se han ido instalando en la realidad del orden mundial.

El debate político, ideológico y académico en torno a la globalización, parece haberse polarizado entre detractores críticos que denuncian los efectos perversos de un modo de organización y articulación de la economía mundial (Toni Negri, Immanuel Wallerstein, Ulrich Beck, Georges Burdeau,  John Pilger, T. Christian Miller, David Harvey, Zygmunt Bauman,  Emmanuel Todd, Joseph Stiglitz…Tomás Moulian, Eduardo Galeano…) y los panegíricos de quienes profieren las bondades de un sistema destinado a incrementar el bienestar de los pueblos y el desarrollo (Jeffrey Sachs, Johan Norberg, Martin Wolf, Francis Fukuyama… ).

Mientras unos (herederos de Friedman y Hayek) proclaman los beneficios del emprendimiento, de la innovación, de la desregulación de los mercados, de la inversión colocada en los mercados más abiertos y rentables, de las tecnologías puestas a disposición de los negocios y el comercio, otros (provenientes de distintas escuelas de pensamiento social y político) denuncian las desigualdades crecientes, las inequidades estructurales, las asimetrías sociales , económicas y territoriales ocasionadas o profundizadas por este modo de producción capitalista extremo.

Y en medio de esta extensa polémica en forma de diálogo intelectual, instalaron su tienda (a  medio camino entre el  Estado y el mercado) los teóricos de la tercera vía (Anthony Giddens, Tony Blair, Felipe Gonzalez, Manuel Castells…) quienes prefirieron componer con el modelo puro y duro y las complejas realidades del sistema de dominación en expansión, “socialdemocratizando” una fórmula intermedia  que permita edulcorar sus rasgos más extremos, con politicas sociales que lo hagan aceptable.

La crítica teórica e intelectual a la globalización en su versión capitalista occidental, parte desde una lectura integral y multidisciplinaria de un fenómeno socio-político, material, tecnológico y económico que es sometido a un análisis de sus componentes, causas, dimensiones y consecuencias, aún en medio de su proceso de instalación y operación.

La crítica a la globalización y altermundista (dirigida tanto a la dimensión planetaria del sistema, como a sus versiones nacionales, y al modelo neoliberal como edificio teórico y político de fundamentación) se realiza precisamente mientras esta “fase superior del capitalismo mundializado” se instalaba en el orden mundial articulando nuevas fuerzas y actores.

Este ensayo tiene por objeto analizar -desde una perspectiva geopolítica- los mecanismos constitutivos de la globalización entendida como una tendencia profunda que se ha instalado en el orden mundial desde los dos decenios finales del siglo xx y cuya trayectoria debiera continuar a lo largo de los primeros decenios del siglo xxi.

LA GLOBALIZACIÓN ANTES DE LA GLOBALIZACIÓN

Mucho antes que la globalización se instale como un producto económico,  como un sistema político y como un constructo ideológico propios del capitalismo de fines del siglo xx, la expansión de los mercados y la extensión mundial de los intercambios comerciales y financieros, ya habían sido anticipados por algunos autores.  Marx, por ejemplo,  en “El Manifiesto Comunista”, avanzaba en una descripción de la globalización antes que la globalización fuera nombrada como tal, una descripción suficientemente elocuente como para recordarla:

“El descubrimiento de América, la circunnavegación de Africa abrieron nuevos horizontes e imprimieron nuevo impulso a la burguesía.  El mercado de China y de las Indias orientales, la colonización de América, el intercambio con las colonias, el incremento de los medios de cambio y de las mercaderías en general, dieron al comercio, a la navegación, a la industria, un empuje jamás conocido, atizando con ello el elemento revolucionario que se escondía en el seno de la sociedad feudal en descomposición.

El régimen feudal o gremial de producción que seguía imperando no bastaba ya para cubrir las necesidades que abrían los nuevos mercados.  Vino a ocupar su puesto la manufactura.  Los maestros de los gremios se vieron desplazados por la clase media industrial, y la división del trabajo entre las diversas corporaciones fue suplantada por la división del trabajo dentro de cada taller.

Pero los mercados seguían dilatándose, las necesidades seguían creciendo.  Ya no bastaba tampoco la manufactura. El invento del vapor y la maquinaria vinieron a revolucionar el régimen industrial de producción.  La manufactura cedió el puesto a la gran industria moderna, y la clase media industrial hubo de dejar paso a los magnates de la industria, jefes de grandes ejércitos industriales, a los burgueses modernos.

La gran industria creó el mercado mundial, ya preparado por el descubrimiento de América.  El mercado mundial imprimió un gigantesco impulso al comercio, a la navegación, a las comunicaciones por tierra.  A su vez, estos, progresos redundaron considerablemente en provecho de la industria, y en la misma proporción en que se dilataban la industria, el comercio, la navegación, los ferrocarriles, se desarrollaba la burguesía, crecían sus capitales, iba desplazando y esfumando a todas las clases heredadas de la Edad Media.” (Marx, C. Engels, F.: Manifiesto Comunista. 1848. Capítulo II – Version digital http://www.marxists.org)

En la perspectiva marxista clásica, la expansión del comercio y los intercambios, iniciada desde los ultimos grandes descubrimientos geográficos eran una consecuencia inevitable de la expansión de la producción.   Hoy, esa expansión alcanza nuevos límites y quiebra fronteras reales y virtuales.

El punto de partida histórico y estructural de la globalización del siglo xxi se encuentra en la expansión geográfica y económica de los intercambios y del comercio durante el siglo xix, resultado de una revolución industrial de primera hora que quebró las bases de la manufactura urbana europea.

El capital “pensó” entonces en términos de mundo, dejando de pensar en términos de país, de comuna o de región, mientras sus propios intelectuales (Smith, Toqueville, Ricardo, Lutero, Montesquieu…) ya se  habían desembarazado de las estrechas fronteras mentales del feudalismo.

El sistema planeta primero existió en la conciencia del gran capital comercial, bancario e industrial -del siglo xviii y xix- y después se materializó en la expansión mercantil y financiera de los siglos xix y xx.

Seguir leyendo La globalización: esa máquina de dominación planetaria

Manual de Prospectiva Estratégica – CEPAL

El presente manual de Prospectiva  ha sido elaborado por el ILPES, organismo de Naciones Unidas dependiente de CEPAL.

El presente Manual sobre Prospectiva y Decisión Estratégica para América Latina y el Caribe constituye un esfuerzo de síntesis analítica, conceptual, operativa e instrumental sobre los fundamentos teóricos y prácticos que sustentan la construcción del futuro, la visión de largo plazo, la transformación productiva y la transición hacia una sociedad y economía del conocimiento.

Los actuales desafíos que enfrentan América Latina y el Caribe en el orden económico, social, ambiental, político e institucional se ven agravados por la velocidad y magnitud de los cambios provocados por las nuevas tecnologías, la información y el conocimiento. En el marco de estos tremendos retos, el Manual aborda los problemas con una óptica propositiva, desarrollando esquemas nuevos de ruptura para romper los círculos viciosos que atrapan a la región en el subdesarrollo, formulando instrumentos de cambio para salir del atraso tecnológico, sugiriendo agendas alternativas de políticas públicas para generar una nueva institucionalidad, acorde con las realidades y, proponiendo mapas de acción competitivos en un mundo cada vez más globalizado y descentralizado. Todo esto, analizado y juzgado a la luz de experiencias internacionales y casos exitosos que han logrado conciliar crecimiento, equidad y competitividad con valor agregado y progreso técnico. Con todos estos antecedentes se establecen las bases para formular escenarios alternativos, visiones de largo plazo y procesos de cambio mucho más participativos, integrales, sistémicos y eficaces.

Lea, infórmese, reflexione y forme su propia opinión:

MANUAL DE PROSPECTIVA ESTRATEGICA CEPAL

patagonia3

La proyección colonial de Chile a la Patagonia austral en el siglo XVIII

Este artículo presenta las consecuencias geopolíticas del naufragio de la fragata inglesa Wager y la recalada de otro barco, el Anna, que formaban parte de la flota de George Anson, en las costas de la Patagonia Occidental Insular en 1741. La noticia de la presencia inglesa en el despoblado y desconocido territorio insular y bordemarino al sur de Chiloé, y que se proyectaba al fin del continente, generó el despliegue de acciones tendentes a marcar presencia, como expediciones militares y misionales, la fundación de un fuerte y el patrullaje por la zona.

Nada de esto se tradujo en un asentamiento permanente o incorporación efectiva de dicha frontera, pero si en la conformación de una «frontera móvil» de Chiloé, y la construcción de una imagen de la Patagonia Occidental.

PROYECCION COLONIAL DE CHILE A LA PATAGONIA SIGLO XVIII

patagonia3

Energía y desarrollo en el futuro de la región de Magallanes

El problema energético ocupa con creciente frecuencia el debate público y se incorpora a la agenda pública, en nuestro país y también en la región austral.   El reciente conflicto social y político originado por el gobierno al pretender incrementar el precio del gas natural, trajo como resultado que una mayoría de los habitantes de la región de Magallanes, entienden y asumen que el problema del gas, como todo el problema de la energía, es un problema esencialmente político.

 Este ensayo –elaborado en marzo de 2011 como una contribución política e intelectual al debate público y a la Asamblea Ciudadana de Magallanes- propone un conjunto de conceptos para una reflexión política, geopolítica y prospectiva acerca de la problemática energética en la región de Magallanes.

Manuel Luis Rodríguez U.

 Lea y descargue aquí el ensayo:

http://www.youblisher.com/p/551139-ENERGIA-Y-DESARROLLO-EN-EL-FUTURO-DE-LA-REGION-DE-MAGALLANES/

patagonia2.jpg

La energía en el Cono Sur de América Latina al año 2025: proyecciones y desafíos

Este ensayo presenta un amplio análisis prospectivo de las reservas y proyecciones del consumo de energía en los países del Cono Sur de América Latina al horizonte del año 2025: Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, mediante la información estadística disponible.

Lea y descargue este estudio:

HontyEnergiaAmbDesarrolloCap5

patagonia2.jpg

¿Quién dijo que el Sur queda abajo y el Norte arriba? Prospectiva y geopolítica de la Patagonia en el siglo XXI

Este ensayo contiene una reescritura de mi tesis  de grado presentada y aprobada en el Instituto de Altos Estudios de América Latina de la Universidad de Paris III, Sorbonne Nouvelle, en el año 1990, y titulada ESCENARIOS Y ENCRUCIJADAS GEOPOLITICAS DEL CONO SUR DE AMERICA EN LOS INICIOS DEL SIGLO XXI.

El objetivo principal de este ensayo es interrogarse acerca de los escenarios futuros y tendencias predominantes en el desarrollo de la región magallánica y patagónica, a la luz de los profundos cambios originados en la globalización.

Lea y descargue el ensayo:

QUIEN DIJO QUE EL SUR QUEDA ABAJO – ensayo

patagonia2.jpg

Enfrentar el poder financiero global: cuando el 99% se moviliza por el progreso social

La crisis económica actual ha demostrado, sin lugar a dudas, que las políticas neoliberales no son buenas ni para el crecimiento ni para el progreso social. Con el aumento alarmante de la pobreza y la desigualdad en Europa, parece que el viejo continente no sabe qué responder. Los dirigentes políticos parecen contentos de echar por tierra las conquistas sociales logradas por la lucha obrera. Una pequeña minoría, probablemente de no más del 1 por ciento, asociada al sector financiero, puede beneficiarse de una intensificación del neoliberalismo.

Esta nueva antología de ensayos de la Global Labour Column analiza la agitación que está experimentando Europa y se enfrenta, con decisión, a las arraigadas consecuencias del neoliberalismo en el Norte y el Sur. Arroja luz sobre nuevos movimientos e ideas que están surgiendo para defender y movilizar a los trabajadores, y apunta a alentadoras políticas y direcciones nuevas que podrían sentar las bases de un nuevo orden que sitúe el trabajo decente y la vida digna como ejes principales. Algunos de estos movimientos tienen su origen en el Sur, de donde el Norte puede tener mucho que aprender.

Lea y descargue este ensayo de la Organización Internacional del Trabajo OIT:

wcms_178445

patagonia2

Reporte de exploraciones petroleras de la Rockhopper Exploration Co en la plataforma continental de las Falklands Islands

Informe original publicado en enero de 2013 por la firma británica Rockhopper Exploration sobre el estado actual de las exploraciones en busca de hidrocarburos en la plataforma continental de las Faklands Islands (Malvinas).  

Rockhopper Interim Report 2012

Adjuntamos también la cartografía de las exploraciones petroleras británicas en esa zona austral patagónica:

exploration-prospect-lower

Fuente: http://www.rockhopperexploration.co.uk

 

La Patagonia austral chileno argentina: espacios geopolíticos

Este ensayo tiene por objeto examinar algunas de las principales variables de una geopolítica y una oceanopolítica austral, centrando el análisis en los espacios patagónicos. Asumimos conceptualmente que el analisis geopolítico es una herramienta util a la reflexión estratégica y a la comprensión política de los fenómenos sociales, económicos, culturales y tecnológicos del presente.
Este ensayo examina algunos elementos para una geopolítica y una visión oceanopolítica del cono sur de América Latina, delimitando su objeto de estudio en la región continental, insular y marítima austral del continente sudamericano y que se denomina región patagónica o Patagonia.
A diferencia del resto de la frontera común chileno-argentina, en la región patagónica no existe una cordillera que separa los espacios territoriales, dominada por extensas pampas que se extienden en toda la región continental y la isla de Tierra del Fuego. A diferencia del resto de los respectivos territorios jurisdiccionales chileno y argentino, en la Patagonia la geografía no separa ambas culturas ni ambas comunidades, sino que se presta para comunicarse y aproximarse.

En los inicios del siglo xxi y en un contexto de mundialización de los flujos e intercambios, sustentamos la hipótesis que el «problema geopolítico» de la región patagónica austral chileno-argentina está determinado fundamentalmente por la propiedad, el acceso y la explotación sustentable de un conjunto de recursos naturales y energéticos que constituyen la dotación de recursos de ambas naciones en dichos territorios.
Por su parte, el «problema oceanopolítico» de la región patagónica austral chileno-argentina está determinado fundamentalmente por el ejercicio de las respectivas soberanías marítimas sobre el mar territorial y el mar presencial que Chile y Argentina poseen en esta región del planeta, por la proyección antártica de estos territorios continentales e insulares y por el acceso privilegiado de ambos Estados a los recursos marinos, submarinos y del fondo marino.
Existen entonces, dos dimensiones interdependientes en este campo de estudio: 1º la problemática de las soberanías nacionales; y 2º la problemática de los recursos naturales y energéticos que se encuentran en los espacios continentales, insulares y marítimos de esta región.

Desde una perspectiva geopolítica y oceanopolítica, entendemos que el concepto que permite sintetizar ambas problemáticas es, a nuestro juicio, el de patrimonio ecológico territorial.


II. EL PROBLEMA GEOPOLÍTICO Y EL PROBLEMA OCEANOPOLÍTICO DE LOS ESPACIOS PATAGÓNICOS AUSTRALES: ELEMENTOS DE ANÁLISIS

Hemos identificado que el problema geopolítico principal al que se enfrenta la región patagónica austral, es el de la propiedad, el acceso y la explotación sustentable de un conjunto de recursos naturales y energéticos.


Geopolítica de la energía y de los recursos

Numerosos estudios e investigación, así como la experiencia de más de un siglo de desarrollo económico, en esta parte del mundo, permiten identificar que la región patagónica continental, insular y marítima, dispone de una amplia dotación y reservas de gas natural, petróleo, agua natural (en la forma de grandes campos de glaciares continentales), y de carbón mineral, así como condiciones naturales climáticas y geográficas susceptibles de permitir el desarrollo de las energías eólica y mareomotriz, entre otras.
Para los efectos de este ensayo hemos definido patrimonio ecológico territorial como «el conjunto de condiciones naturales y recursos necesarios a la sustentabilidad ambiental, y que se sitúan al interior de las fronteras de un determinado territorio, bajo una jurisdicción única o sometido a disputa jurisdiccional o rivalidad hegemónica, y que garantizan en el tiempo su continuidad y viabilidad económica, material y cultural.».
A su vez, los espacios marítimos disponen de una amplia dotación de recursos pesqueros, mientras en los fondos marinos del Pacífico sur y del Atlántico sur se encuentran -entre otros recursos- campos de nódulos polimetálicos y reservas de hidrocarburos.

Desde una perspectiva geopolítica moderna, una de las interrogantes mayores que se pueden plantear acerca de esta materia es la de la propiedad y el acceso a estos recursos, toda vez que en la mayoría de ellos (carbón mineral, gas natural y petróleo, entre otros) el ingreso y predominio de capitales extranjeros ha ido desnacionalizando la propiedad, o la exploración o la explotación de los yacimientos y reservas.

En un contexto global de inicios del siglo xxi caracterizado -entre otros factores- por un creciente conflicto y rivalidad hegemónica por acceder a las fuentes de agua natural, por el deterioro de otras fuentes acuíferas en el planeta (desertificación en particular), las enormes reservas de agua natural que se encuentran en los campos de hielo patagónico (resultado del proceso de glaciación procedente de la cordillera de los Andes patagónicos), tanto en el territorio chileno como argentino) pueden constituir -potencialmente en el futuro- un factor de conflicto a la hora de determinar el acceso de las potencias estatales o corporativas para satisfacer sus propias necesidades del recurso agua.

Desde esta perspectiva, la cuestión del acceso y el control sobre estos recursos naturales-energéticos no es esencialmente un problema tecnológico ni de rentabilidad de las inversiones, sino que de aseguramiento de que las propias naciones, los propios Estados, las propias regiones tengan un acceso seguro, sustentable y garantizado a estos recursos, sobre la base del ejercicio activo del principio de soberanía energética.

En un mundo de creciente escasez de recursos y de energía, los Estados que se despojan de ellos, pierden soberanía.

En consecuencia, la «ventaja comparativa y competitiva» de los espacios australes patagónicos, en su relación dinámica con los procesos globalizadores y mundializadores, reside precisamente en la existencia una dotación única de de recursos energéticos y naturales que, en sí mismos, pueden constituirse en una base de sustentación para un desplegar un modelo desarrollo autodirigido regional, que apunte a la suficiencia energética y a la sustentabilidad ambiental.

Una geopolítica prospectiva de la Patagonia austral chileno argentina en los próximos estará fuertemente determinada por el acceso y el control de los recursos energéticos (gas natural, petróleo, carbón) y naturales, agua en especial.

Seguir leyendo La Patagonia austral chileno argentina: espacios geopolíticos

Breves notas para una Geopolítica de la Patagonia

El concepto de integración patagónica está instalado en nuestro subconsciente colectivo: por razones geográficas, por razones económicas, por razones culturales, por razones sociales y familiares.

Las diferencias entre las ciudades de la Patagonia argentina y la Patagonia chilena son menores en materias de costumbres, de hábitos de vida, de tradiciones culturales. Pero cuando se analizan las dos vertientes patagónicas australes se advierten de inmediato dos visiones geopolíticas distintas y hasta contradictorias entre el Estado chileno y el Estado argentino.
A diferencia del resto de la frontera común chileno-argentina, en la región patagónica no existe una cordillera que separa los espacios territoriales, dominada por extensas pampas que se extienden en toda la región continental y la isla de Tierra del Fuego.

A diferencia del resto de los respectivos territorios jurisdiccionales chileno y argentino, en la Patagonia la geografía no separa ambas culturas ni ambas comunidades, sino que se presta para comunicarse y aproximarse.

CUANDO EL PROGRESO AVANZA EN DIRECCIONES DISTINTAS
Mientras Chile “avanza” de materia de privatización y desnacionalización de sus recursos naturales y energéticos, Argentina “retrocede” en su dependencia de las fuentes energéticas externas, avanza en su exploración petrolera y gasífera y atrae inversión extranjera.

Mientras Chile se demora 20 años en construir una sola carretera austral y abrirse camino hacia Yendegaia y el canal Beagle, la red de caminos y carreteras en Santa Cruz, Chubut y Rio Negro es una de las más densas del territorio argentino y Usuhaia se transformo en una de las ciudades capitales del turismo austral patagónico.

Mientras nosotros en Chile seguimos pensando, estudiando, diagnosticando, prometiendo y elucubrando sobre la conectividad vial en la Patagonia, los argentinos ya están construyendo la infraestructura necesaria para conectar directamente la provincia de Santa Cruz con la Tierra del Fuego argentina, sin necesidad de pasar por Chile.

Adios Primera Angostura…

Comparemos por un solo instante la infraestuctura turística de Calafate con la de Puerto Natales y comprenderemos de inmediato la aplicación concreta dé dos visiones geopolíticas distintas.

Si le hubiésemos hecho caso en Magallanes al general Ramón Cañas Montalva, por allá por los años 50, precisamente en los mismos años en que Juan Domingo Perón definía y ponía en marcha su visión geopolítica de la Patagonia argentina, hoy podríamos decir que estamos al mismo nivel en materia de desarrollo territorial, pero la realidad es otra.

Argentina en los años cincuenta del siglo XX definió a sus territorios patagónicos como espacios estratégicos de proyección, de poblamiento, de desarrollo de infraestructura, de producción nacional energética y de estímulo a la inversión productiva. Chile en esa misma época, bajo el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, intentó hacer lo mismo: desarrolló puertos, aeropuertos, rutas, caminos, puentes…pero en el camino los esfuerzos se fueron debilitando.

En ambos lados de la frontera se instaló y expandió la industria petrolera, pero al cabo de 20 ó 30 años después, Argentina hizo de YPF una potencia energética mundial mientras en Chile, después del petróleo, estamos haciendo de ENAP un débil que no sabemos cómo seguir debilitando.

¿DE QUIÉN SON LOS RECURSOS NATURALES?

En un contexto global de inicios del siglo xxi caracterizado -entre otros factores- por un creciente conflicto y rivalidad hegemónica por acceder a las fuentes de agua natural, por el deterioro de otras fuentes acuíferas en el planeta (desertificación en particular), las enormes reservas de agua natural que se encuentran en los campos de hielo patagónico (resultado del proceso de glaciación procedente de la cordillera de los Andes patagónicos), tanto en el territorio chileno como argentino) pueden constituir – potencialmente en el futuro- un factor de conflicto a la hora de determinar el acceso de las
potencias estatales o corporativas para satisfacer sus propias necesidades del recurso agua.

Desde esta perspectiva, la cuestión del acceso y el control sobre estos recursos naturales energéticos no es esencialmente un problema tecnológico ni de rentabilidad de las inversiones, sino que de aseguramiento de que las propias naciones, los propios Estados, las propias regiones tengan un acceso seguro, sustentable y garantizado a estos recursos, sobre la base del ejercicio activo del principio de soberanía energética.

En un mundo de creciente escasez de recursos y de energía, los Estados que se despojan de ellos, pierden soberanía.

En consecuencia, la “ventaja comparativa y competitiva” de los espacios australes
patagónicos, en su relación dinámica con los procesos globalizadores y mundializadores, reside precisamente en la existencia una dotación única de de recursos energéticos y naturales que, en sí mismos, pueden constituirse en una base de sustentación para un desplegar un modelo desarrollo autodirigido regional, que apunte a la suficiencia energética y a la sustentabilidad ambiental.

La geopolítica prospectiva de la Patagonia austral chileno argentina en los próximos decenios estará fuertemente determinada por el acceso y el control de los recursos energéticos (gas natural, petróleo, carbón) y naturales, agua en especial.

¿INFRAESTRUCTURA PARA QUÉ?

Sólo algunos ejemplos.

Magallanes es la región de Chile que cuenta con la menor cantidad de caminos pavimentados y con la mayor cantidad de territorio no conectado, al tiempo que el 54% de los territorios interiores de esta región no tienen conectividad terrestre.

Una comparación que puede resultar hiriente, pero es real: el camino entre Vicuña y Yendegaia en Tierra del Fuego chilena, de 139 kilómetros de largo y superficie de tierra, se comenzó a construir en 1994 y se terminará en 2017. Al otro lado, en Tierra del Fuego argentina, ya tienen operativo hace más de 5 años un camino asfaltado de 220 kilómetros.

En todos los aspectos de la infraestructura para el desarrollo, Argentina nos lleva la delantera en la Patagonia, o ha seguido una visión y un proyecto global y estratégico de desarrollo territorial que se sucede de gobierno en gobierno, porque obedece a una visión de Estado: aeropuertos, puertos, carreteras, caminos, puentes, vías elevadas, pasarelas peatonales, sendas de penetración, vías urbanas, obras sanitarias, mientras en Chile nos dedicamos alegremente a privatizar todo aquello que podamos privatizar: agua, electricidad, gas natural, sistemas de alcantarillado.

Es cuando reflexionamos en términos geopolíticos, cuando intentamos pensar el territorio con un sentido prospectivo y en relación con sus habitantes, cuando comprendemos lo que nos falta. Porque hay que tener visión geopolítica para gobernar y para tomar decisiones, ya que esas decisiones siempre tendrán repercusiones en 10, 20 ó 30 años más.

¿Y EL POBLAMIENTO DE LA PATAGONIA?

En Magallanes hay lo menos 5 comunas del territorio cuya población está disminuyendo.

En Rio Grande (Tierra del Fuego argentina y Provincias del Atlántico sur) en cambio, la población total se duplicó en 10 años. En Magallanes todo el sistema de leyes de excepción estimulan y favorecen desde hace 30 años la inversión de las empresas, pensando que tanta inversión va a atraer mano de obra; en la Patagonia argentina las leyes desde hace 30 años estimulan la inversión y el poblamiento productivo, pensando que los inmigrantes deben radicarse y vivir con dignidad.

En el lado chileno la inversión pública está pensada para favorecer a los nuevos inversionistas que lleguen, en el lado argentino de la Patagonia, la inversión pública está pensada para favorecer a los nuevos inversionistas que lleguen, pero a condición que aseguren el poblamiento, la permanencia y la radicación productiva de los inmigrantes.

¿Habíamos reflexionado alguna vez porqué hay más chilenos inmigrantes en la Patagonia argentina, que argentinos inmigrantes en la Patagonia chilena?

Fuente Radio Polar | por Ciudadano Polar; contacto: ciudadanopolar@radiopolar.com- Punta Arenas, Magallanes| domingo 9 de diciembre de 2012|Enlace a la fuente